lunes, 23 de diciembre de 2013

ANDAD EN EL ESPÍRITU by Gary Wilkerson

Espero no ser la única persona que a veces se pregunta: "¿Estoy realmente andando en el don de justicia que Él me ha dado?" Dice Gálatas 5:16: "Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne".

Podemos tomar cualquier pasaje de la Escritura y leerlo ya sea a través de la lente de la gracia o de la lente de las obras y la Ley. Cuando leo Gálatas 5:16, a veces me pongo en la mentalidad de "obras" que dice: "¡Tengo que tratar de hacer esto!" Me digo a mí mismo: "Bueno, voy a hacer esto hoy, ¡voy a caminar en el Espíritu!" Me pongo ansioso y, de repente, ya no estoy caminando en el Espíritu en absoluto.

Lo siguiente que Gálatas 5:16 dice es: "No satisfagáis los deseos de la carne". A veces leemos este pasaje a través de la lente de: "Estoy en la carne. No, estoy en el Espíritu. Pero entonces algo se me cruza y me molesto ¡y otra vez, estoy de vuelta en la carne!"

Gálatas 5:18: “Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley”.
¿Estás en el Espíritu? ¿Ha entrado alguna vez Jesús en tu corazón? Si es así, ¿te dijo: "Voy a revisarte completamente por dentro y por fuera y si tu corazón es lo suficientemente justo, más adelante invitaremos al Espíritu Santo que venga también"?

¡No! ¡Él no hizo eso! No puedes ser salvo a menos que el Espíritu Santo viva en ti. Así que cuando dice: "Andad en el Espíritu", no quiere decir: "Trata de ser espiritual", sino: "El Espíritu de Dios vive en ti, así que ¡anda en ello!" Él te ha concedido acceso a Su justicia y ahora sólo te dice: "Ponte al día en la obra que ya he puesto en ti. Pon en práctica las cosas que ya tienes en la vida y deja de estar ansioso, temeroso y estresado".
No te preguntes si estás demasiado en la carne. No tienes que decir: "Dios, ¿puedes ayudarme a ser más espiritual?" No, tú ya lo eres - ¡la vida de Dios vive en ti! El Espíritu, el aliento de Dios, está en ti y tú no estás bajo la Ley.