jueves, 2 de febrero de 2017

DIRECCIÓN CLARA

Muchos cristianos no escuchan a Dios. ¡Ellos acuden a Él para hablar! No obstante, las Escrituras revelan que toda persona que haya sido alguna vez usada por Dios aprendió a permanecer en Su presencia hasta escuchar de Él.
Las Escrituras dejan claro que el Señor quiere hablarle a cada uno de nosotros: “Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda” (Isaías 30:21).
Mientras una niña pequeña con leucemia se acercaba a la muerte, luchaba con la idea de morir. Sin embargo, una mañana, cuando su mamá entró a su habitación, la niña estaba reluciente y feliz.
“¿Qué te pasó?”, preguntó su mamá.
“Un ángel vino a mí y me dijo que me iría de viaje”, respondió la niña. “Y luego Dios vino y tomó mi mano y caminó conmigo por un hermoso jardín. Él me dijo que mañana yo iría allá para estar con Él”.
Dios le habló a esta pequeña niña ¡y quitó de ella todo temor de su corazón! Al día siguiente, cuando ella partió con Él, la niña estaba en completa paz.
Dime, cuando tú tienes intimidad con Jesús, ¿recibes una instrucción tan clara de parte de
Él? ¿Te dice Él qué hacer, cuándo, dónde y cómo hacerlo? Algunos cristianos no creen que Dios haga esto, pero Jesús dice: “Mis ovejas oyen mi voz…y me siguen” (Juan 10:27).
La única salida de tu prueba es encerrándote con Jesús y clamar: “Señor, Tú eres el único en toda esta tierra que puede ayudarme. No iré a ningún lado hasta que te oiga hablando a mi corazón”.
El tipo de oración que le agrada a Dios, detiene todo, toda actividad, hasta que Su voz sea oída. Tú le oirás hablar claramente a tu corazón cosas como: “Debes hacer lo correcto con esta persona” o “¡No estés tan apurado! Pasa tiempo en Mi presencia y confía en Mí”.
Si tú le buscas y esperas, ¡Él te dará instrucciones claras!