jueves, 9 de junio de 2016

CRISTO REUNIRÁ A SU NOVIA

Jesús habló de una gran y repentina desaparición de la gente de la tierra. "Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada. Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado" (Lucas 17:34-36). Los discípulos de Jesús preguntaron: "¿Dónde se tomarán estas personas?" Él respondió: " Donde estuviere el cuerpo, allí se juntarán también las águilas" (17:37). Él estaba diciendo: "Yo soy la cabeza del cuerpo y la Cabeza va a estar unida al cuerpo".

Algunos estudiosos dicen que las personas tomadas son los pecadores siendo arrastrados al juicio. Pero la Escritura sugiere lo contrario. Isaías habla de águilas en referencia a la Iglesia: "Los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán" (Isaías 40:31). Además, Dios le dijo a Israel: "Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí" (Éxodo 19:4).

En Mateo, Jesús habla de los elegidos siendo llevados por Dios: "Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro" (Mateo 24:31). Pablo lo dice con claridad: "Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras" (1 Tesalonicenses 4:16-18).

Por más dramático que será este gran evento, el punto de Jesús era que va a suceder en un día ordinario. Será como en esos días de juicio pasados, en las sociedades de Noé y de Lot. Los hombres y las mujeres estarán en sus trabajos, viviendo su día como de costumbre. Entonces todo va a ocurrir repentinamente, en un simple momento. Pablo dice: " He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados" (1 Corintios 15:51-52).

Será un día como cualquier otro. Toda la humanidad estará inadvertida, pero luego, en un solo momento, Cristo reunirá a Su novia.