lunes, 19 de septiembre de 2011

DIOS ME FAVORECE

“Clamaré al Dios altísimo, al Dios que me favorece.” (Salmo 57:2, RV1995).

Creo en un Dios que actúa,
Quién puede librar mis pies de caída
Y sostenerme durante cada calamidad.
Cuando yo tema confiaré en Él.
Él librará mi alma con paz
De la batalla levantada en contra mía.

Yo clamaré a Dios
Y El me salvará.
Él guardará mis lágrimas
Y dirigirá mis pasos.
Cuando clame a Él,
Mis enemigos serán derrotados
Porque Dios me favorece.
En Él yo deposito mi confianza.
No temeré de lo que él hombre pueda hacerme;
Mi corazón está dispuesto.
Cantaré y entonaré salmos;
Mi alma estará satisfecha.

Él me pasará por fuego y ríos
para llegar a un anhelado remanso de paz.
Su rostro brillará sobre mí.
Y diariamente me llenará de sus beneficios.
Su rostro no esconderá de mí.
Sino me escuchará prontamente.
Él nunca me traerá confusión,
Pues Él ha pronunciado como mandamiento salvarme—
Porque Dios me favorece.