sábado, 4 de enero de 2014

SIN FE ES IMPOSIBLE OBTENER by Claude Houde

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos” (Hebreos 11:1-2).

Uno de los más grandes privilegios de mi vida cristiana ha sido la alegría de estar cerca y de conocer a grandes patriarcas de la fe. Algunos de estos gigantes son muy bien conocidos, con ministerios internacionales que llegan a millones; pero hay otros que, aunque mucho menos conocidos, han tenido un impacto duradero en mi fe y mi ministerio.

He sido inspirado, estimulado a realizar buenas obras, motivado y conmovido por los testimonios de estos hombres y mujeres de fe. Uno de esos hombres con carácter de acero templado era el Pastor Bernard Sigouin. Oh, sí que lo sé, lo más probable es que nunca hayas oído hablar de él, pero el infierno le temía y el cielo celebra su fe.

El Pastor Bernard estaba entre aquellos creyentes que se convirtieron al cristianismo en los años cincuenta, cuando ardían severas persecuciones en la provincia francesa de Quebec, que en ese momento estaba sumida en la oscuridad espiritual. Se convirtió en creyente en una de las primeras oleadas de quebequenses que respondieron con fe al llamado de Dios para el ministerio en nuestra nación. Él era un pastor amado y valeroso, como también fundador y formador de muchas iglesias en esta parte de Canadá, que aun sigue siendo considerada una de las áreas menos evangelizadas del mundo. Tuve el honor de servir con este amado pastor cuando entró en el otoño de su ministerio y su vida.

El Pastor Bernard y yo nos hicimos amigos, y un año antes de su muerte yo estaba sentado con él en un restaurante desayunando; como pastor joven me encantaba pasar tiempo con este querido pastor. Nuestra iglesia estaba cuidando de él y yo quería hacer algo especial, quería bendecirlo. Le dije: “Pastor Bernard, nos gustaría hacer algo por usted y su esposa. ¿Le gustaría irse de viaje y ver el océano o algo así?”. Yo sabía que él había pasado toda su vida en la obra de Dios y no había hecho mucho en cuanto a actividades de recreación.

Él agarró mi mano y mirándome directamente a los ojos me dijo: “Si quieres hacer algo por mí, ora para que Dios me dé un año más para servirle”. Eso era todo lo que quería.

“¡Por la fe que agradaron a Dios y por la fe obtuvieron un testimonio!”


__________
Claude Houde es el pastor principal de la Iglesia de la Nueva Vida (Eglise Nouvelle Vie) en Montreal, Canadá; y es un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo. Bajo su liderazgo la Iglesia de la Nueva Vida se ha incrementado de ser un puñado de personas, a más de 3500 miembros, en una parte de Canadá donde pocas iglesias protestantes han alcanzado éxito.