sábado, 20 de diciembre de 2014

SEMILLAS DE PERDÓN by Nicky Cruz

Me gustaría que pudieras experimentar el milagro que nuestra familia ha experimentado. Me gustaría que pudieras sentir la diferencia entre la forma en que vivimos ahora y cómo vivíamos durante los días de mi juventud. Hoy en día amo a mis hermanos y hermana con pasión. No hay nada que me guste hacer más que sentarme con mi familia y reír y hablar y llorar con ellos.

Las veces que me toca viajar a Puerto Rico de visita son algunos de mis recuerdos más preciados. Cuando vuelvo a casa ya no soy Nicky Cruz el evangelista o expositor, soy sólo un hermano, uno más de la familia, y eso me encanta. De hecho, dos de mis hermanos pastorean iglesias en Puerto Rico, y nunca me han pedido que hable en sus congregaciones. Saben que cuando llego a casa voy a juntarme con ellos.

Tengo tantos recuerdos de quedarme hasta tarde con mi familia, comiendo, riendo, bromeando, orando y llorando juntos. A veces nos quedamos hasta la una de la mañana contando historias, haciendo bromas, disfrutando la alegría que todos compartimos. ¡Es como una gran fiesta!

Pero no solía ser así con nosotros. No siempre estábamos tan felices, despreocupados y amorosos. ¡Cuando Jesús llego a nuestras vidas, trajo consigo una explosión de amor! Abrió las puertas de la misericordia y el perdón. En mi familia hay mucho dolor en nuestro pasado, sin embargo, ni uno de nosotros alberga resentimientos. Nadie guarda rencor. No tenemos nada más que amor en nuestros corazones. No pasamos tiempo lamentándonos, sino que nos regocijamos en el Jesús que conocemos hoy en día, y en el futuro que trae para todos nosotros.

Me rompe el corazón ver familias que se aferran al pasado. Hermanos y hermanas que se aferran a la amargura y el resentimiento de los días pasados. Esposos y esposas que han sido heridos por palabras o acciones, que permiten que la herida supure, crezca, y los corroa como un cáncer.

Jesús puede hacer por el corazón del hombre lo que nadie más puede hacer. Puede lograr un cambio que nadie podría imaginar. Cuando Él viene a vivir en tu corazón, hace más que perdonarte, Él va dejando semillas de perdón, semillas sobrenaturales que no sólo borran el pecado, sino que borran el dolor que el pecado había traído.

Nunca podría agradecer lo suficiente a Jesús por lo que ha hecho en nuestra familia. Por el perdón, la misericordia y la gracia que Él ha traído, al unirnos de nuevo.
Y Él puede hacer lo mismo por cualquier persona.

__________ 

Nicky Cruz, evangelista internacionalmente conocido y prolífico autor, se volvió a Jesucristo de una vida de violencia y crimen después de encontrarse con David Wilkerson en la ciudad de Nueva York en 1958 La historia de su dramática conversión fue contada por primera vez en el libro “La Cruz y el Puñal” escrito por David Wilkerson y más tarde en su propio best seller “Corre, Nicky, Corre”.