jueves, 18 de marzo de 2010

DIOS TIENE PLANES PARA LAS EMERGENCIAS DE CADA CREYENTE

No importa cuán inestable se vuelva el mundo, el pueblo de Dios puede estar tranquilo y mantener su gozo fluyendo, porque nuestro Señor ha prometido protección especial para cuando más la necesitemos.

¿No tuvo Dios un plan de emergencia para los hijos de Israel durante el hambre que vino sobre toda la tierra? Él envió de antemano a José a Egipto, lo promovió a primer ministro y llenó los graneros con suficiente grano para aguantar el tiempo de hambre. Luego él trajo a su pueblo y los instaló donde podían llegar caminando a los graneros, y los alimentó hasta que estuviesen llenos durante el hambre que consumía la tierra.

¿No tuvo Dios planes de emergencia para Elías? Mientras la nación se tambaleaba bajo el impacto de un colapso económico y los alimentos escaseaban debido a una hambruna severa – y un rey malvado había puesto una recompensa sobre su cabeza – Dios puso su plan de emergencia en efecto para Elías. Lo escondió en un arroyo tranquilo y lo alimentó enviando un ave a que le diera alimento. Este plan de sobrevivencia también incluyó un barril misterioso de grano que nunca se agotaba.

¿Y qué hay de Noé? ¡Qué plan tan detallado de sobrevivencia que Dios tuvo para él y su familia! Un arca – para que flotasen él y su familia a salvo por encima de toda la muerte y destrucción de un diluvio mundial.

¿Y Lot? Dios realmente envió ángeles para sacarlos personalmente a él y a sus hijas fuera de la ciudad sentenciada de Sodoma. Las manos de Dios estuvieron atadas hasta que Lot estuvo a salvo fuera de los suburbios. Fue más que una pérdida de su trabajo, más que un colapso de la economía, más que una caída de gobierno – era la aniquilación total de de su sociedad. Pero Lot fue rescatado a salvo.

¡Pablo probó las contingencias de emergencias de Dios una y otra vez! Éste apóstol fue náufrago, fue perseguido por ladrones, encarcelado, acusado de traición y tramaron su asesinato. Sin embargo, en cada crisis, Dios tenía un plan de contingencia para librarlo. Sólo cuando Dios determinó que la carrera de Pablo había acabado, fue cuando puso en efecto su último plan de contingencia. Él lo llamó a su resurrección.

Nosotros también tenemos un plan de emergencia para sobrevivir – designado especialmente para cada creyente.

¡Que no tengamos ninguna duda – Dios nos ayudará a salir de cada crisis!