lunes, 1 de agosto de 2016

EL PRIMER APOSENTO ALTO - Gary Wilkerson

Siempre que los cristianos hablan del Aposento Alto, ellos se refieren usualmente a Pentecostés. Pero la Biblia también menciona un incidente de Aposento Alto que ocurrió varias semanas atrás, en la que los discípulos tuvieron una experiencia muy diferente. Este Aposento Alto era el escenario de la Última Cena la noche anterior a la muerte de Cristo en la Cruz. En aquella noche, Él habló acerca de temas difíciles:
  • El sufrimiento que Él habría de soportar
  • Su muerte cercana
  • El hecho de que Él estaba dejando la tierra y a sus amigos más cercanos, los discípulos
Mi padre solía llamar a la primera experiencia del Aposento Alto: “Siendo corregido por Dios”. Ésta trata acerca de confrontar cosas en nuestras vidas que no están honrando a Dios. En esos momentos, Él nos dice: “Te estás alejando de Mí. Has puesto tu afecto en lo terrenal y has perdido tu primer amor por Mí. No puedo dejarte ir más lejos sin tratar este asunto”.

En la primera experiencia del Aposento Alto, Jesús quería tratar con la mezcla en los corazones de Sus discípulos. El ejemplo más claro es Pedro, quien le dijo a Jesús que le seguiría hasta la muerte. El Señor lo retó, al respecto:

“Jesús le dijo: De cierto te digo que esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces” (Mateo 26:34).
¿Estás experimentando un primer Aposento Alto ahora mismo? ¿Hay cosas en tu vida que sabes que no son agradables a Dios? Él quiere tratar con ello y Él no irá con rodeos. Su respuesta a Pedro fue dura, pero sabemos, por el resultado final, que fue un acto de amor. Jesús estaba diciendo, en esencia: “Sé que me amas, Pedro, pero hay planes en tu corazón que no son de Dios. Te estoy confrontando ahora porque no deseo que esos planes se conviertan en algo satisfactorio para ti. Tengo cosas mayores en mente para ti”.