sábado, 3 de diciembre de 2016

ARREGLANDO LAS COSAS CON DIOS - Carter Conlon

Hoy te suplico -como pastor, como padre, como hermano- que te acerques a Dios. A veces me siento como Noé, parado afuera de un lugar de total seguridad mientras la gente pasa indiferente. En los días de Noé, muchos de los que lo escuchaban podrían incluso haber estado de acuerdo con él, pero aún así se negaron a apartarse de sus propios caminos y seguir a Dios. Sin embargo, tú y yo debemos darnos cuenta de que no seremos capaces de permanecer firmes en los días que vienen si no nos comprometemos plenamente a obedecer al Señor. Como dice la Escritura:
"Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan" (Hechos 17:30).
En otras palabras, el Señor nos manda tener un cambio de corazón; a estar de acuerdo con él y apartarse de lo que está mal.
ESCUCHA LA VOZ DE DIOS
Últimamente, he estado orando: "Señor Jesús, ayúdame a ver si hay algo en mi vida que pueda desviarme y, si es así, dame la gracia para dejar aquello". A lo largo de mi vida, Dios ha puesto su dedo en actitudes que yo aceptaba y que pensaba que eran aceptables, pero que en realidad estaban por debajo del estándar de Dios. Algunas prácticas eran obvias, otras no. Pero creo que la única cosa que me ha mantenido hasta este punto de mi vida es que mi corazón ha estado abierto para que el Señor me hable y me reprenda si es necesario.
Así que te pregunto otra vez; ¿Puede Dios hablar contigo? ¿Puede Dios ir a ese asunto del corazón, a esa práctica en tu vida, a ese sentido de justicia propia? ¿O rechazarás su consejo y terminarás bloqueando su poder?
ELIGE A HUMILLARTE A TI MISMO
Si continuamente eliges ir a él en humildad de corazón y con la voluntad de estar de acuerdo con su Palabra, Dios derribará las montañas y elevará los valles. ¡Él creará un camino claro entre tu y él, y encontrarás que él promete no sólo guardarte sino también darte poder, gozo y victoria en los días venideros.

Carter Conlon se unió al equipo pastoral de la Iglesia Times Square en 1994, por invitación del pastor fundador David Wilkerson, y fue nombrado para el cargo de Pastor Principal en 2001.