miércoles, 7 de marzo de 2012

¡LA IGLESIA DE LA GLORIA DE DIOS!

“En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto del país para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel.” (Isaías 4:2).

A lo largo del Antiguo Testamento, el renuevo que es mencionado no es otro mas que Jesucristo, el Señor de gloria. De acuerdo con Isaías, habrá una iglesia en donde Él aparecerá bello, excelente, hermoso. Ellos estarán apasionadamente enamorados de un Hombre a quien ellos ven como glorioso.

Ahora mismo existe una iglesia remanente que no desea nada mas que Cristo. Él es el centro de atracción y la gente está totalmente enfocada en Él. Estos son aquellos a quien Isaías se refiere como “sobrevivientes de Israel” (mismo versículo). Inclusive, la iglesia de los últimos tiempos que será llenada con la gloria de Dios es más que una iglesia perdonada. Dicha iglesia es santa, una que ha sido purgada por el fuego consumidor de la Palabra de Dios. Santidad y pureza caracterizan a este pueblo. Isaías añade, “... el que se quede en Sión...será llamado santo: todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes.”(versículo 3).

La mejor evidencia de que aquí Isaías se está refiriendo a la iglesia de los últimos tiempos se encuentra en el versículo 5: “Y creará Jehová sobre toda la morada....nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de llamas de fuego.” (Isaías 4:5).

Isaías esta prediciendo que Dios creará un nuevo pilar y una nubre para cubrir a Su pueblo. Nosotros sabemos que cuando Isaías profetizó esto, el pilar y la nube en el desierto ya habían acontecido. Obviamente, esto era algo que tenía que ser creado -¡una cosa nueva!

La nube tiene que ver con dirección y confort, con el ser preservador de la maldad y del terror, y con la guianza. Esto significa que el remanente de Dios en los últimos tiempos tendrá una dirección clara.

Dios está diciendo, “¡Yo te voy a guiar. Aún en la peor tormenta, tú tendrás una clara dirección de mi parte porque yo te daré un pilar de fuego para guiarte así como lo hice con Israel en el desierto!”