martes, 25 de junio de 2013

PRESERVADO Y LIBERADO

“Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos.” (2 Timoteo 4:18)

La palabra preservar aquí significa “guardar, proteger, conservar, mantener seguro, cercar”. Dios está diciendo: “Yo voy a guardarte, protegerte, conservarte, mantenerte seguro y voy a cercarte para que el diablo no pueda tocarte. Yo mismo te libraré hasta que llegues a Mi reino celestial.”

¿Ve usted lo mentiroso que es el diablo? Él dice que te va a atrapar, ¡pero Dios ha prometido guardarte todo el tiempo!

Hace poco tuve una experiencia increíble. Me había levantado temprano para orar y estaba sentado en la sala de estar con mi Biblia. De pronto, Satanás comenzó a invadir mi mente. Gritó maldiciones viles y amenazadoras hacia mí: “¡Vas a ser destruido! ¡Te has pasado toda una vida sirviendo a Dios por nada porque ahora te voy a atrapar y te voy a derribar en tus años finales!”.

Visualicé en mi mente a todos los evangelistas que Satanás había hecho caer en años recientes. El demonio gritó: “Los atrapé a todos y ellos amaban a Jesús tal como lo haces tú. ¿Qué te hace pensar que eres tan especial? Tú no eres bueno, no eres nada más que un mentiroso y engañador, ¡y voy a hacer que tú y tu ministerio dejen de funcionar para siempre!”

Fue el ataque más devastador que he sentido en toda mi vida. Me sentí abrumado, ¡el ataque literalmente me dejó sin aliento! Pero entonces el Espíritu del Señor vino sobre mí y me puse de pie con una ira santa, até a Satanás y lo eché de mi presencia.

“¡Diablo, eres un mentiroso y padre de todas las mentiras!” Le reprendí con la Palabra de Dios ¡Y la Palabra de Dios me liberó de todo temor!

Amado, Dios quiere hacer lo mismo por ti. ¿Lo dejarías? Escucha de nuevo la Palabra de Dios para ti: “Él guarda las almas de sus santos; De mano de los impíos los libra” (Salmos 97:10). El Señor te guardará, protegerá, conservará y pondrá un seto alrededor tuyo, ¡hasta que el día que Jesús regrese!