lunes, 7 de septiembre de 2015

ACEPTOS by Gary Wilkerson

En la historia de la mujer sorprendida en adulterio que se cuenta en Juan 8, Jesús hizo acepta a la acusada. En lugar de rechazar a la mujer adúltera, cuya vida pendía de un hilo, Él la aceptó, y hace lo mismo por nosotros hoy. Toma a todo aquel que ha sido llevado al límite debido a su propio pecado y le dice: “Tú eres mío, estas justo en el centro del amor del Padre”.

Este gesto de Jesús era crucial para la mujer adúltera. ¿Por qué? Porque ella todavía tenía que vivir en su comunidad con la realidad de lo que había hecho. Verás, si bien es cierto que no hay ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús, todavía hay consecuencias en la vida real debido al pecado. Pregunta a cualquier adicto que ha pasado por un programa de rehabilitación. Hay relaciones rotas que arreglar con la familia, amigos, hijos y compañeros de trabajo. En el caso de adulterio, puede haber embarazos no deseados, se puede haber roto el amor con el cónyuge, puede haber relaciones tensas con los niños y puede haberse traicionado la confianza dentro de un sistema comunitario, todos ellos, asuntos que pueden tardar años en ser reparados.

Es por eso que hay una misericordia real en las dos frases que Jesús pronuncia a la mujer adúltera: “Ni yo te condeno; vete, y no peques más” (Juan 8:11). Yo no sería un fiel ministro de Dios, si no dijera que Jesús te ama, te acepta y te perdona, mientras también es cierto que hay consecuencias muy reales para el pecado. Como pastor lo veo todo el tiempo. Es por eso que nuestro pecado es de gran preocupación para Dios más allá de las razones morales de haber violado la ley. Pablo dice: “Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo” (1 Corintios 6:18 NVI). Esta es una razón más para traer todos y cada uno de los pecados a Jesús. Sólo Su poderosa gracia redentora puede sanar y restaurar completamente.

Hay un tercer grupo transformado por la gracia de Dios: los acusadores. Los fariseos, con su cruel plan acusador, obtuvieron resultados exactamente contrarios a los deseados. Al final, la mujer pecadora no fue condenada, sino que fue rescatada y curada. Y cuando ese tipo de gracia radical se manifiesta, el mal se ve forzado a salir huyendo en vergüenza. “Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio” (Juan 8:9).