martes, 20 de octubre de 2015

EL VERDADERO EVANGELIO

¿Cuál es el verdadero evangelio de Jesucristo?

El Señor le dijo a Pedro: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame” (Mateo 16:24).

Claramente, pertenecer a la iglesia de Jesús significa más que solamente creer en Él. Muchos cristianos hoy en día simplemente “Dan su voto por Jesús.” Su actitud es: “Yo voté por Cristo. Eso me hace miembro de su partido.” Pero una vez que dan su voto, se alejan y se olvidan de Su Señorío sobre sus vidas.

Jesús dice que pertenecer a Su iglesia significa comprometerse a seguirle; y eso conlleva una vida de negación propia y tomar una cruz. “y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.” (Mateo 10:38).

Nuestro Señor deja en claro que: “Si estas en Mi iglesia, entonces prepárate para sufrir y ser perseguido por tu fe en Mi. Prepárate para negarte a alcanzar toda fama, aceptación y búsqueda de placer mundano”.

El hecho es que la iglesia de Cristo nunca ha sido aprobada o aceptada por el mundo; y nunca lo será. Si vives para Jesús, no tendrás que separarte de la compañía de los demás; ellos lo harán por ti. Todo lo que tienes que hacer es vivir para Él y de pronto te encontraras censurado, rechazado, te llamaran malo: “los hombres os aborrezcan, …os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre” (Lucas 6:22). Sin embargo, Jesús añade, este es el camino que lleva a la verdadera satisfacción. “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará” (Mateo 16:25). En otras palabras: “La única forma que encontraras significado en la vida es dejándolo todo por Mi, entonces encontraras verdadero gozo, paz y satisfacción.” Cristo nos dice: “Mi iglesia no tiene mancha ni arruga. Así, que cuando vienes a mí, debes estar dispuesto a rendir todos tus pecados. Debes rendirlo todo a mí, morir completamente al yo, a toda ambición impía y al ego. Por fe, serás enterrado conmigo; pero yo te levantare a una vida nueva.”