lunes, 4 de abril de 2011

VE EN PAZ, TU FE TE HA SALVADO

En mi devocional de hoy, me encontré con una parte de un sermón que William Bridge predicó en el siglo XVII. Sentí que debía compartirlo con ustedes:

«Esta es la fe de la que ahora estoy hablando: creer cuando todos los recursos fallan y yacen muertos frente a nosotros. Con ello honramos a Dios, especialmente cuando esto justifica el alma: Esta es la fe que salva al alma de todo.

En oración, escudriñe el capítulo siete de Lucas y medite en él detenidamente. El último versículo señala: "Pero Jesús dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, vete en paz”. Como puede ver, aquí no hay ninguna mención de la fe anterior de esta mujer. No obstante, sí habla de su amor en el versículo cuarenta y siete: “Por lo cual te digo que sus pecados, que son muchos, han sido perdonados, porque amó mucho”.

Aquí se habla de sus lágrimas; se reconoce su gran liberalidad, su generosidad espléndida y amor a Jesucristo. No obstante, Cristo, nuestro Señor y Salvador, no dice: Mujer, tus lágrimas te han salvado, vete en paz. Mujer, tu arrepentimiento y humillación te han salvado, vete en paz. Él tampoco le dice, tu amor por mí y tu generosidad para conmigo te han salvado, vete en paz, mujer.

Sin embargo, nuestro Señor y Salvador vio una labor secreta de dependencia y confianza en Él por parte de esa mujer pues fue una gran pecadora. Él le dice: Mujer, tu fe te ha salvado, vete en paz».