sábado, 20 de agosto de 2016

DESDE EL CIELO AL VALLE - Nicky Cruz

Jesús eligió ser un niño del valle. Antes de venir a la tierra Él vivía en gloria aun mayor de lo que puedas imaginar. El Hijo del Rey del universo. Sentado a la diestra de Dios. Él es Dios. Y sin embargo, escogió a abandonar su trono y entrar en el mundo de los valles. Eligió vivir entre aquellos sin esperanza y perdidos de la creación. Se humilló a sí mismo, se negó a sí mismo, se vació a si mismo por causa de nosotros. Y fue a la cruz en vergüenza para crear un puente entre el valle y la cima de la montaña.
El valle es un lugar frío y cruel para vivir. Está definido por la ceguera, la sequía y el hambre. Puedes sentir el rechazo, el dolor, la inseguridad, el temor y la confusión. Puedes oler la desesperación y el dolor. Puedes sentir la angustia y la tristeza. Y el valle no tiene nada que ver con los ingresos o la condición social. Es un estado del corazón. Es cualquier lugar alejado del conocimiento y confianza en Dios.
Jesús vino al valle para traer esperanza, amor y compasión, para traer vista a los ciegos y para mostrar una salida. Él vino a traer nueva vida a los que estaban muertos. Él fue al valle porque allí es donde vivían las personas perdidas. Y, sin embargo, a veces, aquellos a los que él ha hecho libres nunca se toman el tiempo de mirar hacia atrás. Nunca hacen un esfuerzo por regresar al valle para ayudar a otros a encontrar la salida. Nunca van al valle de la deseperación para llevar esperanza.
"Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lucas 19:10, NVI).

Nicky Cruz, evangelista internacionalmente conocido y prolífico autor, se volvió a Jesucristo de una vida de violencia y crimen después de encontrarse con David Wilkerson en la ciudad de Nueva York en 1958 La historia de su dramática conversión fue contada por primera vez en el libro “La Cruz y el Puñal” escrito por David Wilkerson y más tarde en su propio best seller “Corre, Nicky, Corre”.