sábado, 14 de marzo de 2015

ORACIÓN DE AVIVAMIENTO by Jim Cymbala

Los avivamientos nunca han sido dominados por la predicación elocuente o brillante. Si uno hubiera cronometrado el tiempo de las reuniones, habría descubierto que se dedicaban muchos más minutos a la oración, al llanto y al arrepentimiento, que a las predicaciones. En el “avivamiento de oración” de 1857-59 prácticamente no se predicaba. Sin embargo, parece ser que se produjo la cosecha más grande de cualquier despertar espiritual de la historia Norteamericana: se estima que hubo aproximadamente un millón de convertidos a lo ancho de los Estados Unidos, de una población nacional que en esa época solo llegaba a los treinta millones. Esa proporción equivaldría a que unos nueve millones de estadounidenses hoy en día cayeran de rodillas en arrepentimiento.

¿Cómo sucedió esto? Un callado hombre de negocios llamado Jeremiah Lanphier empezó una reunión de oración los días miércoles al mediodía en una iglesia holandesa reformada aquí en la ciudad de Nueva York, a menos de medio kilómetro de Wall Street. La primera semana se presentaron seis personas. La semana siguiente asistieron veinte. La semana siguiente, cuarenta…y decidieron hacer reuniones diarias en lugar de semanales.

“No había fanatismo, ni histeria, solo un increíble movimiento de personas hacia la oración”, informa J. Edwin Orr. “En los servicios no se predicaba, en lugar de eso, cualquiera tenia la libertad de orar”.

Durante la cuarta semana, ocurrió el pánico financiero de 1857; se produjo la caída de la bolsa de valores y quebraron los primeros bancos. (Al cabo de un mes, más de 1400 bancos habían quebrado). La gente comenzó a invocar a Dios con mayor seriedad que nunca. La iglesia de Lanphier comenzó a hacer tres reuniones de oración al mediodía, en tres cuartos diferentes. La Iglesia Metodista de John Street, a pocos pasos al este de Broadway, también se llenó de gente. En poco tiempo, el Teatro Burton en la calle Chambers estaba repleto con tres mil personas cada mediodía.

El mismo escenario pronto se replicó en Boston, New Haven, Filadelfia, Washington y en el Sur de los Estados Unidos. Al llegar la siguiente primavera dos mil habitantes de Chicago se reunían cada día en el Teatro Metropolitano para orar. Un joven de 21 años, recién llegado a la ciudad, sintió su primer llamado a la obra cristiana en esas reuniones. Le escribió a su madre para decirle que iba a comenzar una clase de escuela dominical. ¿Su nombre? ¡Dwight L. Moody!

¿Alguno piensa que en los Estados Unidos de la actualidad hacen falta predicadores, libros, traducciones de la Biblia, y prolijas declaraciones doctrinales? Lo que falta en realidad es el fervor para invocar al Señor hasta que abra los cielos y se muestre en poder.

__________

Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson, y un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes patrocinadas por World Challenge en todo el mundo.