jueves, 24 de noviembre de 2016

EL ARCA DE LA SEGURIDAD

Si he de vivir por mi fe, debo hacer lo que hizo Noé y construir un arca para sobreponerme a la tormenta.
“Por la fe Noé…con temor preparó el arca en que su casa se salvase” (Hebreos 11:7).
El arca que Noé construyó representa a Jesucristo; y no hay otro lugar seguro en la tierra.
Cuando Isaías profetizó sobre un rey que vendría a reinar en justicia, estaba describiendo claramente a Cristo:
“Y será aquel varón como escondedero contra el viento, y como refugio contra el turbión; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa” (Isaías 32:2).
En todo el mundo la gente está buscando desesperadamente un lugar seguro para esconder su dinero. Multitudes están comprando armas para proteger a sus familias durante lo que creen será un tiempo oscuro de "cada cual para sí mismo". Éstos incluyen cristianos que creen en la Biblia.
Sin embargo, no hay lugar de seguridad garantizada en la tierra, excepto permanecer en Jesús. No digo esto como una teología vacía que los cristianos suelen decir sin pensar. Por más de dos mil años, aquellos que han confiado en Jesús como su seguridad han demostrado la fidelidad de la Palabra de Dios.
“Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado” (Proverbios 18:10).
“Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré” (Salmos 18:2).