lunes, 9 de enero de 2012

UNA RELIGIÓN DE LA CARA

Cuando permitimos que Jesús sea Señor de todo, cuando echamos toda nuestra ansiedad sobre Él, confiando totalmente en Su Palabra y descansando en su amor, nuestro aspecto debe someterse a un profundo cambio. Una tranquila calma debe empezar a irradiar desde nuestro rostro.

La Escritura nos da muchos ejemplos al respecto: cuando Ana dejó su carga ". . . su rostro ya no estaba triste "(1 Samuel 1:18).

Cuando Esteban se puso delante de los hombres hostiles e iracundos del Sanedrín, [ellos] ". . . vieron su rostro como el rostro de un ángel "(Hechos 6:15) ¡Esteban estaba entre los no creyentes con el brillo de Jesucristo y la diferencia era evidente para todos!

Estoy convencido de que tenemos el deber de dejar nuestro rostro hablar de la fidelidad de Dios en nuestras vidas. Pero el problema es que nuestros rasgos faciales y lenguaje corporal ¡suele decir todo lo contrario! El rostro de muchos creyentes dice: "¡Mi Dios me ha fallado! Él no se preocupa por mí. Tengo que llevar todas mis cargas y problemas solo, porque Dios no viene a través de ellos a ayudarme"

Puede que conscientemente Usted no se diga esas cosas a si mismo pero, se ven en su cara. Yo quiero mostrarle a partir de la Palabra de Dios que lo que Usted está atravesando no es nuevo. Otras personas han estado exactamente dónde Usted se encuentra:

"Mi mano se extendió en la noche sin cesar, y mi alma no quiso ser consolada. . . . Me quejé, y mi espíritu estaba agobiado. . . . Estoy muy preocupado porque no puedo hablar. . . . ¿Rechazará el Señor para siempre? ¿No mostrará más Su favor? ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Su promesa ha fallado? . . . Y yo dije: Esta es mi angustia "(Salmo 77:2-10).

Sin embargo, el salmista finalmente sale de su problema con su rostro felizmente restaurado. ¿Por qué? Es porque él dice, "Yo clamaba a Dios con mi voz. . . en el día de mi angustia busqué al Señor "(Salmo 77:1-2).

Si esto lo describe a usted, le ruego: el día de hoy, en este mismo día, busque un lugar a solas con el Señor y clame a Él! Dígale que se encuentran al extremo de su cuerda, que no se puede sostener más y que ya está listo para dejar todo sobre Sus hombros. Y allí, entregue todo a Dios.