miércoles, 17 de junio de 2009

PAZ Y AMOR PARA USTED DE NUESTRO BENDITO SEÑOR

Mientras yo estaba en oración, el Espíritu Santo me guió al Salmo 20:1-2:

“Jehová te oiga en el día de conflicto; el nombre del Dios de Jacob te defienda. Te envíe ayuda desde el santuario, y desde Sion te sostenga” (mis cursivas).

ESTA PALABRA ES PARA USTED. Exactamente, ¿cuál es el problema que está enfrentando? ¿Está alguien en su familia enfermo o enfrentando una prueba grande? ¿Es su necesidad financiera? ¿O el problema está dentro de usted – alguna lucha interior con el pecado o con usted mismo?

No importa lo que esté enfrentando, no importa cuán serio es el problema, el Señor escucha el clamor de sus hijos “en el día de conflicto.”

¿Parece que no hay a quien acudir? “El nombre del Dios de Jacob te defienda” El Señor no es su adversario – él es su amigo, su gran defensor. Confíe en que el nombre y el poder de Dios lo librarán.

Si usted sólo tuviese ésta promesa, sería suficiente: El Señor “te envíe ayuda desde el santuario [el lugar de oración y de adoración].” En sólo dos versos él ha prometido escucharlo… defenderlo… ayudarlo… fortalecerlo. ¡Cuán maravilloso – créalo!