martes, 3 de enero de 2012

SATISFECHO CON JESUS

No es suficiente para Jesús conquistar su corazón. ¡Él tiene que ser la satisfacción de su corazón! Sin embargo, hay muchos creyentes que nunca han estado satisfechos con Jesús. Ellos siempre cambian de ánimo dependiendo de sus circunstancias.

Ésta no es una novia adecuada para este novio. No, una belleza especial debe adornar a su novia para que lo atraiga: "deseará el rey tu hermosura." (Salmo 45:11). Pero ¿qué belleza?

Usted probablemente ha cantado sobre la belleza de la santidad: “Adorad a Jehová en la hermosura de la la santidad” ( Salmo 29:2). Esta belleza se contempla en los ojos de Dios. Es aquélla que Jesús ve en nosotros y que le atrae.

El Espíritu Santo le dice a la novia de Cristo, “¡Si haces a un lado todo, te olvidas de los otros y te adornas solamente para Él, entonces Él deseará tu belleza!” ¡Esto significa que ningun trabajo, persona, relación puede intervenir entre ustedes dos!

Yo escuché a una esposa santa decir, “Entre más se acerque mi esposo a Dios, éste es más atractivo para mí”. De esto se trata el matrimonio. De la misma manera, entre más se entregue usted en devoción al Señor, usted le será a Él más atractiva y bella.

"...y deseará el rey tu hermosura . . ." (Salmo 45:11). Qué pensamiento tan increíble: ¡Jesús no podrá estar lejos de usted! De hecho, el significado de belleza en hebreo se refiere a un deseo profundo. En otras palabras Jesús se acercará a usted -¡ estará lleno de un deseo por usted!

A lo largo de mi vida, yo he sido ministro en muchas bodas. Y nunca ha habido un novio que no le sonría encantado a su novia, y piense, “¡Ella es toda mía!” Amado, ésta es la belleza de la que estoy hablando. Nuestro novio se regocija y le dice a su novia, “Yo soy la niña de sus ojos. Ella pasa más tiempo conmigo que con nadie más. ¡Y esto la hace hermosa ante mí!”

La novia de Cristo tiene una belleza interna que se refleja en su exterior. Ella es ". . . Toda gloriosa. . ." (Salmo 45:13) porque es devota a su novio. Él no duda al pensar “¡ella es toda mía -devota solamente a mí! Ella me alaba a mí y se somete a mí. Yo soy el único en su vida, el único centro de su atención. Ella aparta tiempo para estar conmigo y se regocija en mi presencia, y desea estar conmigo continuamente.” Qué hermosa devoción.