lunes, 23 de julio de 2012

LA CONFRONTACIÓN DE LA CRUZ

Déjeme mostrarle lo que quiero decir por “la confrontación de la cruz”.

Considere el caso de un hombre que está harto de su hábito pecaminoso sin embargo, continuamente cae más profundo en sus garras. Él ha prometido a sí mismo cien veces que nunca lo volveré a hacer y, por un tiempo, el ahoga la tentación y goza un poco de la libertad. Pero más tarde vuelve con más fuerza.

Este hombre ha encubierto su pecado, ha mentido al respecto, ha engañado y esto le ha traído un gran dolor. Ya no lo disfruta, pero no lo puede dejar. Él sólo sigue cayendo.

El hombre sabe que tendrá que comparecer en el tribunal un día y va por la vida con temor a ser expuesto y al escándalo. Su pecado le ha agotado, ha puesto grilletes sobre el, lo ha engañado. Lo ha rebajado hasta el cansancio en el que difícilmente puede existir, él pende de un hilo.

En este triste, cansado, desgastado estado, el Espíritu Santo trae al hombre esta palabra: "Hay una salida para ti hay un lugar de victoria, paz, alegría, vida nueva Acepta el llamado de Cristo y corre a Él, encontrarás descanso. Ve a la cruz de Jesucristo."

Amado, cuando Usted se arrodilla ante la cruz, no oirá una palabra fácil y suave, por lo menos no al principio. A pesar de que la cruz es la única puerta a la vida, usted va a oír hablar de la muerte: la muerte a todo pecado.

En la cruz, Usted se enfrenta a la crisis de su vida y eso es lo que falta en tantas iglesias. La predicación de la cruz trae consigo una crisis de pecado, de la voluntad propia. Se le hablará con amorosas, pero firmes, palabras acerca de las consecuencias de continuar en su pecado: "negarse a sí mismo abrazar la muerte de la cruz: ¡Sígueme..!"

"Y él dijo a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame" (Lucas 9:23).