martes, 14 de junio de 2016

PERO SABED ESTO

Cuando Jesús usa la frase: “Pero sabed esto” en Mateo 24:43, nos está diciendo: “No se atrevan a ignorar esta palabra”. Entonces nos ofrece la siguiente declaración: “Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos” (Mateo 24:48-49).

Lucas 12 identifica este servidor como el mismo que una vez fielmente sirvió "su ración" a tiempo (Lucas 12:42). Este servidor comenzó bien y estaba destinado a ser recompensado como un guardián de los bienes del Señor. Pero ahora había cambiado drásticamente y se le encuentra golpeando a los que le rodean y embriagándose con los borrachos.

Algo pasó en el corazón de este servidor, un cambio quizás inadvertido, pero que afectó su actitud. ¿Qué pasó? ¿Cuál fue este cambio? Jesús nos dice que él dijo en su corazón: "Mi señor tarda en venir" (24:45).

La palabra griega para golpear en el versículo 49 sugiere repetidos golpes. En otras palabras, este criado había caído en la hipocresía. Lo veo como alguien que provoca a su esposa, maldice libremente, escucha historias sucias y anda chismeando. ¿Cómo llegó a esto? Convenciéndose a sí mismo de que su amo no iba a volver pronto. Cuando él razona para sí: "Mi señor", está hablando de un señor completamente diferente, no de su Maestro justo. Había concebido un Jesús de su propia creación, un Cristo de otro Evangelio.

Este tipo de servidor no predica su nueva actitud, por el contrario, el cambio ha tenido lugar en su manera de pensar. Él no tiene que divulgar su creencia de que el Maestro ha retrasado su venida. Él simplemente está viviendo esa creencia y eso hace toda la diferencia.

¿Te preguntas por qué tantas iglesias hoy en día, están llenan de buscadores de placer indulgentes y sin preparación? ¿Te preguntas por qué tantas parejas cristianas se divorcian a la menor provocación? No se debe a que sus pastores les están enseñando a vivir de esa manera. No. Es porque muchos pastores no creen que Cristo vendrá en su generación y la gente se limita a seguir al pastor.