martes, 30 de agosto de 2011

¿POR QUÉ DIOS RESPONDIÓ A LA ORACIÓN DE DAVID?

David nos dice por qué Dios respondió a su oración: " Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí." (Salmo 18:19, RV1995).

En este versículo la palabra “agradar” significa "placer o alegría." David estaba diciendo, "Dios halla placer en mi. ¡Me libró simplemente porque Él se deleita en mí! "Y, amados, ¡Él también se complace en usted y en mí!

Observe, nosotros, los que confiamos en el Señor, somos su santa Sión, su santo remanente. Remanente significa simplemente, "los que invocan al Señor con un corazón puro." Los que han salido de una cristiandad perezosa y están dedicados plenamente a Jesús.

A la elegida de Sión, Dios le dice: " Y serás corona de gloria en la mano de Jehová y diadema de realeza en la mano del Dios tuyo...Nunca más te llamarán "Desamparada", ni tu tierra se dirá más "Desolada"; sino que serás llamada Hefzi-bá, «Deleite mío», y tu tierra, Beula «Esposa mía»; porque el amor de Jehová estará contigo y tu tierra será desposada."(Isaías 62:3 - 4, RV).

¿Por qué Dios viene a mi rescate tan dispuesto a liberarme? ¡Porque se deleita en mí! Soy un placer para Él, y ¡Él disfruta de mi amistad!
Un precioso joven me dijo: "Nunca he estado realmente convencido de que he sido aceptado por el Señor. Rara vez me siento lo suficientemente bueno para Dios, como si simplemente no diera la talla. Sigo tratando de apaciguarle haciendo algo bueno por los demás".

¡Muchos cristianos se sienten de esta manera! A través del tiempo he conocido a muchas personas con años en el cristianismo que nunca han sentido seguridad en el Señor. Se sienten indignos, sucios, no amados. Nunca creyeron que eran el deleite del corazón de Dios, por lo que siempre trataron de hacer algo para agradarle. Cuando fallan en un área, hacen tres cosas en otra para tratar de hacer feliz a Dios.

Amados, ¡esto no puede ser! Cuando Usted viene a Jesús, no puede hacer nada por Él. No, Él hizo todo por usted, ¡porque esto es quien Él es! Él dice: "Yo os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que enviéc contra vosotros."(Joel 2:25, RV1995).

No importa cuál sea su fracaso o defecto, ¡Dios hace todo por usted!