sábado, 18 de febrero de 2017

UNA VISIÓN DE LOS HIJOS - Nicky Cruz

En los últimos años, Dios me ha dado una visión del futuro. Él me ha mostrado un tiempo en que el Espíritu Santo se moverá en la quietud de la noche y despertará a nuestros hijos como nunca antes. Serán como el joven Samuel en la Biblia que corrió al sacerdote Elí porque no sabía quién era la voz que le hablaba en la noche (Ver 1 Samuel 3). He visto cómo estos niños correrán asustados a la habitación de sus padres por la noche, sin darse cuenta de que Dios mismo les está hablando.
Dios está llamando a nuestros hijos a marcar la diferencia. Él sabe que muchos de sus padres no han entregado completamente sus vidas, su tiempo y su energía - sus manos, sus pies, sus mentes y sus corazones - a su control, así que está llamando a los niños de nuestro tiempo para llenar el vacío.
Mi mensaje a los padres de estos preciosos hijos es este: ¡No los detengan! Dios mismo los está llamando. Es su fuego y su Espíritu Santo preparando el camino para la mayor transformación haya tenido lugar en el mundo hasta ahora.
Tantos jóvenes están inquietos, cansados de ir a la iglesia donde todo es la misma rutina. Quieren ver al Espíritu Santo en acción. ¡Quieren experimentar todo acerca de Jesús ahora!
“Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones” (Hechos 2:17).

Nicky Cruz, evangelista internacionalmente conocido y prolífico autor, se volvió a Jesucristo de una vida de violencia y crimen después de encontrarse con David Wilkerson en la ciudad de Nueva York en 1958 La historia de su dramática conversión fue contada por primera vez en el libro “La Cruz y el Puñal” escrito por David Wilkerson y más tarde en su propio best seller “Corre, Nicky, Corre”.