martes, 13 de marzo de 2012

NUESTRA AYUDA SE ENCUENTRA EN EL NOMBRE DEL SEÑOR

¿Cómo usted se libra de la trampa del pecado? ¿A quién clama , “Quiero de regreso mi libertad”?

Imagínese a usted mismo como el pájaro atrapado en el lazo del cazador. Parado firme sin moverse. No mueve sus alas, no lucha. Existe un secreto para su liberación y ésta no es complicada:

“Nuestro socorro está en el nombre de Jehová, que hizo el cielo y la tierra.” (Salmo 124:8).

¡Qué maravillosa promesa! ¡Su escape para ser libre está en el nombre de Jesús, en Su increíble, glorioso y todo poderoso nombre!

Todo lo que usted sabe es que Él está de su lado. Él no está enojado con usted por caer en la trampa. Él no está en contra suya. ¡No, nunca! ¡Él escucha su clamor porque ni siquiera un gorrión cae al suelo sin que Él lo sepa!

Esto es lo que el pájaro en busca de libertad se canta a sí mismo: “Diré yo a Jehová: «Esperanza mía y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré.» Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora.«Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré, lo pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.Me invocará y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia;
lo libraré y lo glorificaré.” (Salmo 91:2-3, 14-15).

Descanse confiado, amado, en que el Señor lo librará. No importa su falla, su dificultad, su trampa, Él está a su lado. ¡Solamente esté firme y vea su salvación. Incluso si usted está débil, usted puede clamar al Señor porque Él promete venir y romper la red!

Él ha venido para sacarlo de la desesperación y romper el lazo que lo atrapa y liberarlo. “Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores (Salmo 124:7, NKJV).