martes, 20 de agosto de 2013

ELLOS DEPUSIERON SU ARMADURA

“Y viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado, porque Aarón lo había permitido, para vergüenza entre sus enemigos, se puso Moisés a la puerta del campamento, y dijo: ¿Quién está por Jehová? Júntese conmigo.” (Éxodo 32:25-26)

La palabra hebrea usada aquí para desenfrenado es “para”, que significa “desnudarse, relajarse, exponerse, desestimar.” También implica “un nuevo comienzo.”

Un comercial de cerveza moderna aconseja a esta generación que “se libere esta noche.” Significa, simplemente, deshacerte de las inhibiciones morales pasadas, liberarte de toda ley y comenzar a complacerte a ti mismo. Hacer lo tuyo, lo que sea que te haga feliz.

Solamente quitarse la ropa no era corrupción, sino que era la señal, el mensaje que estaban enviando a los paganos que los miraban. ¿Puedes imaginarte a los amalecitas en las montañas aledañas, a lo lejos, mirando esta escena tan peculiar? Estos enemigos, que habían temblado al ver a Dios obrando entre ellos, ahora se reían y burlaban: “¡Míralos, son tan sólo como nosotros! Su Dios no tiene poder ¡Ellos ni siquiera confían en Él! Quieren lujuria, fiesta y juego al igual que el resto de nosotros. ¡Qué hipocresía!”

¡En ese solo acto de desenfreno menospreciaron a su Dios ante los ojos de los impíos! Hicieron que el Señor pareciera como despiadado, cruel, insensible, impotente. Ellos mancharon el honor y la majestad de un Dios omnipotente. Dejaron de ser un ejemplo y dejaron de ser admirados, temidos o respetados.

¡Ellos habían depuesto su armadura para hacer fiesta! Pusieron en peligro los planes de Dios para su salvación. Estaban diciéndole al mundo: “¡No queremos pelear con más enemigos! ¡No queremos oponernos! Hemos tenido suficiente del rechazo, del sacrificio, de futuras esperanzas y de bendiciones lejanas. ¡Queremos vivir ahora! ¡Queremos divertirnos! Queremos que los buenos tiempos empiecen”.

La corrupción era esta: Esto iba a ser su nuevo comienzo. ¡No más combates! Si iban a tener que existir en un desierto cruel y duro, entonces renunciarían a la lucha y harían lo mejor que pudieran, por su propia cuenta.