sábado, 24 de septiembre de 2016

TRANSFORMADO - Claude Houde

Una familia de nuestra iglesia tiene un testimonio poderoso. El padre fue abusado, violado y golpeado por una persona religiosa cuando era joven, por lo cual tenía un odio ardiente contra la religión durante toda su vida.

Cuando perdió su trabajo hace algunos años, su esposa comenzó a recibir la ayuda de varios servicios que ofrecemos a las familias de nuestra ciudad. Más tarde, en Navidad, se hizo voluntaria, y luego se hizo de amistades, y poco a poco, comenzó a asistir a la iglesia regularmente.
NUNCA PONDRÉ UN PIE EN UNA IGLESIA DE NUEVO
Un año más tarde, cuando ella nuevamente estaba haciendo trabajo voluntario durante el evento de distribución de Navidad, su marido le advirtió: “¡Eres libre de ir, pero no te iré a buscar! ¡Nunca voy a poner un pie en una iglesia de nuevo!"
Al final de su último día de trabajo voluntario, llamó a su marido y le dijo: "Cariño, estoy tan cansada. Por favor, ven a buscarme a la iglesia.” Por alguna razón, él aceptó de mala gana. Más de una hora después, todavía no aparecía así que ella empezó a preocuparse por su bienestar. Mirando alrededor de la iglesia… ¡lo encontró en el santuario llevando una caja de alimentos!
"¿Qué estás haciendo?", le preguntó.
"Bueno, decidí entrar y ver todo esto por mí mismo. Ellos necesitaban ayuda, así que voy a quedarme un rato mas, si no te molesta".
BAJÓ LA CABEZA Y SOLLOZÓ
Dos horas más tarde, la pareja entró a su automóvil en el estacionamiento de la iglesia después de ver a cientos de familias -los más pobres entre los pobres- llegar a la iglesia y recibir sus cestas y regalos. El marido ya no pudo contenerse y bajó la cabeza en el volante y sollozó. Su esposa nunca lo había visto así.
Años de abuso a manos de hombres "religiosos" que supuestamente representaban a Dios corrían por sus mejillas en esas lágrimas. Finalmente fue capaz de decir a su esposa: "Cuando era un niño pequeño, me encantaba escuchar a la gente hablar de Jesús, y quería ayudar a los demás como Él lo hizo."
Este año toda su familia se ofreció para ayudar en Navidad. Se han convertido en piedras vivas, epístolas vivas de su gracia, leídas por todos los hombres, por el poder sobrenatural de la fe.

Claude Houde es el pastor principal de la Iglesia de la Nueva Vida (Eglise Nouvelle Vie) en Montreal, Canadá; y es un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo. Bajo su liderazgo la Iglesia de la Nueva Vida se ha incrementado de ser un puñado de personas, a más de 3500 miembros, en una parte de Canadá donde pocas iglesias protestantes han alcanzado éxito.