martes, 31 de enero de 2012

¿CONTINUAREMOS EN PECADO?

Cuando Pablo enseñó la verdad de la justificación por la fe esto sacudió a la iglesia. Fue una noticia increíble en ese momento. De hecho, algunos teólogos respondieron: "Si soy perdonado, si Dios es tan misericordioso que me perdona gratuitamente solo por la fe, ¡déjame pecar aún más, para que Dios pueda disfrutar de darme más gracia!" Los teólogos no entendieron el Evangelio.

Debido a la cruz, Dios considera todo lo relacionado con nuestro viejo hombre en la carne eliminado. Pablo preguntó: "¿Continuaremos en pecado para que abunde la gracia?" (Romanos 6:1) y con rapidez continúa: "¡Por supuesto que no!" Yo creo que Pablo estaba diciendo, "¿Por qué podría un cristiano, después de haber sido liberado de tal muerte, volver atrás y revivir el cadáver? ¿Por qué volver a una vida de pecado, cuando Dios quiere quitar toda la culpa y la condenación y darle seguridad y paz? Ahora, debido a la cruz, puede servir al Señor con gozo y alegría y obedecerle en una nueva obligación llamada amor."

"Entonces", Usted se pregunta, "¿simplemente tomados por fe la justicia de Jesús?" ¡Sí, por supuesto! Eso es de lo que la vida cristiana se trata: descansar por fe en lo que Jesús hizo.

Nuestro viejo hombre ha muerto, y el nuevo hombre es Jesús. Cuando ponemos nuestra fe en Él, Dios nos acepta totalmente. Nos considera justos, escondidos en el regazo de su amado Hijo. Así que cada vez que peque o falle, corra rápidamente a su abogado, su Defensor; confiese sus faltas a Él y descanse en su justicia.

Usted puede preguntar: "¿No tienen las buenas obras cabida en esta doctrina?" Por supuesto que sí, pero con esta condición: Las buenas obras no pueden salvar, justificar o hacerle justo ni aceptable delante de Dios. ¡Lo único que salva es la fe en lo que Jesús hizo!
¿Qué hizo Jesús? Él lo salvó, lo perdonó y aceptó. Dios lo ve ahora solamente en Jesucristo y por eso tenemos que llegar a nuestro Salvador, cada vez que caemos. La sangre que nos perdonó y limpió la primera vez que vino a Jesús, es la misma sangre continúa manteniéndonos limpios hasta que Él vuelva.

Junto con esta seguridad viene una obligación mayor de hacer todas nuestras obras en su fuerza y poder en lugar de tratar de hacerlo por nuestra cuenta. "Si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis" (Romanos 8:13).

lunes, 30 de enero de 2012

SALVOS SOLO POR FE

Cuando recién llegamos a la fe en Cristo, confiamos en que nuestros pecados fueron perdonados. Creímos que fuimos aceptados, que podíamos dejar toda culpa y miedo y decir: "Soy salvo por la fe en lo que Jesús hizo por mí en la cruz."

Luego, a medida que avanzábamos en nuestro caminar con Jesús, cometimos nuevos actos de desobediencia, fuimos aplastados por nuestros pecados y rápidamente perdimos la visión de la cruz. Tratamos de trabajar por nuestra propia justicia para volver a ganar el favor de Dios, tratamos duro, pero la vida se convirtió en una pesadilla, un circulo sin fin de pecado y confesión - pecado y confesión.

A veces actuamos como si tratando duro por nuestra propia cuenta podríamos ser salvos. Pensamos que si pudiéramos reformar la carne por nosotros mismos, Dios se complacería. Pronto estamos trabajando constantemente en nuestro viejo hombre, dándole forma para un caminar cristiano victorioso.

Algunos cristianos pueden decir: "He pagado un alto precio por la victoria que he conseguido. Pasé por mucho dolor y sufrimiento. Yo ayunaba, oraba, y con éxito doblegué todas mis pasiones y deseos pecaminosos. ¿Todo mi esfuerzo por obedecer no vale nada para Dios? ¿Considera Él todo mi justicia, todo mi trabajo como trapos de inmundicia? "¡Sí! Es todo en la carne y nada de eso permanecerá delante de Él. ¡Sólo hay una justicia y es la justicia de Jesucristo!

"Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios" (Romanos 10:3).

La única manera de conseguir la buena gracia de Dios es admitir la verdad: "No hay ninguna cosa buena en mi carne, nada hay en mis buenas obras para merecer mi salvación. No puedo llegar a ser justo a través de ninguna cosa que haga en mi propia fuerza. Mi justicia esta solamente en Cristo", dice Pablo del don de la justicia: "…mucho más reinarán en vida por medio de un Hombre, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia." (Romanos 5:17)

domingo, 29 de enero de 2012

LA HERENCIA

Pablo nos da una lista de aquellos que no heredarán el Reino de Dios:

"Ni los fornicarios, ni los idólatras, no los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" (1 Corintios 6:9-10).

Pero luego, el apóstol añade: "Y esto erais algunos de vosotros, pero ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios." (Versículo 11).

¿Cómo estas personas que fueron salvadas de tan horribles pecados llegaron a ser justas delante de Dios? ¿Qué hicieron para no ser más malvados sino más bien, aceptados por Dios?

En primer lugar, Dios no hace acepción de personas; no es en absoluto impresionado por el título de una persona o sus honores en la tierra, ya sea un rey, una reina, un presidente o un primer ministro. Y en segundo lugar, Dios no es cautivado por ninguna bondad en nosotros: Largas oraciones, el ayuno, el diezmo, los estudios bíblicos, las buenas obras, nada de eso nos hace justos o aceptable delante de Dios. Incluso nuestra "bondad" en la carne: buen carácter, palabras, pensamientos y actos son un hedor a Su nariz si se utiliza como un alegato en favor de nuestra propia justicia.

Cuando Jesús fue a la cruz, Él crucificó nuestro "hombre viejo" de la carne. Sólo queda un hombre, uno sólo con quien Dios quiere tratar: su Hijo. Cuando Jesús terminó su obra en la tierra y se sentó a la diestra del Padre, Dios dijo: "A partir de ahora solo reconozco un hombre, el único hombre justo. Cualquier persona que viene a mí, debe venir a través de Él: a través de Mi Hijo. Todos los que quieran ser justos deben aceptar su justicia, ¡y ninguna otra!"

Somos aceptados en los ojos de Dios por la fe en Cristo y su obra: "nos hizo aceptos en el Amado" (Efesios 1:6).

¿Puede ver ahora lo importante que es permanecer en Jesús y venir a Él rápidamente cada vez que falla? Tiene que aprender a correr hacia Él, clamando, "¡Jesús, te he fallado! no puedo resolver esto. No importa lo que haga, nunca podré ser reconocido ante el Padre ¡a menos que vaya hacia Él en ti!"

jueves, 26 de enero de 2012

ENCONTRANDO SU DESCANSO

"y hallarán descanso para su alma; porque mi yugo es fácil, y mi carga es liviana."(Mateo 11:29-30).

Sólo conozco una manera de entrar en el descanso del que Jesús está hablando. Si la comprende y se apropia de esta verdad, le llevará a la paz más gloriosa posible en este lado del cielo y terminarán todos los sentimientos de inseguridad.

Esta verdad fundamental sobre la cual todos las demás se construyen es la doctrina de la justificación por la fe. Es la doctrina que usted debe entender si tiene la esperanza de entrar en el descanso que Jesús ofrece.

Sólo puedo referirme a los aspectos más destacados de la magnífica verdad de ser justificados por la fe. Sin embargo, creo que Dios quiere guiar a su iglesia aun más hacia esta divina verdad para darnos la fuerza fundamental que nos mantenga en los próximos días.

Lamentablemente, cuando se menciona el tema de la doctrina, muchos cristianos hacen un gesto de desaprobación. Ellos dicen: "No quiero escuchar todas esas cosas profundas y pesadas. ¡Sólo denme a Jesús!" Sin embargo, lo que realmente quieren decir es:" No quiero disciplinarme a mí mismo o pasar tiempo aprendiendo lo que Jesús hizo en la cruz."

Demasiados cristianos llegan a involucrarse emocionalmente con la cruz, pero nunca la estudian. He oído a muchos predicadores entregar emocionales llamados acerca de Jesús y la cruz, los latigazos, la corona de espinas sobre su cabeza, los clavos atravesando sus manos. La predicación de la cruz es eso, pero mucho más, se trata de la victoria de la cruz y lo que hizo Jesús para toda la humanidad.

Para los que desean "aprender de Él", los que quieren entender el trabajo maravilloso de Jesús en el Calvario, voy a tratar de explicar este concepto de la justificación por la fe.

Hay dos cosas que están involucrados en nuestra justificación por la cruz de Jesucristo:

  • En primer lugar, tenemos el perdón de todos nuestros pecados. Cuando Jesús fue a la cruz, Su sangre nos perdonó de toda culpa.
  • En segundo lugar, somos aceptados por Dios como justos en Cristo, por la fe. Esto significa que Dios nos acepta por los méritos de lo que hizo Jesús en la cruz y no por nuestras obras o buenas acciones.

"¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica" (Romanos 8:33).

miércoles, 25 de enero de 2012

COMO CONVERTIRSE EN UN JUDÍO, UN CRISTIANO O UN COMUNISTA

"Pues es Judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Dios."(Romanos 2:29).

No todos los hombres nacen siendo Judíos.
No es un Judío quien sólo lo es en lo externo.
No es un Judío que niega al espíritu,
La tradición, el llamado de un Judío;
Sin embargo, es un Judío quien lo es interiormente
Por la fe, convirtiéndose en su corazón.
Este es el camino de toda la vida.
Un cristiano es alguien que recibe el espíritu de Cristo,
Por la fe, convirtiéndose de corazón.
Un comunista no tiene que llevar una tarjeta
Para serlo.
Puede negarle al mundo que es comunista,
Sin embargo, si por dentro abraza el espíritu,
La tradición, la vocación, de un comunista
Él es en lo interior.
Lo que un hombre es no puede determinarse
Por las palabras y las alabanzas de los hombres,
Sino por lo que Dios ve en el corazón.
Como un hombre piensa en su corazón,
¡Así es él!

martes, 24 de enero de 2012

JUSTIFICADO DELANTE DE DIOS

Imagínese parado delante del trono de Dios sin excusa ni coartada. Satanás, su adversario legal, se encuentra leyendo una lista de cargos en contra suya, con tiempos, lugares, y vegonzosos detalles. Él le hace acusaciones sobre su orgullo, falta de oración, avaricia, infidelidad. Ante todo esto, su corazón lo golpea pues tiene que admitir, “Sí, ese soy yo. Yo hice todo esto.”

Lo anterior parece desesperanzador. Usted sabe que los ojos de Dios son demasiado santos como para mirar su pecado y que la justicia de Dios demanda que usted pague por sus crímenes en contra de su santidad. Usted sabe que no cuenta con tal capacidad.

Pero de repente, viene a usted su Abogado, su Defensor. Él muestra sus manos perforadas y usted sabe que algo está por suceder. Él le sonríe y le susurra, “No tengas miedo; ninguno de estos cargos procederán. Tú vas a salir de esta corte libre y completamente perdonado. Cuando yo termine, ¡tu acusador no tendrá ningún cargo levantado en contra tuya!”

Lo mejor de todo es que su Abogado le dice a usted que Él lo ha adoptado como su hermano. Posteriormente, su Abogado le dice que Él es el Hijo del Juez, y por tanto, ¡usted ahora también pertenece a la familia del Juez!

Sin embargo, aún existe un asunto de justicia por abordar. ¿Qué pasará con los cargos en su contra? Usted escucha con maravilla la apelación de su Defensor sobre su caso:

"Juez, Usted sabe que he cumplido con la ley al vivir una vida sin pecado. Tomé el lugar de esta persona y adopté el castigo por sus crímenes. A través de estas manos y torso perforados, sangre fue deramada para que fueran perdonadas todas sus transgresiones. Todos estos cargos fueron puestos en mi espalda y yo pagué el castigo por cada uno de ellos.”

Su Abogado mira a su acusador y dice, “Satanás, no tienes ningún fundamento para acusar a mi hijo. Cada uno de sus pecados fueron depositados en mí y yo he perdonado por completo cada uno de ellos. Él no es culpable porque su fe en la victoria de mi sacrificio le da completo perdón. ¡No tienes ningún caso que presentar!”

Mientras el diablo sale de la corte de Dios, usted puede escuchar al Señor clamar: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.” (Romanos 8:33).

lunes, 23 de enero de 2012

APRENDED DE MI

Jesús dijo, “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí...” (Mateo 11:28-29, RV1995). Aquí Cristo nos dice de manera directa: “¡No intentes caminar conmigo hasta que tu alma se encuentre en reposo!”

Si usted no cuenta con la maravillosa certeza de lo que la Palabra de Dios dice que Jesús hizo por usted, entonces Su yugo no será fácil o ligero. Por el contrario, usted pasará tiempo luchando en su carne para agradar a Dios. Usted irá de caliente a frío, viviendo con culpa y vergüenza innecesaria.

Yo creo que la clave de este versículo radica en las palabras, “aprended de mí.” Jesús está hablando aquí de la disciplina que debemos tener sobre aprender quién Él es y lo que Él consiguió en la cruz. Jesús nos está diciendo, “Tú debes tener conocimiento de lo que yo he hecho por tí. De esta manera tu alma entrará en reposo, podrás tomar mi yugo y, posteriormente, ¡aprenderás de mí.!”

Nosotros no queremos este tipo de disciplina. ¡Nosotros preferimos el camino fácil! Somos como niños en la hora del recreo escolar que no quieren regresar al salón de clases.

Tal vez hoy usted dice, “Yo estoy leyendo mi Biblia y orando un poco todos los días. ¡Estoy esforzándome por mejorar!” Todo esto está bien, pero le aseguro que lo que está haciendo no lo sustentará en la tormenta venidera. No es suficiente el intentar esforzadamente, el hacerle promesas a Dios, y el querer hacer las cosas de una mejor manera. Ni tampoco es suficiente decir, “Soy más diligente ahora que antes.” No, ¡todo se basa en la revelación de lo que Jesús hizo por usted en la cruz!”

Algo debe clamar dentro de todos nosotros: “Jesús, tu Palabra dice que yo puedo vivir en total reposo, paz y seguridad. Yo no tengo que luchar en mi carne o ser dominado por culpa y temor. Tú has puesto delante de mí la promesa de una vida en descanso pero no cuento con él. ¡Oh, Señor, yo anhelo con todo mi ser tu reposo! Enséñame a través de tu Espíritu -yo quiero aprender de tí.”

domingo, 22 de enero de 2012

YO TE DARÉ REPOSO

Dios le ha prometido un glorioso reposo a su pueblo, un reposo que incluye paz y seguridad para nuestra alma. El Señor ofreció este maravilloso descanso al pueblo de Israel. Dicho descanso significa una vida abundante de gozo y victoria, sin temor, culpa o condenación. Hasta el tiempo de Jesús, ninguna generación de creyentes caminó completamente en esta bendita promesa. ¿A qué se debe esto? La Biblia deja muy claro que ello es resultado de la incredulidad. “Y vemos que no pudieron entrar a causa de su incredulidad.” (Hebreos 3:19).

Por su incredulidad, el pueblo de Dios - durante el periodo de reyes y profetas de la generación de David- experimentó una vida miserable, llena de dudas, temor y sin paz. En cada generación el reposo fue prometido pero éste fue rehusado -éste nunca fue adquirido ni comprendido.

De ahí que cuando leemos Hebreos 4, encontramos que esta gloriosa vida de fe aún no ha sido reclamada: “Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios” (versículo 9).También leemos que: “...puesto que falta que algunos entren en él. . ." (versículo 6). La Biblia amonesta a los creyentes del día de hoy con la siguiente advertencia: “Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.” (versículo 1). Miles y miles de creyentes sostienen que han sido llenados con el Espíritu de Dios, no obstante pocos han entrado en su promesa de reposo. Muchos son envueltos por vientos y olas doctrinales, conducidos por agitación y culpa, y sin seguridad en lo que Cristo Jesús dijo, “Yo te daré descanso pues mi yugo es fácil y ligera mi carga.” (ver Mateo 11:28-30).

Mi oración es que hoy usted entre en el reposo que Dios tiene para usted. ¡Tómelo por fe y recíbalo pues éste es un regalo gratuito de parte de Dios!

jueves, 19 de enero de 2012

¡UNA FE VIOLENTA!

Génesis nos relata que entre más se multiplicaba la humanidad en la tierra, más violenta ésta llegaba a ser. “La tierra se corrompió delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y vio que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.” (Génesis 6:11-12).

Existe otro tipo de violencia aconteciendo en estos últimos tiempos. Observo a hombres y mujeres de Dios ejerciendo una fe agresiva. Este remanente santo está lleno de Jesús, lo ama con todo su corazón. Estos creyentes ven al diablo malvado atacándolos con todo su poder y saben que aún tienen que enfrentar mucho más del infierno que cualquier otra previa generación.

Jesús dijo: "...el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan." (Mateo 11:12). Este remanente se va a levantar y a decir, “Yo no voy a permitir que el diablo me robe el gozo y la paz. No le permitiré que plante semillas de rencilla, muerte, odio o de violencia en mí. ¡No! Me voy a levantar a través del poder de Jesús y vivir victoriosamente ante toda impureza demónica.”

¡Querido santo, Dios quiere que usted pelee! Si usted se ha sentido culpable de este tipo de violencia, arrepiéntase rápidamente delante del Señor y obedezca su Palabra. Eso es todo lo que Él pide. Permita que Dios ponga en usted un sello santo y una fe que vayan más allá de lo que usted nunca antes haya conocido. Él quiere que usted sea capaz de pararse firme en contra de las huestes malvadas de Satanás.

El único espíritu de violencia que vamos a tener es el de una fe violenta. Ésta será fuerte, santa y vendrá con gran fuerza en contra de las puertas del infierno y las ataduras del enemigo. ¡Y por el poder de Dios, nosotros las derrotaremos todas en el nombre de Jesús!

miércoles, 18 de enero de 2012

NUEVAS CADA MAÑANA

“Que por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias; nuevas son cada mañana. ¡Grande es tu fidelidad!” (Lamentaciones 3:22-23).

Todos estaríamos consumidos
Por nuestra maldad,
Si no fueran por las misericordias de Dios.
Nuevas son cada mañana.
Misericordioso y clemente es Jehová;
lento para la ira y grande en misericordia
Y de gran bondad.
Tierno es su corazón antes aquellos que se arrepienten,
No retuvo para siempre su enojo,
porque se deleita en la misericordia.
Perdonando la iniquidad.
Él no se deleita en la muerte de los malvados,
Sino ofrece misericordia universal
A todo transgresor;
Pero establece que todo aquél que recibe misericordia,
Sea misericordioso.
Bienaventurados los misericordiosos,
porque alcanzarán misericordia.

martes, 17 de enero de 2012

UNA RESERVA DE AGUA VIVA

"Bendito es el hombre que confía en el Señor, Cuya confianza es el Señor. Será como árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces junto a la corriente; no temerá cuando venga el calor, y sus hojas estarán verdes; en año de sequía no se angustiará ni cesará de dar fruto."(Jeremías 17:7-8).

Considere al que confía en Dios en situaciones difíciles: "Bienaventurado el varón que confía en el Señor, y cuya confianza es Jehová" (v. 7).

Este cristiano es "plantado". Él tiene sus raíces, estabilidad, en un depósito de agua viva. Él siempre está "extendiéndose", fructífero y verde con una vida nueva. La Escritura dice: "[Él] no se inquieta [temor] en el año de sequía..." (v. 8). Cuando las cosas se ponen intensas y molestas, ¡no tiene miedo!

Esta persona dice: "Jesús, renuncio a buscar cualquier persona para sacarme de mi prueba. Tú eres mi única esperanza. ¡Pongo mi mirada en ti para sacarme de esto!". El Señor desea esta clase de fe de nuestra parte en los asuntos cotidianos. Usted puede objetar: "Pero, Hermano David, aun estoy sin empleo, aun tengo problemas."

Le exhorto a creerle a Dios cuando dice: "¡Confía en mí, y te bendeciré!" Usted puede responder: "¡Pero no sé que voy a hacer, mi situación es desesperada y no veo ninguna señal de ayuda o de liberación!" A todas estas cosas Dios aun dice: "¡Confía en mí, hijo mio, y te bendeciré!"

No importa si su trato es con su familia, negocio, o provisión. Si usted pone su confianza total en Su Palabra y Su fidelidad, Dios ha prometido bendecirle y, ¡Él no puede mentir! Cuando venga el calor, ni siquiera se molestará. Cuando el viento venga, usted estará parado fuerte, porque habrá aprendido a confiar en Él. Usted va a ser un árbol verde que lleva abundante fruto de confianza y todos a su alrededor le darán esperanza y ánimo al contemplar su reposo en confianza.

lunes, 16 de enero de 2012

LAS LIMITACIONES DE LO MILAGROSO

Nadie nunca ha visto tantas obras sobrenaturales como Israel. Dios realizó milagro tras milagro para ellos, y sin embargo, cada obra tuvo como resultado a un pueblo sin fe y más incrédulo que antes. Se podría pensar que las diez plagas de Egipto pudieron producir fe en los israelitas. Cuando Egipto se vio afectado por las moscas, éstas no se encontraron en el campamento de Israel. Cuando Egipto cayó bajo la oscuridad total, no había oscuridad en Israel. Sin embargo, ¡ninguna de estas plagas produjo fe de ninguna clase!

Incluso después de que Dios abrió el Mar Rojo, la fe de Israel duró sólo tres días. Las Escrituras dicen: "No se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias, sino que se rebelaron junto al mar, el Mar Rojo" (Salmo 106:7).

El salmista está diciendo aquí: "¡Incluso dudaron de Dios en el Mar Rojo, el lugar donde Él realizó su milagro más grande!"

Somos tan parecidos a Israel. Queremos que Dios hable una palabra y nos conceda una liberación milagrosa, que supla rápidamente nuestras necesidades, y elimine todo nuestro dolor y sufrimiento. De hecho, usted puede estar diciendo ahora mismo: "Si Dios me sacara de este embrollo, si Él me concediera este milagro, ¡yo nunca dudaría otra vez!" Sin embargo, ¿qué pasa con todos los milagros que Él ha realizado para usted? ¡Acaso éstos no han producido la fe para ayudarle con su problema actual!

Dos hombres preciados de Dios, de la tribu Zulu, en Africa visitaron un día la iglesia de Times Square. Un avivamiento increíble estaba teniendo lugar entre los ocho millones de zulúes ,y Dios estaba haciendo grandes milagros entre ellos.

Sin embargo, dichos hombres no compartieron sobre esto. Más bien, lo que más les impresionaba del avivamiento eran los "vencedores zulúes," aquéllos que estaban en pos de Cristo quemando libros de brujería y testificando con valentía, a pesar de estar atravesando severas pruebas. Estas personas fueron alguna vez malvadas, con espíritu homicida y ahora ¡estaban siendo transformados a la imagen de Jesús!

Creo que la gran señal o prodigio para el mundo en estos últimos días no es una persona que ha resucitado de entre los muertos. No, lo que realmente tiene un impacto en la mente y en el espíritu de los impíos, es el cristiano que permanece con una fe sólida ante todas las pruebas, las tormentas, el dolor y el sufrimiento. Tal creyente emerge de sus problemas más fuerte de carácter, en su fe y en Cristo.

domingo, 15 de enero de 2012

SIN AGUA PARA BEBER

"Entonces toda la congregación de los hijos de Israel emprendieron su viaje desde el desierto de Sin, según el mandamiento del Señor, y acamparon en Refidim, pero no había agua para que el pueblo bebiera.... y el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: "¿Por qué nos sacaste de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y nuestro ganado?" Entonces Moisés clamó al Señor, diciendo: '¿Qué haré con esta gente? Un poco más y me apedrean"(Éxodo 17:1-4).

Dios había guiado a Israel por los lugares más secos en todo el desierto. Era un lugar de prueba, sin arroyos, ni siquiera un hilo de agua. Lo más desconcertante de todo es que Israel fue llevado allí "conforme al mandamiento del Señor" (v. 1).

Dios mismo había permitido a su pueblo tener sed: "Y el pueblo tuvo allí sed de agua" (v. 3). Los bebés lloraban, los niños se lamentaban, los abuelos tenían la garganta reseca. Los padres miraban a sus familias y pensaban: "En pocos días estaremos todos muertos". Por eso, se tornaron en ira contra Moisés, gritando: "¡Danos agua para beber!" ¡Todavía estaban dependiendo del hombre, de la carne!

Quiero detenerme aquí para señalar algo. En primer lugar, Dios tomó a Israel desde Migdol por el mar para probarlos, y ellos fallaron porque no confiaban en Él. A continuación, les llevó a Mara, donde había otro plan de liberación, pero ellos volvieron a fracasar. Ahora los condujo a Refidim para pasar por más pruebas.

¿Observa usted el patrón? Si no aprende a confiar en el Señor con fe sencilla e infantil cuando está en la prueba, Él le traerá de nuevo a otro campo de pruebas.

Una vez más, Israel se encontraba en uno de esos lugares. Ellos tenían calor, sed y enojo. Pero, ¡Dios ya tenía un plan! Él no iba a dejarlos morir. Había elegido de antemano hacerles caminar hasta el monte Horeb a un depósito de agua que se había preparado mucho antes. Y esa fuente no iba a durar sólo un día, una semana o un mes, sino ¡treinta y ocho años!

Sin embargo, Dios estaba esperando una respuesta de fe de Israel. Él estaba diciendo: "Te he tomado a través de todas estas cosas, pero te has reusado a aprender. ¿Vas a confiar en mí ahora? ¿Cuántos problemas más tengo que permitir en tu vida antes de que confíes en mí?"

Nuestro amoroso Padre celestial nunca llevaría a sus hijos a un desierto seco sólo para dejarlos morir de sed, especialmente cuando Él tiene una reserva en una roca cercana. Dios siempre ha tenido un plan para su pueblo. Y Él tiene un plan para usted en este momento para librarle de sus problemas actuales.

jueves, 12 de enero de 2012

AL PUNTO DE LA LOCURA

"Los que descienden al mar en naves y hacen negocio sobre las grandes aguas, han visto las obras del Señor y sus maravillas en lo profundo. Pues El habló, y levantó un viento tempestuoso que encrespó las olas del mar. Subieron a los cielos, descendieron a las profundidades, sus almas se consumían por el mal. Temblaban y se tambaleaban como ebrios, y toda su pericia desapareció. "(Salmo 107:23 -. 27).

En este salmo, la expresión "y toda su pericia desapareció" nos habla de marineros que no encuentran su sabiduría de hombres de mar; que están en la cubierta del barco en un mar agitado por la tormenta, donde las olas gigantes llevan la nave hasta el cielo y luego la dejan caer hasta el fondo; donde los fuertes vientos lanzan el barco hacia adelante y hacia atrás, y ellos se tambalean por la cubierta como borrachos.

Las velas del barco están rasgadas y andrajosas. Poderosas olas, una tras otra, se estrellan contra la cubierta. Los marineros tienen que luchar sólo para mantenerse de pie. Parece ser que los marineros han llegado a su final y se encuentran en total desesperación. Están indefensos, vulnerables ante el poder de la naturaleza, no pueden detener la tormenta. Son incapaces de salvarse a sí mismos.

Estos marineros han llegado al estado de ánimo conocido como “al punto de la locura.” Esta enfermedad afecta a todos los cristianos en un momento u otro. Simplemente significa: "Perder o agotar cualquier planeación o ejecución posible que conlleve a una salida a un conflicto." En resumen, no hay escape, no hay ayuda, no hay liberación, mas que en Dios mismo.

"En su angustia clamaron al Señor, y él los sacó de su aflicción. Cambió la tempestad en suave brisa: se sosegaron las olas del mar. Ante esa calma se alegraron, y Dios los llevó al puerto anhelado."(Salmo 107:28-30).

¿Cuándo fue detenida la tormenta para los marineros en el Salmo 107? ¿Cuándo Dios los llevó al puerto seguro que deseaban?


Primeramente, los marineros llegaron al punto de la locura y renunciaron a toda esperanza o ayuda humana. Ellos dijeron: "No hay manera de que podamos salvarnos a nosotros mismos. ¡Nadie en la tierra nos puede sacar de esto! "

Segundo, ¡ellos clamaron al Señor en medio de sus problemas y recurrieron solamente a Él!

miércoles, 11 de enero de 2012

EL MILITANTE CRUCIFICADO

"Fue oprimido y afligido,
Pero no abrió Su boca.
Como cordero que es llevado al matadero,
Y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda,
El no abrió Su boca."
(Isaías 53:7).

Cristo fue un verdadero militante:
Luchando por los derechos de otros hombres,
echando fuera del templo de de Dios a los cambiadores de dinero
Y dejando en libertad a los oprimidos;
sin embargo, él mismo fue oprimido. . .
y afligido,
Incomprendido y rechazado.
Le fueron negados sus propios derechos:
Un jurado lo perjuró.
Los sacerdotes suscitaron el silencio de la mayoría
con mentiras y verdades a medias.
Fue llevado como un cordero al matadero.
Ellos arrancaron su barba
Y escupieron su rostro.
El más alto tribunal de la tierra
Tenía prejuicios contra él;
Sin embargo, este poderoso militante
No abrió su boca
Y en su dolor no reclamó ningún derecho.
Él derramó su vida
Como una ofrenda
Para justificar los derechos de todos los hombres.

martes, 10 de enero de 2012

LA ENFERMEDAD SIN NOMBRE

"¿Por qué te abates, alma mía? ¿Y por qué te turbas dentro de mí? . . . ¡Oh mi Dios, mi alma está abatida dentro de mí "(Salmo 42:5-6).

Los eruditos no están seguros sobre quién fue el escritor de este salmo. Lo que sabemos con certeza es que algo le estaba molestando. Su alma está profundamente perturbada y ¡él no puede explicar por qué!

Este salmista está en el fuego de Dios. El “brama” por El Señor de la manera en que un ciervo brama por las aguas (Cf. versículo 1) -sediento de Él, anhelando intimidad. Él pregunta, "¿cuándo vendré y me presentaré delante de Dios?" (V. 2).

No hemos aprendido cuál es la enfermedad del salmista. ¿Alguna vez ha experimentado este tipo de melancolía inexplicable, este inesperado malestar espiritual sin nombre? Esta muy bien caminar sin pecado conocido en la vida. Pero un día Usted se despierta con esta alteración profunda en su alma. Algún tipo de depresión se ha apoderado de usted y no puede poner su dedo en la llaga.

Tengo buenas noticias para usted: ¡Esta es una enfermedad de los justos! Y golpea sólo los que tienen hambre de Jesús. No hemos de tener miedo de tal enfermedad porque el Espíritu Santo tiene parte en ella.

Tengo la suficiente experiencia de vida como para saber que llega un momento en que esto le sucede a cada cristiano. Pero no debemos tratar de entender ¡porque no podemos! El salmista nunca consigue respuesta a su "por qué”. Y no hay un libro, un consejero o un psicólogo en la tierra que le pueda decir por qué una enfermedad sin nombre ha llegado a Usted.

Creo que esta enfermedad rara es "el gemido del Espíritu Santo" dentro de nosotros. Él esta dejándonos saber qué se siente al estar sin Dios, por nuestra propia cuenta, sin consuelo, sin esperanza ni orientación ¡El nos permite experimentar sólo una muestra de esa horrible, terrible condición!

Nuestros cuerpos son Su templo y El ha sido enviado para prepararnos como una novia pura para Cristo. Él sabe lo que se necesita para mantenernos sin mancha para el Esposo, Él sabe lo importante que es para nosotros clamar diariamente a Dios por fuerza y poder.

Simplemente no podemos estar firmes en este momento a menos que permanezcamos en intimidad con el Señor, confiando en Él plenamente, y corriendo constantemente a su presencia.

lunes, 9 de enero de 2012

UNA RELIGIÓN DE LA CARA

Cuando permitimos que Jesús sea Señor de todo, cuando echamos toda nuestra ansiedad sobre Él, confiando totalmente en Su Palabra y descansando en su amor, nuestro aspecto debe someterse a un profundo cambio. Una tranquila calma debe empezar a irradiar desde nuestro rostro.

La Escritura nos da muchos ejemplos al respecto: cuando Ana dejó su carga ". . . su rostro ya no estaba triste "(1 Samuel 1:18).

Cuando Esteban se puso delante de los hombres hostiles e iracundos del Sanedrín, [ellos] ". . . vieron su rostro como el rostro de un ángel "(Hechos 6:15) ¡Esteban estaba entre los no creyentes con el brillo de Jesucristo y la diferencia era evidente para todos!

Estoy convencido de que tenemos el deber de dejar nuestro rostro hablar de la fidelidad de Dios en nuestras vidas. Pero el problema es que nuestros rasgos faciales y lenguaje corporal ¡suele decir todo lo contrario! El rostro de muchos creyentes dice: "¡Mi Dios me ha fallado! Él no se preocupa por mí. Tengo que llevar todas mis cargas y problemas solo, porque Dios no viene a través de ellos a ayudarme"

Puede que conscientemente Usted no se diga esas cosas a si mismo pero, se ven en su cara. Yo quiero mostrarle a partir de la Palabra de Dios que lo que Usted está atravesando no es nuevo. Otras personas han estado exactamente dónde Usted se encuentra:

"Mi mano se extendió en la noche sin cesar, y mi alma no quiso ser consolada. . . . Me quejé, y mi espíritu estaba agobiado. . . . Estoy muy preocupado porque no puedo hablar. . . . ¿Rechazará el Señor para siempre? ¿No mostrará más Su favor? ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Su promesa ha fallado? . . . Y yo dije: Esta es mi angustia "(Salmo 77:2-10).

Sin embargo, el salmista finalmente sale de su problema con su rostro felizmente restaurado. ¿Por qué? Es porque él dice, "Yo clamaba a Dios con mi voz. . . en el día de mi angustia busqué al Señor "(Salmo 77:1-2).

Si esto lo describe a usted, le ruego: el día de hoy, en este mismo día, busque un lugar a solas con el Señor y clame a Él! Dígale que se encuentran al extremo de su cuerda, que no se puede sostener más y que ya está listo para dejar todo sobre Sus hombros. Y allí, entregue todo a Dios.

domingo, 8 de enero de 2012

UNA CIRUGÍA FACIAL HECHA POR EL ESPÍRITU SANTO

David declaró con audacia: " pues lo he de alabar otra vez ¡El es la salvación de mi ser, y mi Dios!" (Salmo 42:11). Y repite la misma declaración en el Salmo 43:5. La mejor traducción del hebreo original de estos dos versículos es: "¡Dios es la salvación de mi cara!"

Yo creo que David está diciendo algo importante aquí: su cara es un cartel que anuncia lo que está pasando en su corazón. Toda la alegría o la confusión que lleva dentro se refleja en su rostro. Cuando hablo de rostro, estoy hablando de la expresión facial, lenguaje corporal, tono de voz.

Por ejemplo, cuando mi mente está cargada con las preocupaciones de nuestra iglesia, sermones, finanzas, relaciones, tengo la tendencia a encorvarme. Luzco preocupado, mi frente se arruga, algunas personas incluso me dicen que luzco triste.

Un día estaba caminando por la calle, totalmente absorto en asuntos de la iglesia y, probablemente, muy encorvado. Me encontré con una casa de crack donde una mujer se sentó en la entrada con una sonrisa de oreja a oreja. Yo podía ver que estaba hundida en el crack. Ella vio que yo me le aproximaba y mientras más me acercaba, ella dijo: "Señor, no puede estar tan mal."

¡Quede pasmado! Y pensé: "Aquí está esta mujer llevada por el crack y aquí estoy yo, un hombre de Dios. Ella sonríe y luce bien y yo estoy encorvado otra vez, como si no tuviera esperanza. "¡Fue un reproche para mí!

Doy gracias a Dios por Su gran salvación –por redimir nuestra alma, nuestro espíritu e incluso nuestro cuerpo. Sin embargo, ¡muchos de nosotros necesitamos lograr la salvación de nuestra cara! Necesitamos que El Espíritu Santo nos haga una cirugía facial, porque ¡la cara está dando el mensaje equivocado al mundo!

Una joven entró a nuestra casa de recuperación con las líneas del pecado profundamente grabadas en su rostro. Su rostro era muy duro, sin embargo, dos semanas después de ser salva, nadie podía creer el cambio, ni siquiera la reconocían.

¿Qué fue semejante cambio de rostro? "La sabiduría del hombre ilumina su rostro y hace que la dureza de su rostro cambie. " (Eclesiastés 8:1).

Tomo "sabiduría" en este verso para significar a Jesucristo. De hecho ¡la presencia de Cristo en su corazón tiene un impacto directo en su cara! Esto afecta su caminar, su hablar y hasta el tono de su voz.

jueves, 5 de enero de 2012

¡LA LIBERTAD NO ES UNA LICENCIA!

"Hermanos, ustedes han sido llamados a la libertad, sólo que no usen la libertad como pretexto para pecar; más bien, sírvanse los unos a los otros por amor." (Gálatas 5:13).

El rebelde grita libertad
Para los oprimidos negros,
Las tribus indígenas olvidadas,
Los ilegales mexicanos y vendimiadores de la costa oeste.
Ellos claman por libertad en los campos
Para las colonias y las naciones emergentes.
Se comportan como si la libertad
Fuera su descubrimiento y creación,
Pero Dios dice:
El hombre está llamado a la libertad
Divinamente destinado y llamado.
Sólo que la libertad no debe ser usada como una licencia
Para calmar la carne,
Para entregarse en debilidad al placer y la sensualidad
Como símbolo de libertad.
Pero el hombre está llamado a la libertad
Solo a ser libre de sí mismo para servir a los demás,
Por amor, sirviendo unos a otros
Pacíficamente y sin violencia;
Porque si los rebeldes continúan mordiendo y devorando
Con el pretexto de la libertad,
Solamente se consumirán unos a otros.

miércoles, 4 de enero de 2012

DIOS AMA CELOSAMENTE

"…porque yo, el Señor, soy un Dios celoso. Mi nombre es “Dios celoso”." (Éxodo 34:14).

Sí, es posible que nosotros provoquemos a Dios a celos: “¿O provocaremos a celos al Señor?" (1 Corintios 10:22). Pablo esta preguntando: "Has testificado que lo amas, Incluso has tomados su Nombre. Sin embargo, ¿alguien o algo ha robado tu corazón?"

Usted puede decir que ama a Jesús, usted puede ir a la iglesia cada vez que las puertas están abiertas. Pero, ¿Usted lo busca en su tiempo a solas? ¿Cuántos libros, revistas y periódicos Usted devora? ¿Cuánta televisión y radio llama su atención y, sin embargo, no cruza por su mente la idea de pasar tiempo con Cristo?

Los predicadores buscan en la Biblia para preparar sus sermones, maestros de escuela dominical para sus lecciones. Pero ¿por qué no recurrir a ella como lectura recreativa y para ser renovados por el Señor? ¿Por qué no la abrimos para aprender de Él, para amarle a Él?

¡La Biblia es Jesús – la Palabra de Dios! Es la revelación completa de su corazón, todo acerca de Él se desenmascara en ella. Yo pienso que si Usted realmente lo ama, si va a pasar la eternidad como su novia, entonces ¡Usted quiere aprender todo lo posible acerca de Él!

Nuestro Señor nos anhela, Él quiere nuestro tiempo y atención. Sin embargo, Él nos ve pasar todo nuestro tiempo con otras personas y en otros asuntos y eso ¡le pone celoso! Se acerca el día cuando sus celos "arderán" en contra de quienes acuden a los ídolos vanos (Deuteronomio 29:20). ¡Estallarán en llamas de juicio!

Amado, cuando llegue ese día, sé que quiere que Jesús le tome de la mano y susurre: "¡Por fin estamos juntos. Me has deseado tanto. Me has dado lo mejor de tu vida, tu tiempo, tu atención. Ven, ahora seremos uno! "

¿Cómo podrá estar delante de su presencia en ese día? Todo en este mundo se va a quemar, pero, ¿qué acerca de su intimidad con Él? ¿Será Usted capaz de estar delante de Él, sabiendo que Usted se separó del mundo y clamó que todo lo que deseaba era conocerle?

martes, 3 de enero de 2012

SATISFECHO CON JESUS

No es suficiente para Jesús conquistar su corazón. ¡Él tiene que ser la satisfacción de su corazón! Sin embargo, hay muchos creyentes que nunca han estado satisfechos con Jesús. Ellos siempre cambian de ánimo dependiendo de sus circunstancias.

Ésta no es una novia adecuada para este novio. No, una belleza especial debe adornar a su novia para que lo atraiga: "deseará el rey tu hermosura." (Salmo 45:11). Pero ¿qué belleza?

Usted probablemente ha cantado sobre la belleza de la santidad: “Adorad a Jehová en la hermosura de la la santidad” ( Salmo 29:2). Esta belleza se contempla en los ojos de Dios. Es aquélla que Jesús ve en nosotros y que le atrae.

El Espíritu Santo le dice a la novia de Cristo, “¡Si haces a un lado todo, te olvidas de los otros y te adornas solamente para Él, entonces Él deseará tu belleza!” ¡Esto significa que ningun trabajo, persona, relación puede intervenir entre ustedes dos!

Yo escuché a una esposa santa decir, “Entre más se acerque mi esposo a Dios, éste es más atractivo para mí”. De esto se trata el matrimonio. De la misma manera, entre más se entregue usted en devoción al Señor, usted le será a Él más atractiva y bella.

"...y deseará el rey tu hermosura . . ." (Salmo 45:11). Qué pensamiento tan increíble: ¡Jesús no podrá estar lejos de usted! De hecho, el significado de belleza en hebreo se refiere a un deseo profundo. En otras palabras Jesús se acercará a usted -¡ estará lleno de un deseo por usted!

A lo largo de mi vida, yo he sido ministro en muchas bodas. Y nunca ha habido un novio que no le sonría encantado a su novia, y piense, “¡Ella es toda mía!” Amado, ésta es la belleza de la que estoy hablando. Nuestro novio se regocija y le dice a su novia, “Yo soy la niña de sus ojos. Ella pasa más tiempo conmigo que con nadie más. ¡Y esto la hace hermosa ante mí!”

La novia de Cristo tiene una belleza interna que se refleja en su exterior. Ella es ". . . Toda gloriosa. . ." (Salmo 45:13) porque es devota a su novio. Él no duda al pensar “¡ella es toda mía -devota solamente a mí! Ella me alaba a mí y se somete a mí. Yo soy el único en su vida, el único centro de su atención. Ella aparta tiempo para estar conmigo y se regocija en mi presencia, y desea estar conmigo continuamente.” Qué hermosa devoción.

lunes, 2 de enero de 2012

DEJA A UN LADO Y OLVIDA

El mensaje del Espíritu Santo a la novia de Jesucristo en el Salmo 45 fue: “También olvida a tu propia gente y a la casa de tu padre” (v. 10). La pequeña y calmada voz susurra: “No es suficiente que dejes a un lado tu pasado. También debes olvidar todo- sacarlo de tu mente - ¡todos los amantes pasados y las distracciones!”

Aquí el mensajero está diciéndole a la novia, “¿Estás considerando el costo a pagar mientras te preparas para unirte a Él? ¿O le darás a Él una entrega meramente verbal después de la boda? ¿Has iniciado un compromiso que estás dispuesta a llevar hasta el final o tu mente juega con imágenes del pasado, viejos amigos, hábitos, amantes? Si usted se compromete con este matrimonio, usted no solamente debe hacer a un lado su pasado, ¡usted debe olvidarlo por completo!”

Cuando Jesús habla de aquéllos que “no renuncian a todo lo que poseen” (Lucas 14:33), Él está refiriéndose a los individuos que le dan la espalda y se agarran de sus ídolos. Un ídolo es cualquier cosa que se convierte en el enfoque de nuestra devoción -todo lo que domina nuestro tiempo, nuestra atención, dinero, amor, interés.

Muchos esposos pueden afirmar que son buenos proveedores. Ellos trabajan con esfuerzo y por largas horas, no malgastan el dinero, y pasan tiempo de calidad con sus familias. Pero ¿cuánto tiempo le dedican a Jesús? ¿Acaso ellos tienen lo que llamo “momento de apartarse y hacer a un lado” - un tiempo donde ellos abandonan mentalmente todo lo demás y se encierran a solas para pasar un momento con Jesús? Es un instante en el que todos los pensamientos sobre el trabajo, la familia, los hijos son hechos a un lado y decimos, “¡Este es tu tiempo Jesús. Soy solamente tuyo en este momento!”

El problema no es el negocio, la familia o nuestra carrera profesional. Mas bien es el “merodear” - el vagabundear y perder el tiempo. Multitudes en el pueblo de Dios pasa infinidad de tiempo merodeando -pasa horas con los amigos o sentado frente al televisor. ¡Perdemos horas preciadas y rechazamos a nuestro Señor y Salvador!

Ahora quiero hablarle a las esposas: Ustedes les han dado a sus esposos e hijos los mejores años de sus vidas. Ustedes han trabajado esforzada y fielmente, y han tenido buen cuidado de su familia. Sin embargo, ¿cuántos “momentos de apartarse y hacer a un lado” les están dedicando a Jesús? ¿ Cuántas horas a la semana se encierran con el Señor y se acercan a Él?

Cuán celoso ha de estar el Señor de todos sus amantes, de todas las cosas que consumen su tiempo y atención. El viejo dicho es verdadero: “No es lo “malvado” lo que es enemigo del cristiano, sino lo “bueno.” La familia, la carrera, el trabajo, los hijos. No obstante, estas cosas por sí mismas no se interponen entre usted y el Señor. No - ¡es el merodear!

Hoy el Señor se para frente a nosotros y nos pregunta: "...¿me amas más que estos? (Juan 21:15)

domingo, 1 de enero de 2012

ESCUCHE Y CONSIDERE

“Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo....Entonces vino a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras y habló conmigo, diciendo: «Ven acá, te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.»” (Apocalipsis 21:2, 9).

¡Ésta es una imagen hermosa de la iglesia de Jesucristo en los últimos tiempos! La gran ciudad santa que descendió del cielo es su novia sin mancha -la iglesia vencedora sentada a su diestra en lugales celestiales. Esta iglesia está cimentada en las verdades del evangelio de los doce apóstoles. Y se encuentra rodeada por murallas y puertas que alejan todo aquello que es impuro y que no debe tener cabida. ¡La reina se para frente al novio, la boda está por comenzar, y de pronto se escucha la voz de un tercero! La reina revestida de oro es honrada, favorecida, bellamente decorada, y ahora se para a la diestra de su Amado. El matrimonio está por llevarse a cabo. Pero antes de que la ceremonia inicie una voz le suspira una advertencia a la novia: “¡Oye, hija, mira e inclina tu oído!..." (Salmo 45:10).

Yo creo que esta voz es la del Espíritu Santo, advirtiéndoles a todos aquellos que son llamados en Su nombre. Él le está hablando una palabra a los vencedores - a aquéllos que están muy enamorados de Jesús - “Escucha, considera.” Esta voz viene a la novia en los momentos finales, justo antes de que el matrimonio sea consumado.

Ahora, usted debe comprender que la reina ya ha sido escogida. Su corazón ha sido conquistado por el novio. Ella ha abandonado su hogar, su familia, su país, y se ha comprometido con Él. Ella está llena de gozo porque ama apasionadamente al Rey.

Entonces, déjeme preguntarle: ¿Usted se considera escogido por el Señor? ¿Es usted la niña de Sus ojos, redimida y cubierta con su sangre? ¿Lo ama con todo su corazón? ¿Ha dejado al mundo entero, a su pasado, por Él? “Él es mío y yo estoy comprometida con Él. ¡Señor, yo te amo con todo mi corazón!” ¿Puede usted decir esto?

Mi punto es este: Si usted quiere ser la novia de Cristo, a usted le debe importar más allá de escapar simplemente del infierno. En su lugar, ¡usted debe desear no estar ausente del gran día de la boda! Usted debe estremecerse con el puro pensamiento de no ser Su novia- de no ser estar con Él, de no pasar la eternidad con Él.