jueves, 25 de agosto de 2011

PLENO ACCESO

Cada cuatro años, en enero, Estados Unidos inaugura a un nuevo presidente a lo que se le denomina "el cargo más poderoso del mundo." Su firma es ley. Él dirige al ejército más poderoso del mundo. Y puede simplemente apretar un botón y traer destrucción a naciones enteras. Pero ¡el poder que él tiene por nada puede compararse con el poder que Jesús le ha dado a usted y a mí!

Observe, nosotros tenemos acceso absoluto a la presencia del Dios vivo, y también ¡para que Él venga a nosotros! "Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, por un camino nuevo y vivo. . . acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe "(Hebreos 10:19-22).

Este acceso se produjo sólo después de que Jesús fue crucificado, muerto y resucitado. Llegó en el momento en que el velo del templo se rasgó en dos. Cuando eso sucedió, eso significaba que el hombre podía entrar y Dios podía salir, y que ¡Él se reuniría con nosotros!
La palabra “libertad” en este versículo significa "con abierta, no disimulada publicidad" Amados, esta "publicidad" ¡es contra el diablo! Esto significa que podemos decir a todos los demonios del infierno, "¡tengo derecho por la sangre de Jesucristo, a caminar en la presencia de Dios y hablar con Él y Él conmigo!"

¿Cree usted que tiene este derecho, que Dios está dispuesto a salir y encontrarse con usted? ¡Acerquémonos a Él con un corazón confiado plenamente en la fe! No venimos por la sangre de un pájaro, de una cabra, o un toro, sino por la sangre de nuestro Señor Jesucristo. " Y no por medio de la sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por medio de su propia sangre. Entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo, y así obtuvo para nosotros la redención eterna. Si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas sobre los impuros, santifican para la purificación de la carne, ¡cuánto más la sangre de Cristo, que por medio del Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará de obras muertas nuestra conciencia, para que sirvamos al Dios vivo! "(Hebreos 9:12-14).

Nada emociona más el corazón de Dios que cuando sus hijos acuden a Él con audacia y sin timidez. Él quiere que nosotros vengamos a Él diciendo: "Tengo derecho a estar aquí. Y aunque mi corazón me condena, ¡Dios es más grande que mi corazón!” (Ver 1 Juan 3:20).