miércoles, 12 de abril de 2017

SOLDADOS ESPIRITUALES DE DIOS

En cada época, Dios ha colocado intercesores en los frentes de batallas, para enfrentar los principados y potestades de Satanás. Hoy, estos soldados espirituales pueden ser hallados en cada nación; y hay una razón por la que se los conoce como “guerreros de oración”. Muchos de los que escriben a nuestro ministerio, describen la lucha espiritual intensa en sus propias vidas.
Un intercesor de 91 años de edad escribió lo siguiente: “Me siento agotado, habiendo servido [al Señor por tanto tiempo] y con todo lo que he tenido que soportar. Mi cuerpo está débil después de tantos años de sufrimiento, pero todavía tengo todas las cargas y problemas de otros, constantemente delante de mí…Desde que tenía 4 años de edad, he amado y he orado por otros. He sido un intercesor todos estos años. Yo recupero el terreno que Satanás trata de arrebatarme orando en el Espíritu y recibo nuevas fuerzas”.
Por toda una vida, este santo ha tomado muy en serio la exhortación de Judas: “Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios (Judas 20-21). El mensaje para aquellos en la lucha espiritual es claro: “Edifíquense en la fe. Manténganse en el amor de Dios”. Nota que Judas califica sus palabras con la amonestación de orar en el Espíritu Santo.
Es absolutamente imposible edificar nuestra fe a través de habilidades o esfuerzo humano. Sin el Espíritu Santo, no somos capaces de mantenernos en el conocimiento y seguridad del amor que Dios tiene por nosotros. ¡Nosotros solos no podemos ser adversarios para los poderes de las tinieblas! No podemos ni siquiera tomar el escudo de la fe para apagar los dardos ardientes del infierno, con tan sólo decidir hacerlo, en nuestras mentes. Necesitamos que el Espíritu de Dios nos dé poder en todas las cosas.