martes, 20 de octubre de 2009

EL LIBERADOR

El Apóstol Pedro nos dice, “Si Dios… tampoco perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé…y trajo el diluvio sobre el mundo de los impíos. También condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza…y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente. Pero libró al justo Lot… (entonces) el Señor sabe librar de tentación a los piadosos.” (2 Pedro 2:4-9)


A pesar de la severidad de estos ejemplos, Dios está enviando un mensaje claro de consuelo para su pueblo, como si nos estuviera diciendo: “Les acabo de dar dos de los ejemplos más grandes de mi compasión. Si en medio de un diluvio mundial y devastador, yo puedo rescatar a un hombre justo y a su familia de la destrucción…entonces ¿no puedo yo salvarte a ti también? ¿No puedo yo proveer un escape milagroso para ti también?


“Si puedo enviar juicio con fuego y azufre que consuma ciudades enteras, y al mismo tiempo envío ángeles en medio del caos para salvar a Lot y a sus hijas…entonces, ¿no podría yo rescatarte a ti de tus tribulaciones?”


La lección dada aquí para el justo es la siguiente: Dios hará todo lo que sea necesario para salvar a su pueblo de las feroces tribulaciones y tentaciones. Piense en esto: Fue necesario que se abriera el Mar Rojo para salvar a Israel de las garras de sus enemigos. Fue necesario que agua saliera de la roca para salvar a esos mismos Israelitas de su angustia en el desierto. Fue necesario pan milagroso, alimento de ángeles que literalmente fue enviado del cielo, para salvarlos del hambre. Y fue necesaria un arca para salvar a Noé del diluvio, y “ángeles de escolta” para salvar a Lot de la destrucción de fuego. Lo que está claro es que Dios sabe cómo salvar a su pueblo, y que él irá a cualquier extremo para lograrlo, no importa cual sea la circunstancia.


La frase de Pedro “El Señor sabe librar” significa simplemente, “El ya ha hecho planes”. La verdad maravillosa es que Dios ya tiene planes hechos para librarte aun antes de que clames a él. Y él no se sienta sobre esos planes; él sólo espera nuestro clamor pidiéndole ayuda. Tal vez estamos enredados en la lucha más difícil de nuestra vida, preguntándonos cómo nos librará Dios, y no nos damos cuenta de que él está listo en todo momento para poner su plan en acción.


Vemos esto ilustrado en Jeremías 29, cuando Israel estaba cautivo de Babilonia. Esta fue tal vez la tribulación más grande que el pueblo de Dios experimentó, pero el Señor les había prometido a ellos: “Después de setenta años, los visitaré y despertaré sobre vosotros mi buena palabra.”


“Por que yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29:11). La última frase significa literalmente “darles lo que ustedes anhelan.” Dios quiere que continuemos orando para que estemos listos para ser liberados.