martes, 10 de julio de 2012

EL SEÑOR ESTA CERCA

Dios está más preparado para guardar Sus promesas para con usted que el diablo para arruinarlo. Inclusive, no importa cuánto el enemigo se le aproxime, el Señor está aún más cerca.

“Se acercaron a la maldad los que me persiguen; se alejaron de tu Ley. Cercano estás tú...” (Salmo 119:150-151). En otras palabras, David dijo, “Dios, si mis enemigos están acercándose para destruirme, Tú estás aún más cerca en mi tiempo de necesidad. “

En este versículo, la palabra hebrea para cerca se refiere a “defensa.” Esto significa, “Yo estoy cerca de tí para defenderte.” Dios dice que Él está cerca para defender al humilde y quebrantado:
  • “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad y cuyo nombre es el Santo: «Yo habito en la altura y la santidad, pero habito también con el quebrantado y humilde de espíritu, para reavivar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los quebrantados. (Isaías 57:15). 
  • “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón y salva a los contritos de espíritu.” (Salmo 34:18). 

¿Es usted un hijo de Dios? ¿Vive el Señor Jesús en usted? Dios dice que Él está cerca de su angustia. He aquí Su promesa para usted:
“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, Jacob, y Formador tuyo, Israel: «No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás ni la llama arderá en ti. Porque yo, Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador... Porque a mis ojos eres de gran estima, eres honorable y yo te he amado; daré, pues, hombres a cambio de ti y naciones a cambio de tu vida. No temas, porque yo estoy contigo.” (Isaías 43:1-5).

David vió a Dios sosteniéndolo, “...me tomaste de la mano derecha” (Salmo 73:23). Él dijo, “Dios no solamente está cerca de mí, Él está caminando conmigo, agarrado de mi mano, en todo este desastre. Deja que todos los enemigos vengan hacia mí.¡Yo tengo mi mano agarrada a la de mi Padre! David dijo que Dios le había hablado, dado consejo y guianza:“Me has guiado según tu consejo,” (versículo 24).