lunes, 26 de octubre de 2009

ESTAD FIRMES Y CONSTANTES

Hemos aprendido de Isaías 49 que el Señor conoce tu batalla. El ya la ha peleado antes que tú lo hagas. Y no es pecado soportar pensamientos de que nuestra labor ha sido en vano, o derrumbarnos con un sentimiento de haber fallado cuando nuestras expectativas se hacen añicos. Jesús mismo pasó por esto y estaba sin pecado.


Sin embargo, es peligroso permitir que estas mentiras infernales hieran e inflamen tu alma. Jesús nos muestra el camino para salir de este abatimiento con la siguiente declaración: “Por demás he trabajado…pero mi causa está delante de Jehová, y mi recompensa con Dios” (Isaías 49:4 cursivas mías). La palabra Hebrea “causa” significa aquí “veredicto”. Cristo está diciendo en efecto, “El veredicto final es con mi Padre. Sólo El pasa juicio sobre todo lo que he hecho y cuán efectivo he sido.”


Dios nos urge a través de este verso: “Deja de pasar veredictos sobre tu trabajo para mí. No tienes por qué juzgar qué tan efectivo has sido. Y tú no tienes ningún derecho a llamarte un fracasado. Tú no tienes todavía ni idea la influencia que has tenido. Tú simplemente no tienes la visión de saber las bendiciones que te están viniendo.” Así es, no sabremos estas cosas hasta que estemos delante de El en la eternidad.


En Isaías 49, Jesús escuchó que el Padre decía en pocas palabras: “Así que Israel no está juntado. Sí, te encomendé que juntaras a las tribus, y eso no ha sucedido de la manera en que te lo imaginaste. Pero ese llamado fue sólo una pequeña cosa comparada con lo que viene para ti. Es nada en comparación con lo que tengo preparado. Te haré ahora una luz para todo el mundo. Tú traerás salvación a toda la tierra” (vea Isaías 49:5-6)


Mientras el diablo te está mintiendo, diciéndote que todo lo que has hecho fue en vano, que nunca verás tus expectativas realizadas, Dios está en su gloria preparando una bendición más grande. El tiene mejores cosas preparadas, más allá que cualquier cosa que pudieras pensar o pedir.


No tenemos por qué seguir escuchando las mentiras del enemigo. En lugar de eso, tenemos que descansar en el Espíritu Santo, creyendo que él completará el trabajo de hacernos más como Cristo. Y tenemos que levantarnos de nuestra desesperación y pararnos en ésta palabra: “Estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15:58).