jueves, 14 de mayo de 2009

SALUDOS EN EL PRECIOSO NOMBRE DE CRISTO

Justo cuando estaba preparando para escribir este mensaje, el Espíritu Santo me habló claramente: “Edifica a las personas. Bendícelas con mi Palabra.”  Yo respondí, “Señor, me encantaría, pero  ¿qué quieres tú que yo diga? Tú debes de impresionar profundamente en mi espíritu la palabra correcta para estos tiempos.”

 

Esto es lo que he recibido del Señor. Yo espero que usted lo reciba y sea edificado verdaderamente. Tal vez sea usted al que Dios ha preparado para recibir esta palabra de ánimo en este tiempo en particular:

 

  •           Dios desea que usted crea lo que él le ha hablado a usted, especialmente acerca de sanidad y dirección. (Ver Juan 4:48-50).

           

  •      Jesús le dijo a un noble que su hijo iba a ser curado. “Y el hombre creyó la palabra que Jesús   le dijo, y se fue.” Este hombre creyó la palabra del Señor, y su hijo fue sanado  esa misma hora.

 

  •            El Señor va a responder el clamor de su corazón de acuerdo a la multitud de sus amorosas misericordias. Su tiempo es perfecto, así que sea paciente. (Ver Salmo 69:13-14, 16-18, 32-33).

 

  •      Este pasaje habla de “enemigos”. Su verdadero enemigo es Satanás, el cual odia que usted tenga una hambre continua por un caminar más cercano con el Señor.

 

  •             Aquí está una palabra muy específica para usted personalmente.  Sí, varias personas recibirán esta misma palabra en este mensaje aquí, pero el Espíritu Santo sabe cómo aplicar la Palabra de Dios en diferentes  maneras a muchos creyentes.

 

  •       Vaya al Salmo 145. Antes de leerlo, ore para que el Espíritu Santo le hable a usted         directamente en uno o dos versos. Yo sé que el Señor habló directamente a mi corazón      diciéndome que usted será edificado en el Salmo 145.

           

(Verso 14 es el que me ha sido señalado para usted, pero el Espíritu puede señalarle otros también.)

 

Que Dios le de mucha fuerza del Espíritu Santo para luchar, para resistir al diablo y hacerlo huir.