martes, 21 de febrero de 2012

DIOS NO LO ABANDONARA

El Salmo 107 ha sido llamado “el festín del amor del Antiguo Testamento.” Es uno de los pasajes más esperanzadores en toda la Palabra de Dios, es para aquellos con necesidad de perdón, liberación o restoración. El último versículo promete al lector un entendimiento de quién Dios verdaderamente es: “Quien sea sabio y guarde estas cosas, entenderá las misericordias de Jehová.” (Salmo 107:43).

“Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia. Díganlo los redimidos de Jehová, los que ha redimido del poder del enemigo y los ha congregado de las tierras, del oriente y del occidente, del norte y del sur. Anduvieron perdidos por el desierto, por soledad sin camino, sin hallar ciudad en donde vivir. Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos.” (Salmo 107:1-5).

Aquí se encuentra una clasificación de gente que alguna vez ha conocido la plenitud del Señor y que en cierto punto de su vida, descubrió gloriosa liberación. Ahora, aunque ellos están en un desierto solitario, deambulando solos, ellos no pueden encontrar la ciudad.

“La ciudad” en el Antiguo Testamento siempre es Sión, que representa a la verdadera iglesia de Dios. Actualmente, ésta significa el verdadero cuerpo de Cristo, aquéllos que alaban en espíritu y verdad pero que parece no pueden encontrar “la ciudad.” Ellos no asisten más a la iglesia, se rehúsan a alabar con el cuerpo de creyentes - porque encuentran poca o ninguna realidad espiritual.

Inclusive, hoy en día existen multitudes de cristianos hambrientos que van de iglesia a iglesia tratando de encontrar su lugar. Al final, incluso ellos se rinden a buscar una buena iglesia porque concluyen que ésta no existe. Tal vez usted dice, “Hermano Dave, yo no puedo encontrar en mi zona una iglesia centrada en Cristo, que busque la santidad. Yo no puedo encontrar la ciudad.”

Amado, Dios ha provisto una solución. “Entonces clamaron a Jehová en su angustia y los libró de sus aflicciones. Los dirigió por camino derecho, para que llegaran a ciudad habitable.” (Salmo 107:6-7).

Dios dice, “Yo te enseñaré el cuerpo - yo te guiaré directamente hacia ellos.” Descanse confiado, Jesús tiene a Su cuerpo de creyentes alrededor del mundo y si usted clama a Él, Jesús milagrosamente le traerá cristianos que piensen como usted.