sábado, 21 de enero de 2017

MI MENSAJE MÁS IMPORTANTE - Nicky Cruz

Mi primer libro, Corre Nicky Corre, es la historia de cómo Dios me salvó de una vida de odio y violencia en las pandillas callejeras de Nueva York. El libro continúa vendiéndose bien, ministrando consistentemente a los más indefensos y heridos en nuestra sociedad.
Después de Corre Nicky Corre escribí otros libros tratando de exponer la ira, la violencia y la desesperanza de la vida en la ciudad. Cada uno ofreció soluciones concretas para resolver estos problemas, y el Señor ha bendecido esos esfuerzos con su gracia. Hemos podido llegar a millones con nuestro mensaje de esperanza.
En los últimos meses, Dios ha plantado en mi corazón un nuevo mensaje de esperanza, así como una carga profunda por compartirlo. Este mensaje es acerca de la libertad y la abundancia espiritual; acerca de vivir una vida en completa comunión con Jesús; acerca de romper nuestras limitaciones terrenales y hacer un impacto poderoso en el mundo que nos rodea. Se trata de que tú y yo finalmente encontremos nuestro lugar dentro del magnífico reino de Dios en la tierra. Se trata de ver a la gente de la manera en que Dios la ve. Y sobre todo, se trata de aprender de una vez por todas a abrazar la fuerza sobrenatural del Espíritu Santo y permitirle liberar Su sabiduría y poder dentro de nosotros. Qué transformación experimentaremos a medida que descubrimos y abrazamos el poder incomparable e inconfundible de Dios en nuestras vidas.
“Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).
El mundo de hoy ya no acepta un sistema de creencias arraigado en la tradición y la complacencia -hacer iglesia como siempre lo hemos hecho. O la próxima generación verá el poder de Dios trabajando en sus vidas de forma real y tangible; o nuestro mensaje será inútil y no tendrán ningún interés en seguir a nuestro Salvador. Ellos necesitan ver una consistencia entre nuestra vida y nuestra fe. Si no lo hacen, nos rechazarán, tanto a nosotros como a nuestro Señor.

Nicky Cruz, evangelista internacionalmente conocido y prolífico autor, se volvió a Jesucristo de una vida de violencia y crimen después de encontrarse con David Wilkerson en la ciudad de Nueva York en 1958 La historia de su dramática conversión fue contada por primera vez en el libro “La Cruz y el Puñal” escrito por David Wilkerson y más tarde en su propio best seller “Corre, Nicky, Corre”.