martes, 12 de julio de 2011

EL ESPÍRITU SANTO ESTA AQUÍ

En la iglesia de Times Square, cantamos una canción acompañada con aplausos que dice así:

Envíalo, Señor, envíalo

Señor, permite que el Espíritu Santo sea derramado.

Lo necesitamos, Señor, envíalo.

La verdad es que el Espíritu Santo ya está aquí. Bajó del cielo en el día de Pentecostés y nunca se ha marchado.

Jesús prometió: "Y yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador, para que esté con ustedes para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce: mas vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros "(Juan 14:16-17).
Considere la frase que Jesús emplea aquí: "Pero vosotros le conocéis." Cuando leí estas palabras, no podía quitármelas de encima. Me di cuenta que realmente no sabemos mucho acerca del Espíritu Santo.

La iglesia habla mucho acerca del Espíritu Santo. Hablamos de ser llenos del Espíritu, de vivir y caminar en el Espíritu, de tener los dones del Espíritu, de recibir el consuelo del Espíritu. Sin embargo, es posible conocer todas las doctrinas del Espíritu Santo y todavía no conocerle a Él. Si yo le preguntara, "¿Ha recibido al Espíritu Santo?" ¿Cómo contestaría usted? Algunos podrían decir: "He recibido al Espíritu cuando Jesús me salvó. Fue el Espíritu Santo quien me llevó al Reino de Cristo." Otros responderían: "Sí, he recibido el Espíritu, porque hablé en lenguas cuando entró en mi vida. Yo oro en el Espíritu y las lenguas son una evidencia de que yo lo he recibido."

Sin embargo, recibir el Espíritu Santo es más que una experiencia que se da una sola vez. La palabra "recibir" significa "echar mano de lo que es dado." En resumen, recibirle es un deseo por expandir la capacidad de obtener un mayor conocimiento de quién es el Espíritu Santo y lo que es su ministerio. De hecho, el Espíritu Santo no es recibido por alguien hasta que esta persona le permite tomar el control total de su templo.

Pablo preguntó a los Gálatas, “¿Cómo recibieron al Espíritu? ¿No lo recibieron por fe?” Luego declara: "Ustedes afirman en fe que aquello que saben del Espíritu lo recibieron por fe. Entonces, ¿han tenido ustedes una continua ‘ministración del Espíritu’ por fe? ¿Están ejerciendo fe para ir más profundo en el Espíritu?"