jueves, 22 de diciembre de 2016

LA LUZ DE SU MISERICORDIA

“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18).
Si Jesucristo es tu Señor, Él ha ordenado que la luz de Su misericordia resplandezca en tu alma.
Esta gloria de Cristo, esta tierna misericordia que alumbra en nuestros corazones mientras oramos y escudriñamos Su Palabra, nos cambia “de gloria en gloria” a la imagen de Cristo. Y la revelación de amor, compasión y cuidado que recibimos de Él debe resplandecer desde nosotros hacia los demás.
Esta revelación incrementa diariamente dentro nuestro “por el Espíritu del Señor”. En efecto, es el Espíritu Santo quien nos conduce a la gloria de Cristo. El Espíritu alumbra en nuestras vidas y nos cambia a a través de toda circunstancia. Finalmente, Él nos muestra cómo alumbrar Su misericordia y cuidado a otras personas en necesidad.
Yo te pregunto: ¿Qué están haciéndote a ti y en ti tus circunstancias presentes?¿Hay una dulzura de Cristo alumbrando a través de ti?¿Le pides al Espíritu Santo que te dé ojos para ver los dolores y necesidades de otros? Ese es el cambio que Pablo dice que toma lugar en nosotros por el Espíritu de Dios.
Sólo los que están en reposo en la voluntad perfecta de Dios, pueden confiar que “todas las cosas obran para bien” en la peor de las circunstancias. Así que, amado santo, levanta tu cabeza y testifícate a ti mismo, al cielo y a tus circunstancias: “Estoy viviendo en la voluntad perfecta de Dios, pase lo que pase”.