miércoles, 13 de febrero de 2013

¡SOMOS SU CUERPO!

"Ahora bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es miembro de ese cuerpo" (1 Corintios 12:27). ¡Somos los propios miembros del cuerpo de Cristo! Por la fe, somos hueso de sus huesos y carne de su carne. Y ahora, hemos sido adoptados en una familia: "También nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás." (Romanos 12:5).

Note como de la tumba llegó un hombre nuevo. Y desde el momento de la cruz, todos los que se arrepienten y creen en este hombre nuevo se reúnen en Él: "Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. Ahora bien, el cuerpo no consta de un solo miembro sino de muchos." (1 Corintios 12:13-14).

Ya no hay más negro, blanco, amarillo, marrón, Judío, musulmán o gentil. Somos todos una sangre en Cristo Jesús. Y a causa de la obra de Cristo en la cruz, el hombre ya no puede tratar de ser santo por guardar la ley y los mandamientos. No puede llegar a ser santo por las buenas obras, hechos justos, esfuerzo humano o afanes de la carne.

“Para reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo mediante la cruz, por la que dio muerte a la enemistad." (Efesios 2:16). "Pues anuló la ley con sus mandamientos y requisitos. Esto lo hizo para crear en sí mismo de los dos pueblos una nueva humanidad al hacer la paz" (v. 15).
Sólo un hombre sería aceptado por el Padre, ¡El Hombre nuevo, resucitado! Y cuando este hombre nuevo presentó ante su Padre a todos los que tenían fe en Él, el Padre respondió: "¡Yo los recibo a todos como santos, porque están en mi santo Hijo!" "Él nos hizo aceptos en el Amado" (1:6).

Además, hemos sido sellados con el Espíritu Santo: "para llevarlo a cabo cuando se cumpliera el tiempo: reunir en él todas las cosas, tanto las del cielo como las de la tierra.... En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido." (1:10,13).

Entonces, note como la santidad no es algo que hacemos, o alcanzamos, o vamos trabajando en. Más bien, es algo que creemos. Dios nos acepta como santos sólo si tenemos fe en Cristo y permanecemos en él. ¡El camino a la santidad no es a través de la capacidad humana, sino por la fe!