viernes, 30 de marzo de 2012

CONFIANZA EN LA PALABRA DE DIOS

Cristo es la Palabra viva de Dios y cuando usted se encierra con Él en oración, el Espíritu Santo siempre lo guiará a la palabra revelada de Dios. ¡Él fortalecerá su fe al alimentarlo con la Biblia, aún cuando usted se encuentre en el lugar secreto!

Se nos ha dado el mandato de: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo...Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo y, habiendo acabado todo, estar firmes.... Tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.” (Efesios 6:11, 13, 17).

Regularmente cuando usted recibe instrucciones específicas de parte de Dios, Su Espíritu le susurrará, “ahora ve por aquí...” y usted será conducido a un pasaje de la Escritura. La Palabra de Dios le hablará a usted directamente diciéndole cómo pasar por su crisis.

Muchos crisitanos que están leyendo este mensaje simplemente deben escuchar una palabra de parte del Señor. Nadie en la tierra puede ayudarles. El único camino para que ellos pasen por su prueba es permaneciendo en la presencia de Cristo hasta que Él les dé dirección. Él deberá decirles el camino por donde andar - qué hacer, cuándo y cómo actuar. Su dirección exclusiva hacia ellos no vendrá un minuto demasiado antes o demasiado tarde. ¡Todo acontecerá en el tiempo del Espíritu Santo!

Amado, no hay necesidad de que usted se preocupe por su prueba. Dios es fiel para responder a cada necesidad y petición. Simplemente ore, “Señor, vengo ahora no solamente para tener suplidas mis necesidades sino también vengo para suplir tu necesidad!”

Nosotros fuimos hecho para tener comunión con Él aún en los tiempos más difíciles. Yo le pregunto: ¿ama usted pasar tiempo con Él? Deje que su corazón clame: “Jesús, tú eres mi todo. ¡Tú eres el deleite más grande de mi alma y yo amo tu compañía!”

Padre, ayúdanos a escuchar de cerca a tu Espíritu y a depositar toda nuestra confianza en tu Palabra revelada.

jueves, 29 de marzo de 2012

ESCUCHANDO A DIOS

Muchos cristianos no escuchan a Dios. ¡Ellos acuden a Él solamente para hablar! No obstante, las Escrituras señalan que toda persona que fue usada por Dios aprendió a permanecer en su presencia hasta escuchar de Él.

Las Escrituras dejan claro que el Señor quiere hablarle a cada uno de nosotros: “Entonces tus oídos oirán detrás de ti la palabra que diga: «Éste es el camino, andad por él y no echéis a la mano derecha, ni tampoco os desviéis a la mano izquierda.»” (Isaías 30:21).

Yo escuché de una niña pequeña que sufría leucemia y que estaba luchando con la idea de morir. Una mañana cuando su mamá entró a su recámara, la niña estaba reluciente y feliz. “¿Qué te pasó?,” preguntó su mamá.

La niña pequeña contestó, “un ángel vino a mí y me dijo que me iría de viaje. Dios vino y tomó mi mano y caminó conmigo por un hermoso jardín. Él me dijo, “Mañana vas a venir aquí para estar conmigo.”

Dios le habló a esta pequeña niña y quitó de ella toda pena y temor en su corazón. Al día siguiente, cuando ella partió con él, la niña estaba en completa paz.

Cuando usted tiene intimidad con Jesús, ¿usted recibe dirección de parte de Él? ¿le dice Él a usted qué hacer, cuándo y dónde? Algunos cristianos no creen que Dios hace esto pero Jesús dice, “Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me siguen...” (Juan 10:27).

En su prueba, pase tiempo a solas con Jesús y clame, “Señor, tú eres el único que puede ayudarme. Solamente tú conoces el camino para salir de esta prueba. Por lo tanto, voy a permanecer aquí hasta que me digas qué hacer.”

Este es el tipo de oración que le agrada a Dios. Esta significa detener todo, toda actividad. Sólo entonces usted lo escuchará a Él hablar claramente a su corazón: “Debes hacer lo correcto con esta persona,” o“Solamente permanece quieto la siguiente semana. No te apures. Pasa tiempo en mi presencia y confía en mí.” Él le dará direcciones claras.

miércoles, 28 de marzo de 2012

PERSEVERANCIA EN LA ORACION

“Permaneciendo en oración” es un término acuñado por los primeros pentecostales. Para algunos significó simplemente el quedarse postrado en tus rodillas hasta estar seguro de haber recibido una respuesta de parte de Dios. Para otros, esta oración significó regresar continuamente ante el Señor hasta obtener una respuesta. (Esta también se le conoce como “perseverancia en la oración”).

Como niño pequeño que asistía a aquéllas reuniones de retiros, escuchaba a la gente testificar, “¡Me voy a agarrar al altar y no lo voy a soltar hasta que Dios me conteste!” Sin embargo, no creo que este sea el verdadero significado de “perseverancia en la oración.”

Usted puede encerrarse con el Señor, deleitarse en su presencia. Usted puede pasar horas de calidad, días con él, gloriándose en su dulce comunión. Usted tiene todas sus necesidades suplidas y su corazón puede estar totalmente satisfecho. Su presencia puede sanarlo, levantarlo, investirlo con poder y fortalecerlo.

Pero, ¿qué sucede cuando usted deja el lugar santo de comunión íntima? Usted puede levantarse solamente para regresar a su difícil situación que no ha cambiado. Usted puede ver al diablo esperándolo, listo para aventarle los mismos problemas y vacíos. Yo le pregunto: ¿Qué hay de bueno en obtener la gloria en la montaña si ésta no lo ayudará a pasar su batalla?

Yo creo que la “perseverancia en la oración” significa: la fortaleza, el poder, la exhortación que usted recibe del Señor mientras usted se encierra con él, y las cuales le ayudarán a pasar sus pruebas venideras. La victoria que usted obtiene en el lugar secreto tiene que darle victoria en su campo de batalla.

¿Que obtiene usted exactamente del tiempo de oración si no le va a ayudar a vencer su batalla? “Perseverancia en la oración” significa esperar el cumplimiento de su oración. Muchos cristianos solamente ven oraciones contestadas a medias porque no permiten que aquello que han recibido del Señor en oración les permita pasar la prueba.

Amado, la oración no se termina -no es “oración concluida” - hasta que ésta lo lleve al otro lado de su prueba. Nosotros no hemos “perseverado en la oración” hasta que no hayamos “experimentado el pasar” nuestras pruebas por la fortaleza recibida en la presencia del Señor.

martes, 27 de marzo de 2012

VINIENDO ANTE EL SEÑOR CON TRISTEZA

El Espíritu Santo me condujo al libro de Nehemías y mientras leía el capítulo 2, observé algo que nunca antes había visto. Este capítulo contiene una historia alentadora para todos aquellos que vienen ante el Señor con un corazón contrito.

Nehemías era copero del rey Artajerjes. Él estaba encargado de degustar los vinos antes de que éstos fueran traídos a la mesa del rey para asegurarse de que éstos no estuvieran envenenados. Con el paso del tiempo, Nehemías llegó a ser un siervo de confianza del rey.

Nehemías recibió un reporte de su hermano de que Jerusalén estaba en ruinas. La población se encontraba bajo gran desesperación y su condición empeoraba cada día. Esto quebrantó el corazón de Nehemías. Él amaba a Judá y a Jerusalén, y su pena empezaba a tomar control sobre él.

Las Escrituras nos dicen que: “Sucedió... que estando ya el vino delante de él, tomé el vino y lo serví al rey. Y como yo no había estado antes triste en su presencia, me dijo el rey: —¿Por qué está triste tu rostro?, pues no estás enfermo. No es esto sino quebranto de corazón. Entonces tuve un gran temor.” (Nehemías2:1-2).

Comprenda que la gente tenía prohibido venir ante la presencia del rey con tristeza, especialmente si eran empleados de la corte. Nehemías sabía que al tener un semblante lúgubre le podría costar su cabeza y tuvo mucho miedo.

Cuando el rey vió la pena de Nehemías, él fue movido por compasión. Las Escrituras nos dicen que él le dió a su siervo la oportunidad de ausentarse. Y entonces, Nehemías recibió de parte del rey el deseo de su corazón - ¡permiso para ir a Jerusalén para reconstruir el templo y las murallas de la ciudad!

He aquí mi punto: Si Nehemías pudo entrar a la presencia de un rey pagano con un rostro triste y obtener favor y bendiciones más allá de su imaginación, cuánto más el Rey Jesús mostrará compasión a cada uno de nosotros, sus hijos, durante momentos de tristeza. Él está ansioso por quitar nuestras cargas y suplir nuestras necesidades.

lunes, 26 de marzo de 2012

CUANDO NO TENEMOS ESPERANZ by Gary Wilkerson

Eliseo heredó de Elías el rol de profeta en la tierra. En 2 Reyes 4, Eliseo se enfrentó a una de sus primeras grandes pruebas cuando se le acercó una mujer sunamita cuyo hijo justo había fallecido. En desesperación, ella le dijo a Eliseo, “Yo he orado y ayunado, he llorado y suplicado pero no he recibido nada de parte del Señor. Con la partida de mi hijo, yo no tengo la fortaleza para seguir adelante. Simplemente no sé qué es lo que Dios está haciendo. Esto es más de lo que puedo soportar.”

Eliseo respondió haciendo algo inusual, “ Eliseo dijo entonces a Giezi [su siervo]: —Ciñe tu cintura.” En otras palabras “ciñe tus entrañas.” Entonces él continuó, “toma mi bastón en tu mano y ve. Si te encuentras con alguien, no lo saludes, y si alguien te saluda, no le respondas. Luego pondrás mi bastón sobre el rostro del niño.” (2 Reyes 4:29, RV 1995)

Prestando atención a la instrucción de Eliseo, Giezi fue a la casa de la familia y puso el bastón sobre el rosto del niño muerto. No hubo señal de vida, por tanto, Giezi regresó con Eliseo diciendo, “El niño no despierta” (v. 31).

He aquí una pregunta para usted: ¿Qué hace usted cuando todo lo que intenta no da resultado? ¿Hacia dónde se dirige cuando cada esfuerzo que usted hace para salir adelante no logra su propósito?

Existen momentos cuando no tenemos otro recurso mas que Cristo. En esta historia, Eliseo es un tipo de Cristo. Él fue con la familia sunamita se acercó al cuerpo del niño muerto. Cuando él se tendió sobre el niño, poniendo su pie sobre los del niño, su mano sobre la mano del niño, él le infundió aliento. ¿Qué sucedió entonces? Las Escrituras dicen que el niño estornudó siete veces (v. 35). ¡Él estaba vivo!

¿Qué produjo esta vida? Jesús mismo sopló vida en esta situación. Cuando nosotros no tenemos esperanza, recursos, habilidades, Cristo respira vida sobrenatural en nuestras circunstancias.

Haga suya esta oración: “Señor, yo no tengo nada pero tú tienes todo y te necesito a ti ahora. Si tú no soplas sobre mi problema, no voy a salir adelante. ¡Yo no puedo hacerlo, sólo tú, Señor!”

jueves, 22 de marzo de 2012

¿ES LA ORACION UNA CARGA?

Tal vez la oración es para usted una carga. ¿Es para usted la oración aburrida? ¿ Es un deber más que un placer?

Muy pocos cristianos entran en la presencia de Dios con deleite, por el simple placer de estar en su compañía. Algunos piensan que la oración es “trabajo.” Sin embargo, cuando nosotros convivimos con alguien que amamos aquí en la tierra, ¿lo catalogamos como trabajo? No, ¡es un placer para nosotros! Si usted está felizmente casado, usted no piensa en los tiempos de intimidad con su cónyuge como “trabajo.”

Dios asemeja su relación con su gente como aquella entre un esposo y su esposa, y en la Biblia encontramos que ¡Jesús se deleita en nosotros! Es un hecho que el placer de un esposo en disfrutar intimidad no se basa en satisfacer sus propios deseos. No, su placer verdadero se encuentra en saber que su esposa goza de ese mismo deleite. Él dice en su corazón, “ella realmente quiere estar conmigo. ¡Yo soy primero en su corazón- yo soy todo para ella!”

Nosotros sabemos que el Señor se deleita en su pueblo. David dijo, “Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí.” (Salmo 18:19). La Escritura nos da una imagen del Señor y su exuberante deleite en nosotros.

Sin embargo, ¿ nos deleitamos nosotros en Él? La Biblia nos dice: “Deléitate asimismo en Jehová y él te concederá las peticiones de tu corazón. (Salmo 37:4). Deleitarse en el Señor no significa simplemente estar feliz en su presencia. Yo le pregunté al Señor qué significaba la palabra “deleite” y El me contestó:

“David, el deleitarse en mí simplemente significa el ser capaz de decir: ‘Yo prefiero estar con Jesús que con alguien más en esta tierra. Prefiero estar en su compañía que en la de mi esposa, familia, amigos. Yo lo prefiero a Él sobre todas las celebridades, líderes mundiales, incluso sobre grandes hombres y mujeres de Dios. El es mi deleite!’ ”

También significa el ser capaz de decir, “Anhelo encerrarme con Jesús porque Él es el único que me satisface. Todos los demás me dejan vacía e insatisfecha. Nadie mas que Jesús puede tocar mis necesidades más profundas y me acerco a Él tan seguido como puedo.”

miércoles, 21 de marzo de 2012

LA ORACION QUE LE ES GRATA AL SEÑOR

Yo creo que la clase de oración que más le agrada a Dios es muy sencilla y fácil de comprender. Es tan simple que hasta un niño puede orar de tal forma y agradarle a Él.

Los discípulos le dijeron a Jesús, “Señor, enséñanos a orar” (Lucas 11:1). Ellos no hubieran preguntado a menos de que quisieran aprender. Yo creo que la mayoría de los que están leyendo este mensaje les encantaría ser fieles en oración pero no saben cómo. Ellos simplemente no comprenden el propósito de la oración y hasta que ellos entiendan este propósito vital, nunca podrán mantener una vida de oración significativa y plena.

Muchos cristianos oran por obligación. Ellos ven a la oración como algo que se “debe” hacer. Otros oran solamente cuando una tragedia acontece o cuando una crisis les afecta, entonces ellos no oran de nuevo hasta que otra dificultad les aqueja.

¡La oración no es solo para nuestro beneficio, sino para el deleite de nuestro Dios! Nosotros no solamente estamos para interceder por las cosas que necesitamos, sino para preguntar por las cosas que Él desea. A menos de que ambos elementos estén juntos, nosotros no tenemos el fundamento para construir una vida de oración. Ya sea que nosotros busquemos alivio o ayuda de parte del Señor, Él desea pasar tiempo con nosotros -intimidad y comunión.

"No os angustiéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir.” (Mateo 6:25).
"Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que no os angustiéis por el día de mañana...” (6:33-34).

"porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis.”(6:8).

Dios nos está diciendo: “Cuando vengas a mi presencia, enfoca tu atención a pasar tiempo conmigo, a anhelar conocerme. No te enfoques en las cosas materiales. Yo conozco cuáles son tus necesidades así que ni siquiera necesitas pedir por ellas. Yo tengo cuidado de todas. Sólo búscame a mí. ¡Permitamos disfrutar de una dulce comunión!”

martes, 20 de marzo de 2012

A ORACION QUE LE ES GRATA AL SEÑOR

Yo creo que la clase de oración que más le agrada a Dios es muy sencilla y fácil de comprender. Es tan simple que hasta un niño puede orar de tal forma y agradarle a Él.

Los discípulos le dijeron a Jesús, “Señor, enséñanos a orar” (Lucas 11:1). Ellos no hubieran preguntado a menos de que quisieran aprender. Yo creo que la mayoría de los que están leyendo este mensaje les encantaría ser fieles en oración pero no saben cómo. Ellos simplemente no comprenden el propósito de la oración y hasta que ellos entiendan este propósito vital, nunca podrán mantener una vida de oración significativa y plena.

Muchos cristianos oran por obligación. Ellos ven a la oración como algo que se “debe” hacer. Otros oran solamente cuando una tragedia acontece o cuando una crisis les afecta, entonces ellos no oran de nuevo hasta que otra dificultad les aqueja.

¡La oración no es solo para nuestro beneficio, sino para el deleite de nuestro Dios! Nosotros no solamente estamos para interceder por las cosas que necesitamos, sino para preguntar por las cosas que Él desea. A menos de que ambos elementos estén juntos, nosotros no tenemos el fundamento para construir una vida de oración. Ya sea que nosotros busquemos alivio o ayuda de parte del Señor, Él desea pasar tiempo con nosotros -intimidad y comunión.

"No os angustiéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir.” (Mateo 6:25).

"Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que no os angustiéis por el día de mañana...” (6:33-34).

"porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis.”(6:8).

Dios nos está diciendo: “Cuando vengas a mi presencia, enfoca tu atención a pasar tiempo conmigo, a anhelar conocerme. No te enfoques en las cosas materiales. Yo conozco cuáles son tus necesidades así que ni siquiera necesitas pedir por ellas. Yo tengo cuidado de todas. Sólo búscame a mí. ¡Permitamos disfrutar de una dulce comunión!”

lunes, 19 de marzo de 2012

EL ARREPENTIMIENTO NO ES SOLAMENTE PARA LOS PECADORES

Entre más camino con Jesús más me convenzo de que el arrepentimiento no es solamente para pecadores sino también para los creyentes. No es simplemente una cosa que se realiza una sola vez, sino algo al que el pueblo de Dios es llamado a practicar hasta que Jesús regrese.

Cada cristiano que mantiene una actitud de arrepentimiento trae a su vida una atención especial de parte de Dios. Incluso, el arrepentimiento abre algo que nada más puede hacer. Si nosotros caminamos frente al Señor con un corazón arrepentido, ¡seremos inundados de increíbles bendiciones!

Un corazón arrepentido es suave, tierno, flexible, es fácilmente moldeable por el Espíritu Santo. Este responde a y actúa ante la corrección divina.

La característica número uno de un corazón arrepentido es el estar listo para reconocer la culpa. Es el desear aceptar el haber hecho algo mal, y decir, “Yo soy, Señor. ¡Yo he pecado!”

Si no se admite que se ha pecado, entonces no puede haber arrepentimiento: “La tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de lo cual no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.” (2 Corintios 7:10) Si usted no está dispuesto a reconocer que ha hecho algo mal, entonces usted está afirmando que no necesita arrepentimiento.

Antes de que Pilato entregará a Jesús en manos de los sacerdotes y ancianos asesinos, él quería que el mundo supiera que no era su culpa. Él pidió una vasija con agua, sumergió sus manos en ella y se declaró a sí mismo inocente de la sangre de Cristo ante esta multitud iracunda:

“Viendo Pilato que nada adelantaba, sino que se hacía más alboroto, tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: —Inocente soy yo de la sangre de este justo. Allá vosotros.
(Mateo 27:24).

Aquí la frase “Allá vosotros” significa, “Asegúrense de saber que mis manos están limpias. Yo no he hecho nada malo y estoy limpio de culpa.”

Por supuesto que las manos de Pilato no estaban limpias. Él estaba a punto de entregar al Hijo de Dios a asesinos. Este tipo de pensamiento impide cualquier posibilidad de arrepentimiento. Si algun profeta se le hubiera acercado a Pilato al día siguiente predicando, “¡Arrepiéntete o perece!” el gobernante se hubiera aterrorizado. “¿Quién, yo?,” él hubiera preguntado. “Yo no he hecho nada malo. ¿Cómo puedo arrepentirme si no he pecado?”

Juan escribe: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros... Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos a él mentiroso y su palabra no está en nosotros. (1 Juan 1:8, 10).

domingo, 18 de marzo de 2012

CRUZANDO EL JORDAN by Gary Wilkerson

Todos tenemos un llamado de parte del Señor. En algunas etapas de nuestras vidas, Él pone frente a nosotros un plan predeterminado que debemos cumplir. Dios promete que si actuamos en fe, Él permitirá que ese plan sea cumplido.

Sin embargo, esto no es siempre fácil. Como todo aquel que ha caminado con Jesús por un tiempo largo sabe, el seguir su llamado significa que nosotros enfrentaremos obstáculos. Uno de los obstáculos más comunes es la voz escéptica. Conforme buscamos cruzar el río Jordán para llegar a la Tierra prometida, nosotros escucharemos todo tipo de voz diciéndonos no vayas.

Josué escuchó esas voces mientras Dios lo incentivaba a que guiará a Israel a cruzar el Jordán. El cruzar llevaba consigo la promesa de la gloria futura de Dios por su pueblo en la tierra. Usted puede estar seguro de que por ningún motivo ellos pudieron cruzar sin haber escuchado las voces de escépticos tratando de disuadirlos.

Nuestro Dios quiere destruir toda voz escéptica que pueda evitar que obedezcamos su dirección. Siempre cuando Él nos pide que tomemos un paso de fe, Él nos está guiando a “traspasar” hacia una medida de confianza en Él que nunca antes habíamos tenido.

Cuando los sacerdotes cargaban el arca se enfrentaron al río rápido, fue entonces cuando Dios supernaturalmente dividió las aguas. Posteriormente, toda cosa malvada que los escépticos habían predecido fue transformada para el bienestar de la gente de Dios. Cuando el pueblo llegó a una gran ciudad fortificada ocupada por su enemigo, ellos marcharon alrededor y las murallas imprenetrables cayeron.

¿Desea usted pararse frente al río? Dios puede estar diciendo, “Si tú solamente te comprometes a poner tu dedo en él, tú me verás dividir el agua por ti. Yo te cargaré para que cruces al otro lado. Yo ya he diseñado mis planes para contigo y haré que se cumplan.”

Le exhorto a que confíe en que Dios lo guiará al cruzar el Jordán. Deje que Él calle la voz del escéptico. Su plan para con usted no fallará -¡Él es fiel!

jueves, 15 de marzo de 2012

ELIMINACION DEL TEMOR

“Y una mano me tocó ...Me dijo: “Daniel, varón muy amado, está atento a las palabras que he de decirte y ponte en pie, porque a ti he sido enviado ahora...Entonces me dijo: “Daniel, no temas, porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido.” (Daniel 10:10-12).

Muéstreme a un cristiano que rehuse reconocer su pecado -quien diga, “Mis manos están limpias” - y yo le mostraré a alguien con una piedad falsa. Tal persona tiene una gran sonrisa, camina seguro y presume que todo está bien. Pero, ¡todo es una máscara! La Biblia deja claro que si alguno se esconde en su pecado, este no prosperará.¡Dios quita su Espíritu de él y su corazón no arrepentido es lleno de miedo e inquietud!

Pero muéstreme a un cristiano arrepentido -a alguien que es sensible al pecado, que desea ser encontrado y que clama, “¡Soy culpable, Dios!” - y yo le mostraré a alguien que caminará sin una señal de temor. ¡Dios extenderá su poderosa mano hacia el corazón de este creyente y arrancará todas las raíces de temor para que este conozca el favor sin medida y la bendición de Dios!

Amado, permita que Dios examine su corazón; pregúntele al Espíritu Santo que le revele todo lo que usted ha dicho o hecho que lo haya lastimado a Él. Piense en todas las personas que usted ha difamado o chismorreado, y admita la gravedad de su pecado. Vaya con esa persona y pídale perdón.

Yo le prometo que si usted hace las cosas correctamente, ¡usted permitirá que el favor de Dios sea derramado en su vida como nunca antes! El Señor le abrirá sus ojos, sus oídos y entendimiento, y le será dada una revelación de las cosas venideras: “He venido para hacerte saber lo que ha de sucederle a tu pueblo en los últimos días, porque la visión es para esos días.” (Daniel 10:14).

miércoles, 14 de marzo de 2012

EL GOZO DE CAMINAR EN ARREPENTIMIENTO

“...y me dijo: “Muy amado, no temas; la paz sea contigo; esfuérzate y cobra aliento.” Mientras él me hablaba, recobré las fuerzas y dije: “Hable mi señor, porque me has fortalecido.”(Daniel 10:19).

El alma de Daniel se encontraba en agonía. Él había estado guardando luto por el pecado -orando, ayunando, sollozando - quedando totalmente agotado. Él gimió “Pero uno con semejanza de hijo de hombre tocó mis labios. Entonces abrí la boca y hablé, y dije al que estaba delante de mí: “Señor mío, con la visión me han sobrevenido dolores y no me quedan fuerzas.” (Daniel 10:16).

Entonces Jesús vino a él y tocó su cuerpo, y repentinamente Daniel fue inundado con paz y fortaleza. “Muy amado, no temas; la paz sea contigo; esfuérzate y cobra aliento.” Mientras él me hablaba, recobré las fuerzas y dije: “Hable mi señor, porque me has fortalecido.” (Daniel 10:19).

Jesús le dijo a Daniel “Daniel, yo te amo y quiero darte mi paz. Ahora, ¡párate y sé valiente!” Daniel recibió la palabra del Señor y fue lleno de la fortaleza de Dios. Entonces él se puso de pie completamente libre del temor.

El cristiano arrepentido puede estar cabizbajo, totalmente agotado, abrumado por el dolor y cansancio. Sin embargo, ¡el Señor siempre viene a tocar su cuerpo, a renovar su paz y fuerza!

Yo le pregunto: ¿Tiene usted un corazón arrepentido? Póstrese hoy y clame por usted mismo, por su familia, por sus seres queridos, por su iglesia. Usted recibirá una increíble revelación del Señor y usted empezará a hablar con labios puros. Usted conocerá la paz y la fortaleza proveniente de la poderosa mano de Dios y usted nunca más vivirá bajo ningún tipo de temor.

Lo mejor de todo es que cada uno de estos maravillosos beneficios serán “recargados” diariamente: “¡Bendito sea el Señor! ¡Cada día nos colma de beneficios el Dios de nuestra salvación!” (Salmo 68:19).

Es ahí donde usted conocerá el gozo de caminar en arrepentimiento.

martes, 13 de marzo de 2012

NUESTRA AYUDA SE ENCUENTRA EN EL NOMBRE DEL SEÑOR

¿Cómo usted se libra de la trampa del pecado? ¿A quién clama , “Quiero de regreso mi libertad”?

Imagínese a usted mismo como el pájaro atrapado en el lazo del cazador. Parado firme sin moverse. No mueve sus alas, no lucha. Existe un secreto para su liberación y ésta no es complicada:

“Nuestro socorro está en el nombre de Jehová, que hizo el cielo y la tierra.” (Salmo 124:8).

¡Qué maravillosa promesa! ¡Su escape para ser libre está en el nombre de Jesús, en Su increíble, glorioso y todo poderoso nombre!

Todo lo que usted sabe es que Él está de su lado. Él no está enojado con usted por caer en la trampa. Él no está en contra suya. ¡No, nunca! ¡Él escucha su clamor porque ni siquiera un gorrión cae al suelo sin que Él lo sepa!

Esto es lo que el pájaro en busca de libertad se canta a sí mismo: “Diré yo a Jehová: «Esperanza mía y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré.» Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora.«Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré, lo pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.Me invocará y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia;
lo libraré y lo glorificaré.” (Salmo 91:2-3, 14-15).

Descanse confiado, amado, en que el Señor lo librará. No importa su falla, su dificultad, su trampa, Él está a su lado. ¡Solamente esté firme y vea su salvación. Incluso si usted está débil, usted puede clamar al Señor porque Él promete venir y romper la red!

Él ha venido para sacarlo de la desesperación y romper el lazo que lo atrapa y liberarlo. “Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores (Salmo 124:7, NKJV).

lunes, 12 de marzo de 2012

EL LAZO DEL CAZADOR HA SIDO ROTO

“Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores; se rompió el lazo y escapamos nosotros.” (Salmo 124:7).

Imagine a un pájaro pequeño atrapado en los lazos del cazador. En el suelo, sin esperanza, su pequeño corazón palpita con terror y sus alas se mueven violentamente en contra de la red - en vano. Entre más lucha, más maltratado y golpeado queda. Temeroso, el pájaro comienza a hacer chillidos pero el escape es imposible. Se encuentra completamente rendido ante la misericordia de su cazador.

Amado, ¡este pequeño pájaro es usted - atrapado por la red del pecado! Y el cazador es el diablo, el malvado. Él ha dejado caer su trampa y lo capturó a usted.

Ahora, considere a ese pequeño pájaro atrapado. ¿Cómo él posiblemente podrá ser libre en sus propias fuerzas? Si él pelea para romper la red, él se enredará más en ella. El pájaro incluso se terminará rompiendo un ala o sangrará hasta perder la vida. Él no puede librarse a sí mismo.

¿Acaso ésta no es una imagen de nosotros mismos atrapados por el pecado? Nosotros le hacemos a Dios un sin fin de promesas. Luchamos, clamamos, tratando de romper nuestra atadura. Pero ¡hemos perdido nuestra libertad y aún continuamos presos!

Piense de nuevo en ese pequeño pájaro atrapado. Esa noche, el cazador se irá a dormir soñando en ese pájaro que ha estado persiguiendo. Él difícilmente puede dormir y está ansioso de salir al día siguiente para ver si lo atrapó.

Mientras el cazador se acerca a la trampa, él ve que ésta se ha levantado y se emociona. Él espera ver a un pájaro pequeño, cansado, sangruiento, temeroso, medio muerto pero cuando él examina la trampa, ve que la red ha sido rota. ¡El pájaro retomó el vuelo!

Nosotros encontramos al pequeño pájaro en una rama de un gran árbol ubicado en la montaña de Dios. ¡Él es libre y sus heridas han sido sanadas -todo porque el Señor vino y rompió la red!

Este pequeño pájaro se está diciendo a sí mismo, “Si no hubiera sido por el Señor -si Él no se hubiera a presurado -yo hubiera sido tragado y devorado. Pero ¡Dios ha roto el lazo y me ha sacado de mi trampa!”

¡El lazo del cazador ha sido roto - y nosotros hemos escapado!

domingo, 11 de marzo de 2012

LEVANTE SUS MANOS Y ADORE

“Luego me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, mientras el Satán estaba a su mano derecha para acusarlo.” (Zacarías 3:1)

Satanás resistirá a cada verdadero adorador que se acerca al Señor. Santiago enseña, “...resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios... ” (Santiago 4:7-8).

Santiago presupone que cuando usted se acerca a Dios, usted será atacado por el enemigo. Por tanto, él le advierte, “Primero, pelee contra Satanás -ponga toda su resistencia- porque cuando usted adora con toda su mente y su alma, ¡él se opondrá y lo distraerá!”

La obra experta de Satanás es evitar la oración y corromper la adoración pura, especialmente de aquellos que están siguiendo a Jesús seriamente. Siempre que el Espíritu Santo se mueve en Times Square Church -cuando todas las mentes están enfocadas en el Señor, Él está recibiendo adoración pura - ¡Satanás utiliza todo lo que está en su poder para irrumpirla!

En una ocasión un hombre se puso de pie en medio de nuestro servicio, se salió, recogió un bote de basura y la estrelló en contra de la ventana de un auto. Posteriormente él regresó calmadamente a la congregación y se sentó. La policía tuvo que ingresar a la congregación y sacar a ese hombre.

Estas distracciones acontecen todo el tiempo. Vagabundos poseídos por el diablo se sientan y se quedan dormidos Pero en cuanto la alabanza comienza y el Señor empieza a recibir nuestra adoración, el diablo los despierta y éstos empiezan a poner desorden.

¡Satanás hará lo que sea para interrupir la alabanza porque le teme! Él aventará dardos sutiles en su mente sobre todo tipo de asuntos pendientes, le recordará todos sus problemas, sus preocupaciones, y sus fallas de la semana pasada.

Satanás quiere que usted sea un creyente desesperanzado, derrotado, tan envuelto en sus problemas y distraído por los quehaceres de la vida, que usted no pueda adorar a Dios con todo su corazón y su mente.

¿Está usted arrepentido? ¿Ha corrido hacia Jesús para que lo purifique? De ser así, ¡entonces resista las mentiras del diablo! ¡Levante sus manos y adore a nuestro Salvador!

jueves, 8 de marzo de 2012

DISTRACCIONES INVOLUNTARIAS

Nuestras mentes tienen una tendencia natural a divagar e ir a la deriva. Seguido nosotros no podemos dormir porque somos incapaces de apagar el flujo de pensamientos que invaden nuestras mentes. Yo le llamo a esto, “distracciones involuntarias.”

Recientemente, mientras me sentaba en la congregación durante la alabanza, mi mente fue inundada con pensamientos - sobre el ministerio, sobre mi siguiente predicación, sobre las finanzas de la iglesia, sobre la necesidad de un espacio más grande. Todas estas cosas eran importantes pero estaba totalmente distraído de alabar al Señor. Yo tuve que traer mis pensamientos a la cautividad.

Cuando Dios tuvo una comunión íntima con Abraham e hizo un pacto con él, Abraham mató a cinco animales y los sacrificó. La Escritura dice, “Y descendían aves de rapiña sobre los cuerpos muertos, pero Abram las ahuyentaba.” (Génesis 15:11).

Esto es exactamente lo que nos sucede durante la alabanza. Pensamientos descienden sobre nosotros como aves de rapiña, interfiriendo en nuestra intimidad con Él, tratando de devorar nuestro sacrificio. Y, como Abraham, necesitamos ahuyentarlas.

Todo el tiempo que yo me encierro a orar, en diez minutos mis pensamientos empiezan a ir en todas direcciones. Escucho mi boca alabar al Señor, pero mi mente está completamente en algo diferente. Yo trato de pelear contra este flujo de pensamientos, pero más siguen fluyendo. La carne constantemente pelea en contra de nuestro espíritu, queriendo nuestra atención.

Lo mismo me sucede en la casa de Dios. Yo puedo estar alabando al Señor, lleno de amor por Jesús, cuando de repente mi mente empieza a dirigirse hacia otros asuntos. Nuestros pensamientos divagantes no son siempre del diablo. Algunas veces simplemente nos inundan -pensamientos sobre el negocio, la familia, sobre problemas y dificultades. ¡Estos siempre deben ser traídos cautivos porque estamos en guerra!

La carne siempre tratará de interferir con nuestro tiempo de alabanza y de oración. Se nos ha dado el mandamiento de resistir a la carne, y debemos traer a Jesús como centro de nuestro enfoque. Si mantenemos nuestra mente centrada en Dios, su fuego caerá en nuestro sacrificio santo.

miércoles, 7 de marzo de 2012

¡LA IGLESIA DE LA GLORIA DE DIOS!

“En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto del país para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel.” (Isaías 4:2).

A lo largo del Antiguo Testamento, el renuevo que es mencionado no es otro mas que Jesucristo, el Señor de gloria. De acuerdo con Isaías, habrá una iglesia en donde Él aparecerá bello, excelente, hermoso. Ellos estarán apasionadamente enamorados de un Hombre a quien ellos ven como glorioso.

Ahora mismo existe una iglesia remanente que no desea nada mas que Cristo. Él es el centro de atracción y la gente está totalmente enfocada en Él. Estos son aquellos a quien Isaías se refiere como “sobrevivientes de Israel” (mismo versículo). Inclusive, la iglesia de los últimos tiempos que será llenada con la gloria de Dios es más que una iglesia perdonada. Dicha iglesia es santa, una que ha sido purgada por el fuego consumidor de la Palabra de Dios. Santidad y pureza caracterizan a este pueblo. Isaías añade, “... el que se quede en Sión...será llamado santo: todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes.”(versículo 3).

La mejor evidencia de que aquí Isaías se está refiriendo a la iglesia de los últimos tiempos se encuentra en el versículo 5: “Y creará Jehová sobre toda la morada....nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de llamas de fuego.” (Isaías 4:5).

Isaías esta prediciendo que Dios creará un nuevo pilar y una nubre para cubrir a Su pueblo. Nosotros sabemos que cuando Isaías profetizó esto, el pilar y la nube en el desierto ya habían acontecido. Obviamente, esto era algo que tenía que ser creado -¡una cosa nueva!

La nube tiene que ver con dirección y confort, con el ser preservador de la maldad y del terror, y con la guianza. Esto significa que el remanente de Dios en los últimos tiempos tendrá una dirección clara.

Dios está diciendo, “¡Yo te voy a guiar. Aún en la peor tormenta, tú tendrás una clara dirección de mi parte porque yo te daré un pilar de fuego para guiarte así como lo hice con Israel en el desierto!”

martes, 6 de marzo de 2012

LA IMPORTANCIA DE LA GLORIA DE DIOS

“...y habrá un resguardo de sombra contra el calor del día, y un refugio y escondedero contra la tempestad y el aguacero.” (Isaías 4:6). La gloria de la presencia del Señor será nuestro refugio del calor. La palabra hebrea para calor significa, “sequía, desolación. infertilidad;” y aquí ésta es empleada como un tipo de juicio de parte de Dios hacia una sociedad malvada.

En Apocalipsis 16, al cuarto ángel del juicio le es dado poder, “...le fue permitido quemar a los hombres con fuego. Los hombres fueron quemados con el gran calor y blasfemaron el nombre de Dios...” (Apocalipsis 16:8-9).

La gloria de Dios es nuestra defensa, nuestra cobertura - “...un refugio...contra la tempestad y el aguacero” -y así nosotros descansaremos en la fresca sombra de las alas de Jesús. Ahora mismo nosotros estamos viendo tanto a la lluvia del Espíritu Santo siendo derramada como a los juicios de Dios. Las nubes tempestuosas se están juntando, pero gracias a Dios habrá una cobertura sobre Su santa iglesia remanente.

Usted podrá decir, “Yo no atiendo ninguna iglesia donde esté presente la gloria. Todo lo que encuentro son iglesias centradas en el hombre. ¿Dónde está mi cobertuda del calor y de la tempestad?”

Su morada es la gloria de Dios en su corazón. Si Jesús está presente en usted, manifestándose Él mismo en usted, entonces su cobertura está completa. Si usted dirige sus corazón y ojos hacia Él, permitiendo que Su Palabra lo examine, le dé convicción y lo corrija, Él se le revelará a sí mismo. ¡Él lo ha prometido!

"El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él." (Juan 14:21).

Dios dice, “Yo estaré contigo. No importa cuán difícil sea la situación que enfrentes, yo te sacaré adelante. ¡Yo nunca de dejaré, nunca te abandonaré!”

lunes, 5 de marzo de 2012

DIRIGIDO POR EL ESPIRITU SANTO

El Señor tiene a un pueblo que no está confundido en medio de estos tiempos de poca claridad. Ellos están tan entregados a Jesús - tan enamorados de Él, tan separados de la maldad de esta época - que ellos saben los caminos y la obra del Espíritu Santo. Ellos saben lo que es puro y santo, y lo que es carnal e insensato.

“ Y sobre todo, la gloria del Señor, como un dosel” (Isaías4:5). En el hebreo original lo anterior se lee: “Sobre todo deberá haber una cobertura de gloria.” En esencia, esto significa, “sobre cada uno de este remanente habrá un manto, un dosel, un escondite - ¡la cobertura de la gloria de Dios!”

Recuerde que una nube de gloria cubrió el tabernáculo en el desierto: “Entonces una nube cubrió el Tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el Tabernáculo.” (Éxodo 40:34).

En Isaías 4, se nos promete que en los últimos días el Señor creará una gloria que cubrirá a Su remanente. La gloria de Dios llenará cada corazón y cubrirá cada casa, y nosotros alabaremos bajo el dosel de la gloria de Dios - la cual es la manifestación de la presencia de Jesucristo, el hijo de Dios.

"... el Hijo... que es el resplandor de su gloria” (Hebreos 1:2-3). La gloria no puede convertirse en más brillante que la manifestación misma de Cristo a usted. Aquí la palabra manifestación significa “tomar con su mano.” En otras palabras, cuando la presencia de Jesús llena un lugar, ésta es tan real, tan evidente, que sus manos espirituales pueden tocarla, sus ojos espirituales pueden verla. Dicha manifestación es tan real como el aire que usted respira.

Yo quiero ver un avivamiento donde la presencia de Jesús sea tan poderosa y gloriosa que el ”fruto” (conversiones) sean excelentes (ver Isaías 4:2) Yo quiero ver un avivamiento donde la gente traspase las puertas de la iglesia, en llanto, quebrantada ante el Señor y ellos sabrán que verdaderamente han sido cubiertos por la gloria de Dios.

domingo, 4 de marzo de 2012

LA IGLESIA SOLAMENTE DEL PERDON

Isaías 4 empieza con una concisa y trágica descripción de lo que yo llamo, “la iglesia solamente del perdón.”

“En aquel tiempo, siete mujeres echarán mano de un hombre, diciendo: «Nosotras comeremos de nuestro pan y nos vestiremos de nuestras ropas. Solamente permítenos llevar tu nombre.
¡Quita nuestra deshonra!»” (Isaías 4:1).

Creo que estamos viviendo en los últimos días y que este capítulo en Isaías es una de las profesías más claras acerca de cómo será la iglesia previa a la venida del Señor.

Las siete mujeres que Isaías menciona son claramente un tipo de los muchos congregantes que habrán en la iglesia de los últimos tiempos. Ellos buscan echar mano de un hombre, quien yo considero ser Cristo. Sin embargo, estas mujeres no están interesadas en amarle. Por el contrario, ellas solamente tienen una cosa en sus mentes - ¡quitar el reproche! “Nosotras comeremos de nuestro pan y nos vestiremos de nuestras ropas. Solamente permítenos llevar tu nombre.
¡Quita nuestra deshonra!»”

El número siete es empleado para referirse a estas mujeres con la finalidad de recordarnos que en cada iglesia existe esta clase de personas. Ellas intentan “echar mano de un hombre” -Cristo- para obtener solamente alivio de su culpa y condenación por sus pecados. Ellas no desean tener intimidad con Él. Ellas no quieren nada más que perdón, que remover la deshonra del pecado. A esto le llamo “la iglesia solamente del perdón.”

Estas mujeres centradas en sí mismas no tienen el deseo de someterse a la autoridad de su esposo. Ellas no quieren conocer Su corazón y no tienen cuidado de las preocupaciones de su cónyuge. De la intimidad con Jesús, nosotros recibimos discernimiento, dirección, un conocimiento de lo que es correcto e incorrecto -y de lo que es santo y puro. La intimidad con Cristo nos da la firmeza para no ser movidos por cada viento doctrinal. Permanezca cerca de Él para que usted tenga discernimiento acerca de la insensatez que nos rodea.

jueves, 1 de marzo de 2012

INUNDADO POR LA TORMENTA

¿Está usted enfrentando problemas en su negocio o profesión? Conforme usted lea los siguientes versículos, recuerde que la gente enfocada en su profesión y la gente de negocios aquí son gente de mar que se encuentra navegando en barcos. Las grandes aguas significan el gran mundo de competencia, un océano de actividad.

“Los que descienden al mar en naves y hacen negocio en las muchas aguas, ellos han visto las obras de Jehová y sus maravillas en las profundidades, porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso que encrespa sus olas.... Tiemblan y titubean como ebrios, y toda su ciencia es inútil.” (Salmo 107:23-27).

Estas personas son los amados santos de Dios. Ellos están intimidados por su grandeza y poder, pero una tormenta irrumpe y ésta se encuentra fuera de su control. Esto no es juicio por pecado, sin embargo, repentinamente las olas los inunda, al tragarse su barco. Ellos estan estupefactos por los problemas que tienen por todos lados, y parece que su barco está hundiéndose. De pronto, ellos están confundidos y perplejos: “Sus almas se derriten con el mal” (versículo 26).

Mucha gente enfocada en su profesión me ha dicho, “Esto está mal. No sé qué sucedió pero de repente estoy hecho un desastre.” Ellos fueron capaces de resolver sus propios problemas en el pasado, y escapar de una crisis tras otra. Con esta prueba, sin embargo, parece que no hay escape. Ellos están mental y físicamente exhaustos.

Qué rápido nosotros olvidamos que nuestro amoroso Padre celestial es nuestro socio en nuestro trabajo, a pesa rde nuestra profesión o llamado. Incluso, nada nos sucede sin su involucramiento. Él tiene el poder sobre todas nuestras dificultades y Él tiene una razón y propósito detrás de todas ellas.

¿Qué puede hacer usted cuando su socio de negocios no tiene consejo y consultores no pueden ayudarle? ¿A quién acude usted cuando su esposa, pastor, mejor amigo no tienen nada que decirle? Yo no soy un hombre de negocios pero puedo dirigirlo a los hombres de mar en Salmo 107:

“Entonces en su angustia claman a Jehová, y él los libra de sus aflicciones. Cambia la tempestad en sosiego y se apaciguan sus olas. Luego se alegran, porque se apaciguaron, y así los guía al puerto que deseaban.” (Salmo 107:28-30).