miércoles, 29 de febrero de 2012

DESOBEDIENCIA A LA PALABRA DE DIOS

“Algunos moraban en tinieblas y en sombra de muerte, aprisionados en aflicción y en hierros, por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová...Por eso con el trabajo quebrantó sus corazones; cayeron, y no hubo quien los ayudara. (Salmo 107:10-12).

Ellos estaban atados a la aflicción porque se rebelaron en contra de Dios y rehusaron su consejo (ver versículo 11) Amado, ¿puede este ser usted? Usted se ha sentado bajo predicación santa y el Espíritu Santo le ha dado convicción pero usted todavía se siente miserable y continúa en pecado.

Cuando una persona voluntariamente desobedece la Palabra de Dios, su tendencia es ocultarse y encogerse de miedo. Él puede sentir que todo se ha acabado y piensa, “Dios no me puede usar.” Cuando usted se encuentra en esa condición, el diablo le suspirará, “No hay liberación para tí. Tu eres una de esas personas que nunca cambia. Dios ya tuvo suficiente contigo - tu pecado a causado que Él oculte su rostro.”

Satanás lo bombardeará con Escrituras, malinterpretándolas todas. Cuando usted se siente en la iglesia, escuchará solamente juicio, no la misericordia de Dios -porque usted está bajo mucha culpa, condenación y temor.

Yo no me estoy refiriendo a gente que se oculta de Dios porque ama su pecado. Por el contrario, yo estoy hablando acerca de los cristiano que han caído pero aún tienen arrepentimiento y odian su pecado. Algo dentro de ellos clama, “Yo he lastimado a Dios.”

A este cristiano, la Palabra de Dios promete: “ Luego que clamaron a Jehová en su angustia, los libró de sus aflicciones; los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, y rompió sus prisiones. ¡Alaben la misericordia de Jehová y sus maravillas... porque quebrantó las puertas de bronce y desmenuzó los cerrojos de hierro.” (Salmo 107:13-16).

Dios nunca ha ocultado ni ocultará su rostro de uno de sus hijos en llanto. No importa cuan lejos usted haya caído o cuantas promesas usted le haya hecho a Dios y las haya roto, Él siempre escuchará su clamor por ayuda y lo traerá a una relación cercana con Él .