miércoles, 7 de septiembre de 2016

TU AFLICCIÓN ACTUAL

Simplemente no podemos explicar por qué muchas personas justas enfrentan sufrimientos imposibles de superar. ¿Por qué aumentan las dificultades para aquellos que aman a Dios profundamente?
"Todo está destinado a enseñarnos paciencia."
"Se le enseña al pueblo de Dios a confiar más en El."
¿De Verdad? ¿Son estas razones reales o nada más que clichés? Ciertamente, estas declaraciones carecen de significado para los que están soportando grandes crisis.
Durante un tiempo reciente de gran prueba personal, le pregunté al Señor: "Si hay lecciones que necesito aprender de esta prueba, por favor enséñame."
ES TODO ACERCA DE LA ETERNIDAD
El Espíritu habló claramente a mi corazón: "Tu aflicción presente no tiene nada que ver con castigo. De hecho, no tiene nada que ver en absoluto con este mundo. Tu prueba intensa y larga tiene que ver con la eternidad. Te estoy preparando para tu servicio y ministerio en mi Reino".
Amado santo, yo creo que estamos siendo desconectados de todo lo que es de este mundo. Los sufrimientos que estamos experimentando en este momento son terribles dolores de parto. Dios ha permitido que seamos despojados de toda fuerza humana para que nos detengamos de todo nuestro esfuerzo y dejemos que Él nos lleve por el resto del camino.
Hay una vieja canción cristiana:
Algún día, cuando llegue la mañana,
Cuando todos los santos de Dios se reúnan en el cielo,
Vamos a contar la historia de cómo vencimos,
Y algún día lo entenderemos mejor.
He dado testimonio de la bondad de Dios a lo largo de mi vida, y en el nuevo mundo que viene, voy a contar mi historia en todo el cielo, la historia de cómo Jesús estuvo cerca de mí, y fue real y compasivo conmigo en mis peores momentos. ¡Gloria a Dios!