martes, 23 de agosto de 2016

EL PODER DE LA MISERICORDIA

La misericordia de Dios tiene un poder increíble para liberar. Su misericordia ha roto las cadenas de todas las adicciones, trasladando multitudes desde el reino de Satanás al reino de Cristo.
Hubo un tiempo, en el que millones en todo el mundo estaban bajo la influencia de las drogas, en que Satanás pensó que había prevalecido. De hecho, se corrió la voz por todo el mundo de que una vez que el diablo te ataba, estabas irremediablemente atado para siempre.
Sin embargo, en cada generación, Dios envía su Espíritu Santo a los caminos y senderos.
• Su misericordia llega directamente al centro del territorio de Satanás: a los barrios pobres de la ciudad, a los fumaderos de crack, y a los tejados en donde los adictos caen en estupor.
• Su misericordia ha brillado sobre los más débiles, los más destruidos por las drogas, y los desechados por la sociedad como casos irremediablemente perdidos.
NO ES UN CASO PERDIDO PARA SIEMPRE
El primer adicto a la heroína en ser salvo y liberado a través del ministerio de Teen Challenge (Desafío Juvenil) fue Sonny Arguinzoni. Sonny ahora sirve al Señor como obispo a más de 600 iglesias en todo el mundo que están formadas por ex adictos. Nicky Cruz, el famoso ex pandillero y graduado de Teen Challenge, ha predicado el Evangelio de la misericordia a millones de personas alrededor del mundo, y multitudes han sido liberadas.
NO MÁS ABANDONADOS
El mundo entero debiese levantarse y dar gracias a Dios por su liberación salvadora, por la restauración de aquellos que una vez estaban perdidos y abandonados por la humanidad.
Al menos, la sociedad debiese dar gracias a Dios por salvar a los padres borrachos y reunirlos con sus esposas e hijos.
"Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira, y grande en misericordia". (Salmo 103:8).