sábado, 23 de mayo de 2015

LOS HIJOS DE ESCEVA by Claude Houde

“Un grupo de judíos viajaba de ciudad en ciudad expulsando espíritus malignos. Trataban de usar el nombre del Señor Jesús en sus conjuros y decían: «¡Te ordeno en el nombre de Jesús, de quien Pablo predica, que salgas!». Siete de los hijos de Esceva, un sacerdote principal, hacían esto. En una ocasión que lo intentaron, el espíritu maligno respondió: «Conozco a Jesús y conozco a Pablo, ¿pero quiénes son ustedes?». Entonces el hombre con el espíritu maligno se lanzó sobre ellos, logró dominarlos y los atacó con tal violencia que ellos huyeron de la casa, desnudos y golpeados.

Esta historia corrió velozmente por toda Éfeso, entre judíos y griegos por igual. Un temor solemne descendió sobre la ciudad, y el nombre del Señor Jesús fue honrado en gran manera. Muchos de los que llegaron a ser creyentes confesaron sus prácticas pecaminosas”. (Hechos 19:13-18, NTV).

¡Qué historia! Vemos en ella, tan claro como el día, la imagen de miles de iglesias, ministerios y creyentes de hoy. Observa algunas características de los hijos de Esceva. Ellos tenían un trasfondo religioso, una tradición de segunda generación con una historia de rituales y la religiosidad. Tenían prestigio y reputación en la casa de Dios, porque eran hijos del Sumo Sacerdote. Conocían las Escrituras, y habían aprendido bien la jerga de la guerra espiritual.

Pero eran patéticos periquitos que repetían las palabras, entonaciones y fórmulas de oración sin tener verdadera comunión ni una relación con Dios. Sabían la jerga de memoria, pero no había ninguna victoria, ni una autoridad sobrenatural verdadera. Ellos sabían cómo mantener las apariencias, pero no tenían ningún poder, ninguna capacidad divina para liberar; no eran más que una pálida imitación con iluminación. Querían echar fuera demonios, pero no habían desarrollado su relación con Dios en el lugar secreto. El resultado fue terrible y peligroso.

¿Estás sediento de una unción de libertad, autoridad y victoria? ¿Arde en ti el deseo de caminar por la fe que “da vida a lo que estaba muerto”? Clama junto conmigo: “Señor, aumenta mi fe”. No hay límite para el poder que da liberación, protección y fuerza y que será tuyo si te pones de pie para enfrentar al enemigo con la fe que dice: “Para los hombres esto es imposible; pero para Dios todo es posible” (Ver Mateo 19:26).


__________ 
Claude Houde es el pastor principal de la Iglesia de la Nueva Vida (Eglise Nouvelle Vie) en Montreal, Canadá; y es un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo. Bajo su liderazgo la Iglesia de la Nueva Vida se ha incrementado de ser un puñado de personas, a más de 3500 miembros, en una parte de Canadá donde pocas iglesias protestantes han alcanzado éxito. 

viernes, 22 de mayo de 2015

LOS PLANES DE DIOS PARA TI

Mientras se estaba haciendo el Nuevo Pacto, el Padre celestial y su Hijo vieron de antemano que muchos descuidarían a Cristo. Estas personas se pondrían tibias o frías, hasta que eventualmente caerían. Así que el Padre y el Hijo hicieron un acuerdo: si alguna oveja se perdiera o se descarriara, Jesús iría tras ella y le traería de vuelta al rebaño.

La verdad es que la humanidad muerta puede volver a la vida mediante un flujo fresco de aguas sanadoras. "Estas aguas…entrarán en el mar; y entradas en el mar, recibirán sanidad las aguas." (Ezequiel 47:8). Cuando las aguas sanadoras de Dios comienzan a fluir, comienzan a retoñar cosas verdes alrededor nuestro: una yerba aquí, una plantita allá...y pronto todo un jardín está floreciendo.

Querido santo, Dios todavía te anhela y todavía tiene planes para ti. De hecho, puedes comenzar tu vida de nuevo hoy. Él promete restaurar todo lo que ha sido devorado y desperdiciado de tu vida, sin importar cuanto tiempo haya pasado. "Y os restituiré los años que comió la oruga." (Joel 2:25).

Todavía puedes ser su morada, aprender sus secretos y recibir sus revelaciones. Esta es la forma de volver: Reconoce que le has descuidado. Admite que has estado ocupado, con tiempo para todo excepto para Él. Confiesa que no le has escuchado cuando Él te ha llamado. "Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo." (Efesios 5:14).

Clama a Él ahora: "Oh, Dios, sáname. Despierta mi alma. Sácame de este sueño. Quiero cambiar. Sé que tú tienes que hacer la obra en mi, Señor, anhelo tu toque fresco."

Jeremías nos muestra el corazón de Dios hacia un pueblo que le descuidó y que se olvidó de él: "Vuélvete, oh rebelde Israel…no haré caer mi ira sobre ti, porque misericordioso soy yo, dice Jehová…Reconoce, pues, tu maldad…Convertíos, hijos rebeldes, dice Jehová, porque yo soy vuestro esposo…y sanaré vuestras rebeliones." Jeremías 3:12-14,22).

Dios te está diciendo: "Hijo mío, por un tiempo estuve enojado contigo. Dejé que te entregues a tu vacío y tu soledad, pero ahora te voy a restaurar todo lo que el enemigo ha destruido”.

jueves, 21 de mayo de 2015

RÍO DE VIDA

La Palabra de Dios nos advierte: “¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?” (Hebreos 2:3). El precio a pagar por ignorar a Cristo es muy grande.

Ezequiel 47 habla acerca de un río de vida que sale del trono de Dios. Este río está formado por aguas santas y sanadoras; y mientras fluye a través del desierto, trae vida a todo lo que toca. Se hace más ancho y más profundo hasta que hay suficiente agua como para nadar en él.

"Estas aguas…descenderán a la llanura, y entrarán en la mar: y entradas en la mar, recibirán sanidad las aguas. Y será que toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos arroyos, vivirá: …" (Ezequiel 47:8-9)

Este río de vida representa el evangelio predicado y ha estado fluyendo desde el Calvario. Hoy en día, millones que escuchan y reciben la Palabra de Dios están siendo sanados y la verdad de Cristo les está despertando de su negligencia, pereza y apatía. Ahora sus ojos están bien abiertos y se deleitan en Jesús. Le buscan diariamente, aman su palabra, y comparten su intimidad con él.

¿Qué te ha pasado a ti? ¿Estás nadando en las aguas sanadoras de Dios? O, ¿has permitido que ese río fluya sin tocarte? Nota lo que pasa a las áreas del desierto en las que no llega el agua: "Sus pantanos y sus lagunas no se sanearán; quedarán para salinas." (47:11)

A lo mejor eres culpable de ignorar a Jesús. No oras, eres desobediente, has descuidado su palabra y ahora tu descuido se ha convertido en tu estilo de vida. En verdad, has abortado toda la expectación que Jesús te producía.
¿Qué significa "quedarse para salinas", como menciona Ezequiel? Significa esterilidad total, improductividad, vacío, sequedad, soledad. Piensa en el Mar Muerto en Israel. Es un cuerpo de agua extremadamente salino. Ningún pez puede sobrevivir en él y ninguna planta puede crecer dentro de él o en sus alrededores. Es completamente estéril.

¿Te has convertido en ese tipo de pantano, una ciénaga seca y desolada? ¿Es tu vida estéril para producir fruto de Dios? ¿Es tu existencia diaria vacía, seca y solitaria? Otros alrededor tuyo están produciendo frutos y creciendo en Cristo, ellos han sido sanados por las aguas santas de Dios. Pero tú no posees ninguno de los recursos que ellos tienen y te has convertido en un cristiano de nombre nada más.

¡Nunca es demasiado tarde para comenzar de nuevo! Deja que el Señor haga de éste el primer día de un nuevo comienzo para ti.