miércoles, 14 de septiembre de 2016

PREPARÁNDONOS PARA LOS TIEMPOS FINALES

Como cristianos que somos, creemos la Palabra de Dios sobre los tiempos venideros y recibimos las advertencias dirigidas por el Espíritu a través de hombres de Dios, vigilantes y piadosos. Verdaderamente, vemos los avisos de lo que viene.
Una pregunta importante surge para cada cristiano de hoy: “¿Cómo nos preparamos para los eventos tumultuosos que vienen?”
SOBREVIVIENDO TIEMPOS ATERRADORES
Yo creo que es normal querer conocer cómo sobreviviremos a los tiempos aterradores que vienen. Cuando la tormenta llega, destruyendo todas las raíces de recuperación, ¿qué haremos para conseguir trabajo, casa, comida, vestido?
Lo más probable es que los creyentes en los días de Pedro tuvieran preguntas, también. En su mensaje sobre el fin de los tiempos, Pedro no se enfoca en que nuestras necesidades sean suplidas sino en la importancia de preparar nuestros corazones.
“Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir!” (2 Pedro 3:11).
Al mirar todo lo que viene, ¡Pedro se concentra en los asuntos del carácter!
El apóstol nos está preguntando, en esencia: “¿Qué es lo que hay en tu corazón en estos últimos días? ¿En qué te estás convirtiendo mientras el fin se acerca? Tú ya sabes que Dios se encargará de tus necesidades físicas, pero, ¿te estás preparando espiritualmente?”
INSTRUCCIONES BÁSICAS
Pedro hace eco de las palabras de Jesús (ver Mateo 6:31-32), cuando dice: “Mas el fin de todas las cosas se acerca: sed, pues, sobrios, y velad en oración” (1 Pedro 4:7). 
En resumen, él nos está dando instrucciones básicas para prepararnos para el fin de los tiempos:
  • Tengan una mente sobria.
  • Permanezcan en calma, sin importar lo que suceda.
  • No hay necesidad de entrar en pánico.
  • Lleven todo a la oración.