jueves, 20 de septiembre de 2012

ÍDOLOS DE ORGULLO Y LOS CELOS


Cualquier persona que se aferra a un pecado nunca aceptará la verdad cuando la oye. ¿Por qué? porque todo pecado lleva consigo una mentira que será aceptado como verdad.

Cuando el Espíritu Santo convence a un creyente de un pecado particular o costumbre, viene una y otra vez con advertencias amorosas. El Espíritu de Dios es tierno, paciente, amoroso - y Él esperará que el creyente responda antes de que Él traiga disciplina. Él instará continuamente al arrepentimiento a esa persona a través de Su convicción de amor.

Cuando todos los requiebros y las advertencias del Espíritu son ignorados y el pecado toma raíz, la pena es el castigo y, por último, el juicio. Dios permitirá la ceguera de los ojos y la dureza del corazón hasta que se vuelve imposible para el pecador habitual ver su propia depravación. Eventualmente, la dureza de su corazón se vuelve impenetrable.

Corazón de Saúl se encontraba bajo el dominio de los ídolos de orgullo y celos. Orgullo continuamente se levantó en este hombre, haciéndole celoso de David y cualquier otra persona que caminaba en santidad y su corazón se llenó de idolatría.

Este es el triste testimonio de este rey idólatra: "Y Saúl respondió: Estoy muy angustiado... Dios se ha apartado de mí y no me responde más, ni por los profetas, ni por sueños" (1 Samuel 28:15). Saúl podía llorar, buscar profetas, y orar por sueños, pero el Señor respondió: "No, Saúl. Yo no hablo contigo, porque tu corazón ha sido cautivado por un ídolo."

El libro de Jeremías nos dice que Efraín cayó bajo severos castigos del Señor a causa del pecado. Pero Efraín se arrepintió, alejándose de sus ídolos y rompiéndolos. Aquí está el testimonio de este hombre: "Porque después que me convertí, tuve arrepentimiento, y después fui instruido" (ver Jeremías 31:19).

¿Entiende lo que Efraín está diciendo aquí? En esencia, es lo siguiente: "Cuando tuve ídolos [pecado] en mi corazón, me dirigí al Señor para recibir instrucción, pero no pude conseguir una palabra del cielo yo no oí nada de Dios hasta que me arrepentí y rompí mis ídolos en pedazos. Entonces, ¡recibí claras instrucciones!".