miércoles, 18 de junio de 2008

LIGADO A LA PALABRA VIVA

El Señor reina sobre toda creación con majestad y poder. Sus leyes gobiernan el universo entero, toda la naturaleza, toda nación y todos los asuntos del hombre. Él rige sobre los mares, los planetas, los cuerpos celestiales y todos sus movimientos. La Biblia nos dice: “El señorea con su poder para siempre; sus ojos atalayan sobre las naciones” (Sal 66:7). “Jehová reina; se vistió de magnificencia; Jehová se vistió, se ciñó de poder…Firme es tu trono desde entonces; tú eres eternamente… Tus testimonios son muy firmes” (Sal 93:1-2, 5).

Estos Salmos fueron escritos por David, el cual da testimonio, en esencia: “Señor, tus testimonios, tus leyes, decretos y palabras, son irrevocables. Son completamente confiables”. El autor de Hebreos lo reafirma, declarando que la Palabra Viva de Dios es eterna e inmutable: “el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8).

Piense al respecto: Hay leyes operando en el universo que gobiernan el funcionamiento de las cosas, sin excepción. Considere las leyes que rigen los movimientos del sol, la luna, las estrellas y la Tierra. Estos cuerpos celestes fueron puestos en sus respectivos lugares cuando Dios habló una Palabra, y desde aquel entonces, éstos han sido regidos por las leyes que Dios también declaró.

Se nos ha dicho a lo largo del Nuevo Testamento que este gran Dios es nuestro Padre y que Él tiene cuidado de nosotros, sus hijos. Hebreos nos dice que el Señor es afectado por los sentimientos de nuestras dolencias, y que Él escucha cada clamor nuestro y guarda cada lágrima. Sin embargo, también se nos dice que Él es el Rey justo que juzga según su ley. Y su Palabra es su constitución, la cual contiene todos sus decretos legales, por los que Él rige con justicia. Todo lo que existe es juzgado por su Palabra inmutable.

Dicho de una manera simple, podemos tomar la Biblia con nuestras manos y saber que: “Este libro me dice quién es Dios. Describe sus atributos, naturaleza, promesas y juicios. Es su reglamento de leyes, de su propia boca, por el que rige y reina. Y es una Palabra a la que Él está obligado a cumplir.

Todo juez terrenal está obligado a determinar el caso puesto delante de él, de acuerdo a la ley establecida. Dios rige y juzga todo lo que está delante de Él, según su ley eternal, esto es, su misma Palabra establecida. Cuando el Señor da un veredicto, habla por su Palabra viva, una Palabra con la que Él está comprometido.