viernes, 24 de marzo de 2017

¿TE HAN HERIDO?

Durante mi tiempo de oración, el Espíritu Santo me guió al Salmo 56. Esta palabra es para aquellos que han sido heridos, ya sea por la familia, por los amigos, o por las palabras y acciones de los impíos.
Tambien es una palabra para aquellos que aman al Señor, pero que derraman lágrimas y llevan cargas que parecen ser cada vez más pesadas a medida que pasan los días. Algunos creyentes se despiertan cada mañana bajo una nube de temor y desesperación. Los problemas financieros pueden aplastarlos y atemorizarlos. Otros enfrentan serias batallas de salud y dolor insoportable. Algunos se duelen por miembros de la familia que están en problemas profundos, tal vez en rebelión contra el Señor.
Escucha la bendita Palabra de Dios dirigida a ti en tu hora de necesidad:
Salmos 56:3: “En el día que temo, yo en ti confío”  [No tendré miedo].
Salmos 56:4: “En Dios alabaré su palabra; en Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?”
Salmos 56:8: “Mis huidas tú has contado; pon mis lágrimas en tu redoma [botella]; ¿No están ellas en tu libro?”
Salmos 56:9: “Serán luego vueltos atrás mis enemigos, el día en que yo clamare; Esto sé, que Dios está por mí”.
Salmos 56:13: “Porque has librado mi alma de la muerte, y mis pies de caída, para que ande delante de Dios en la luz de los que viven.”
Estas son palabras ungidas del Espíritu de Dios. Te animo a orar por cada versículo y a reclamarlo por fe. El Señor sabe todo sobre tus luchas y dolor. Él conoce todos los detalles de su situación, y Él escucha incluso el clamor silencioso de tu corazón roto.

jueves, 23 de marzo de 2017

VERDADERO REFRIGERIO

En Hechos 3:19 Pedro habla de “tiempos de refigerio” que vendrían como resultado de estar en la presencia del Señor. Estoy convencido de que incluso ahora, en medio de los tiempos de turbulencia mundial, la Iglesia está experimentando tal tiempo de refrigerio. Es un evento en el cual Jesús está manifestando Su presencia en todo el mundo.
Sí, hay mucha muerte espiritual y sequedad en muchas iglesias. Multitudes de creyentes son transigentes en su andar con Jesús, mientras que otros se han ido tras los placeres mundanos como locos.
Pero algo glorioso está sucediendo en todo el mundo, incluso en las naciones islámicas. Hay evidencia innegable de que el Espíritu Santo está posándose sobre las naciones, y la impresionante presencia de Cristo se está manifestando poderosamente. Está sucediendo por toda Rusia, China, América del Sur, África, Asia y casi todas las naciones de la tierra. Dios está moviendo los corazones de las personas en  Mongolia y en los antiguos estados soviéticos. En la India el Espíritu de Dios está trabajando poderosamente.
He oído que esos momentos de refrigerio están tocando a varios pueblos y ciudades en los Estados Unidos. Los pastores están comenzando a sentir una desesperación por una verdadera manifestación de la presencia de Dios en sus iglesias.
Este tiempo de refrigerio de la presencia de Cristo es el resultado de exaltarlo solamente a Él - no a las señales, ni a las maravillas, ni a los dones espirituales, ni a los llamados “avivamientos” que pronto se desvanecen. Esta es una revelación de la gloria y el poder de Cristo de los últimos tiempos. Muchos me escriben contándome que van a la iglesia anhelando experimentar la presencia real de Jesús. Quieren oír palabra de un pastor que ha estado encerrado con el Señor. No quieren más entretenimiento, dotes teatrales ni métodos vacíos. Ellos claman: “Quiero a Cristo. Quiero la tierna, asombrosa y sanadora presencia de Jesús”.
Que este sea el clamor de corazón de todo el pueblo de Dios en estos días.

miércoles, 22 de marzo de 2017

DIOS ES MUY PACIENTE

Me siento profundamente bendecido por el mensaje de Dios a Su pueblo en el Salmo 37. Te recomiendo que leas este Salmo antes de que el día termine. Es uno de los pasajes más valiosos y alentadores de la Palabra de Dios. No importa lo que estés pasando, no importa cuan difícil sea tu situación, este Salmo será una fuente de gran fortaleza y aliento para ti.
El versículo 7 es de especial interés para mí a la luz de lo que está sucediendo en la comunidad gay. Los estados están aprobando leyes que allanan el camino para los matrimonios gays y cientos de homosexuales se han casado. Yo estaba tan profundamente afligido por esta iniquidad y burla del verdadero matrimonio ordenado por Dios, que clamé: “Oh, Señor, están robando a nuestra nación. Se están burlando de tu Santa Palabra. América está ahora complaciéndose en un pecado que ni siquiera era visto en Sodoma y Gomorra. No hay registro bíblico de homosexuales que se hayan casado en esas malvadas sociedades”.
Luego leo el versículo 7: “No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades.”. En otras palabras: “No dejes que eso se meta en tu espíritu. No te molestes por eso. Dios oye los profundos gemidos interiores de Su pueblo, y Él es muy paciente”.
Que ningún malvado piense por un momento que Dios va a pasar por alto la descarada desobediencia y burla de Su Palabra. A través de la Biblia, vemos al Señor enviando juicio cuando la rebeldía envuelve a una sociedad.
Ora por nuestra nación en medio de estos tiempos. ¡Dios escucha las oraciones de Su pueblo!

martes, 21 de marzo de 2017

DERRAMAR EL CORAZÓN

La siguiente palabra que me fue dada por el Espíritu Santo, es para aquellos que necesitan una respuesta a la oración, que necesitan ayuda en tiempo de problemas, y que están listos y deseosos de mover el corazón de Dios de acuerdo a su Palabra:
 Aprópiate de la promesa del pacto en el Salmo 46:1: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”.
La frase pronto auxilio significa “siempre dispuesto, accesible inmediatamente”. La fe debe de descansar en la seguridad de que el Espíritu de Dios mora en nosotros a cada hora del día y de la noche, continuamente. Y porque él habita dentro de nosotros, escucha cada clamor y oración devoto. Podemos estar seguros de que si nos escucha, él concederá nuestras peticiones. De hecho, el Espíritu Santo moverá cielo y tierra por cada hijo de Dios que se da tiempo para derramar su corazón ante el Padre. 
Lee y cree el Salmo 62:5-7. Esta es la oración de David que tocó el corazón de Dios. David dijo, en esencia: “¡Solamente espera en Dios! No esperes ayuda de ninguna otra fuente. Sólo él debe de ser tu provisión, tu única esperanza y defensa. Sólo él puede suplirte con las fuerzas para continuar hasta que llegue su respuesta.”
Aquí está el corazón de todo, el secreto de la oración que prevalece y que todo santo ha conocido a través de los siglos: derramar el corazón delante de Dios. “Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio” (Salmo 62:8). Ana es nuestro ejemplo, pues ella hizo esto. Cuando estaba desesperada por tener un hijo, “derramó” su alma al Señor (Ver 1 Samuel 1:15). Y la Escritura dice: “Y no estuvo más triste” (1:18).

lunes, 20 de marzo de 2017

¿PARA QUÉ SOMOS BENDECIDOS? - Gary Wilkerson

Dios quiere bendecirte y favorecerte. Él anhela enriquecer tu vida, tu matrimonio y tu vida espiritual. Quiere darte sabiduría, entendimiento y discernimiento para que tus decisiones lleven bendición a tu vida.
Una vez que recibimos las bendiciones de Dios, debemos tener cuidado de no convertirlas en algo egoísta.
Lucas 12:16 nos habla de un hombre que fue bendecido. “También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho”.
Dios es generoso y le encanta dar regalos a sus hijos. Pero esta historia rápidamente da un giro equivocado, cuando vemos que este hombre “pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?” (Versículo 17).
Ahora, ¿De quién eran esos frutos? Todo le pertenece a Dios, por lo que este hombre estaba revelando su naturaleza egoísta. Comenzó a ver todos sus talentos, sus relaciones y sus muchos dones de Dios como cosas para ser usadas para su propio beneficio. Ese egoísmo comenzó a penetrar en la misma fibra de lo que era.
“Y dijo: …derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate” (Versículos 18-19).
Dios ama bendecir a sus hijos, pero a él también le preocupa lo que hagas con esas bendiciones. ¿Cuál es su propósito al bendecirte? ¿Es simplemente para que amontones bienes para ti mismo y puedas crear el perfecto capullo de comodidad que siempre has querido? ¡No! Como vemos desde el mismo comienzo de su pacto con la humanidad… ¡Eres  bendecido para ser de bendición para los demás!

sábado, 18 de marzo de 2017

BUENAS NOTICIAS PARA TODOS - Nicky Cruz

Hace varios años atrás, en la noche de apertura de una cruzada en Londres, Inglaterra, se había reunido una multitud diversa: hippies, rockeros punk, adictos, góticos, prostitutas y vagabundos, entre otros. Dondequiera que miraba había chicos con el pelo morado, verde y naranja. La mayoría llevaba ropas negras estampadas con símbolos satánicos y sus cuerpos estaban perforados en casi todos los lugares imaginables. Nunca había visto tantos jóvenes confundidos y heridos.
Mi esposa, Gloria, tenía un asiento en la primera fila del auditorio. Mientras me preparaba para subir al escenario, miré hacia donde estaba ella y vi a un joven sentarse en el asiento de al lado. Parecía atemorizante: ¡Un gótico con todos los adornos! Cuando se movió hacia un lado, noté algo trepándose en su regazo. Miré atentamente y me di cuenta que era una rata negra con una pequeña correa.
Gloria le tiene terror a las ratas y al principio no se dio cuenta; y yo esperaba que continuara así. Pero cuando el joven dio vuelta su cabeza hacia otro lado, noté que ella dio un vistazo en dirección al joven, justo a tiempo de ver a la rata trepándose en su regazo.
Gloria sabe que la amo y que nunca permitiría que nada malo le suceda, pero yo no podría expulsar a una persona de una cruzada, especialmente alguien tan obviamente necesitado de Jesús. Así que cuando pude captar su atención, le hice un gesto para que se quedara tranquila. No estoy seguro de que haya recibido el mensaje, pero permaneció en su asiento, tiesa como un palo a lo largo de todo el servicio, como una verdadera soldado.
Más tarde, durante el llamado al altar, este joven fue el primero en dar un paso adelante para recibir a Cristo. Se paró frente al altar con su rata en la mano y la cabeza inclinada. Cuando un obrero voluntario le impuso las manos y oró con él para que recibiera a Cristo, las lágrimas rodaban por sus mejillas.
 “Entonces les dijo: ‘Vayan por todo el mundo y prediquen la Buena Noticia a todos’” (Marcos 16:15, NTV).

Nicky Cruz, evangelista internacionalmente conocido y prolífico autor, se volvió a Jesucristo de una vida de violencia y crimen después de encontrarse con David Wilkerson en la ciudad de Nueva York en 1958 La historia de su dramática conversión fue contada por primera vez en el libro “La Cruz y el Puñal” escrito por David Wilkerson y más tarde en su propio best seller “Corre, Nicky, Corre”.

viernes, 17 de marzo de 2017

EQUIPO PROTECTOR

Cuando Moisés oyó la voz de Dios que venía de la zarza ardiente, se sorprendió de lo que Dios le pidió que hiciera: “Quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es” (Éxodo 3:5). Dios le dice a cada cristiano hoy lo mismo que le dijo a Moisés: “Sólo hay una tierra sobre la cual puedes acercarte a Mí, y ésta es tierra santa. No puedes confiar en tu carne, porque ninguna carne estará de pie en Mi presencia”.
¿Por qué se enfocó Dios en el calzado, en el pasaje de Éxodo? ¿Qué tiene eso que ver con despojar la carne? Nuestros pies son partes blandas de nuestro cuerpo y los zapatos son una protección para nuestra carne. Nos protegen de los elementos, de las piedras, de las serpientes, de la suciedad y el polvo, del pavimento caliente.
Así que para con Moisés, Dios estaba usando una cosa cotidiana y ordinaria para enseñar una lección espiritual, al igual que Jesús usó, más tarde, monedas, perlas, camellos y semillas de mostaza. Dios estaba diciendo: “Moisés, usas equipo protector para impedir que tu carne tenga un daño, pero ninguna cantidad de protección carnal podrá protegerte. Donde estoy a punto de enviarte, necesitarás un milagro de liberación”.
¿A dónde estaba enviando Dios a Moisés? A Egipto, al foso de iniquidad, a hacer frente a un dictador endurecido. Moisés tuvo que dejar de lado toda confianza en su carne: su mansedumbre, celo y humildad. Todas sus habilidades carecerían de valor, a no ser que Dios las santifique. Moisés tuvo que poner su confianza total en el nombre y el poder de Dios.
De hecho, Moisés se enfrentó a todo tipo de pruebas y desafíos. Estaba por llevar a unas tres millones de personas al desierto, donde no había lugar para comprar comida ni lugar para obtener agua. ¡Él tendría que depender completamente de Dios para todo!
Dios nos haría la misma pregunta, que le preguntó a Moisés. ¿Estamos dispuestos a rendir nuestras propias capacidades y ambiciones y confiaremos completamente en Él? ¿Pondremos toda nuestra confianza en Él, en vez de en nuestros propios dones y planes?

jueves, 16 de marzo de 2017

PURO Y SIN MANCHA

Creo que cada episodio o historia en el Antiguo Testamento está lleno de verdad para los creyentes del Nuevo Testamento. Cada vez que tengo dificultad para entender una verdad del Nuevo Testamento, vuelvo a su sombra en el Antiguo Testamento. Uno de esos ejemplos se refiere a Moisés en la zarza ardiente. Creo que esta historia en particular está llena de la verdad profunda del Nuevo Testamento con respecto a la santidad.
Solo en el monte Horeb, Moisés estaba pastoreando las ovejas de su suegro cuando de repente una extraña imagen llamó su atención. Un arbusto cercano ardía brillantemente; ¡pero no se consumía!
“Entonces Moisés dijo: ‘Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema’. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza” (Éxodo 3:3-4). Entrando para una mirada más cercana, Moisés oyó que Dios lo llamaba desde la zarza, prueba viviente de que Dios estaba presente, una representación visual de Su santidad. De hecho, ¡donde quiera que Él esté, ese lugar es santo!
“Como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:15-16). En otras palabras: “Está escrito, registrado, establecido de una vez y por todas que debemos ser santos, así como nuestro Dios es santo”.
“Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación” (1 Tesalonicenses 4:7). Dios no nos ha llamado sólo para salvación, ni para el cielo, ni para recibir Su perdón. Más bien, estos son beneficios de nuestro único y verdadero llamado; que es ser santo, como Él es santo.
Todo creyente en Jesucristo es llamado a ser santo; a ser puro y sin mancha a los ojos de Dios. Así que, si tú has naccido de nuevo, la santidad debe ser el clamor de tu corazón: “Dios, quiero ser como Jesús. Realmente quiero caminar santo delante de Ti, todos los días de mi vida”.

miércoles, 15 de marzo de 2017

¡MANTENTE VELANDO!

“¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo” (Ap. 12:12).
El pasaje de Apocalipsis nos dice que Satanás ha declarado la guerra total al pueblo de Dios. También menciona que el diablo tiene poco tiempo para cumplir su obra: Porque él sabe que le queda poco tiempo.
Como seguidores de Jesucristo, debemos estar constantemente alerta de que el diablo busca destruirnos. Por lo tanto, Pablo dice que necesitamos conocer las tácticas y los planes del enemigo: “Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones” (2 Corintios 2:11).
“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8). Esto no significa que el diablo esté flotando en el cosmos dando órdenes a sus huestes demoníacas. Sabemos que Satanás fue arrojado a la tierra cuando Cristo lo derrotó en la cruz. Así, el reino del diablo está limitado al aquí y ahora (ver Apocalipsis 12:12)
Algunos cristianos creen que Satanás es omnipotente (que posee todo el poder), pero él ha sido derrotado por Jesús y despojado de toda autoridad. Y Satanás no es omnisciente (¡él no puede leer mentes!), tampoco es omnipresente. Él no puede estar en todas partes al mismo tiempo.
Pero Satanás sí tiene principados y potestades ubicados en toda la tierra y estas huestes de demonios le alimentan de inteligencia a su entera disposición. Te oyen cuando oras y ven tu obediencia a Dios. ¡Eso es lo que despierta la ira de Satanás contra ti!
Cuando la Palabra dice que el diablo sólo tiene poco tiempo, no se refiere al tiempo que tiene antes del retorno de Cristo. Se trata de plazos continuos, una serie de breves momentos en los que tiene que realizar su trabajo y hacer la guerra contra los santos de Dios.

martes, 14 de marzo de 2017

UN REFUGIO EN TIEMPO DE PROBLEMAS

Cristianos sinceros me han preguntado: “¿A quién creemos? A través de los años he leído las obras de muchos ministros que estaban convencidos de que el fin estaba muy cerca. No obstante, una y otra vez, se han equivocado. Pienso que algunos sólo estaban tratando de vender su libro, mientras que otros creían sinceramente que Dios les estaba diciendo que el fin estaba a la puerta”.
Por momentos, he estado completamente quebrantado delante de Dios, clamando a Él a toda voz: “Señor, por muchos años he estado predicando que el juicio está a las puertas. He dado advertencias de la venida de una crisis económica, sin embargo, sólo veo que sucede lo contrario. Veo cómo América prospera y sigue su camino alegremente, mientras mata a bebés en el vientre, resbalando hacia un foso de suciedad y sacándote de toda institución. ¿Hasta cuándo, Señor?”
Jeremías pasó años profetizando fielmente eventos que aun no se habían cumplido. Él clamó: “Me sedujiste, oh Jehová, y fui seducido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste; cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí. Porque cuantas veces hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día” (Jeremías 20:7-8).
Pero Jeremías no podía dejar de advertir al pueblo de Dios. Aunque sus profecías no parecían tener fundamento, él seguía profetizando. Siento el mismo fuego que sintió Jeremías, ardiendo en mi alma; y estoy más convencido que nunca de que Dios ha “puesto Su rostro” contra esta nación por su derramamiento de sangre y su arrogancia contra Su nombre, ¡y Su juicio vendrá!
Por otro lado, le doy gracias a Dios por todas las promesas en Su palabra, de proteger y bendecir a Su pueblo, en medio y a través de todas las tormentas. El pueblo de Dios, que ora, no tiene nada que temer ni preocuparse.
“Jehová será refugio del pobre, refugio para el tiempo de angustia. En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron” (Salmos 9:9-10).

lunes, 13 de marzo de 2017

LA GRACIA DE DIOS QUE DA PODER - Gary Wilkerson

“En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros” (Efesios 1:7-8).
Nosotros en la iglesia ni siquiera hemos empezado a rascar la superficie de la gracia. Tomamos sólo pequeños sorbos de la copa de gracia de vez en cuando en nuestro caminar con Dios antes de comenzar a confiar en nuestras propias habilidades.
Cuando Jesús dice que tenemos que nacer de nuevo, tener fe, orar, buscar Su rostro y amar a nuestro prójimo, cada uno de sus mandamientos es  y amén. Tenemos que hacer lo que Él nos llama a hacer, no escoger y elegir nuestras áreas de obediencia.
Algunas iglesias prefieren ciertas áreas de obediencia sobre otras. Enfatizan el evangelismo, la justicia social, el activismo político, el servicio a los pobres o la oración. Pero ninguna iglesia es agradable a Dios cuando funciona con un cilindro en lugar de ocho. ¡Cualquier persona o iglesia que no esté obedeciendo los mandamientos de Dios está viviendo en desobediencia! Simplemente, Él no nos permitirá ignorar algunos de Sus mandamientos.
Sin embargo, la perfecta obediencia no es posible; no está dentro del ámbito de nuestra capacidad. La razón por la que elegimos ciertas áreas de obediencia es porque son más fáciles de cumplir que otras.
Tener una vida de gozo y victoria no depende de si tenemos éxito o fracasamos en obedecer los mandamientos de Dios; tiene que ver únicamente con cómo obedecemos Sus mandamientos. Cuando era joven, uno de los líderes de jóvenes me dijo: “Puedes cambiarte a ti mismo, de tal forma que las tentaciones no regresen. Tienes la capacidad de escapar de cualquier cosa” ¿De veras? No se requiere mucho tiempo para ver cuán inútil eso realmente es.
No podemos hacer cambios en nosotros mismos. Debemos permitir que la gracia de Dios nos de poder y traiga transformación; en nosotros mismos y en nuestro mundo.

sábado, 11 de marzo de 2017

SÍMBOLOS DEL ESPÍRITU SANTO - Jim Cymbala

La Biblia tiene varios símbolos para el Espíritu Santo. Uno de ellos es el viento, que en el griego original del Nuevo Testamento es la misma palabra que se utiliza para aliento. El viento nos ayuda a visualizar el invisible y misterioso movimiento del Espíritu (Ver Juan 3:8).
Durante el bautismo de Jesús una paloma simbolizó al Espíritu Santo. “Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él” (Marcos 1:10). El Espíritu Santo es todopoderoso pero a la vez suave y delicado en su trato con nosotros. Cada uno de nosotros puede herirlo fácilmente.
El aceite es un símbolo frecuentemente usado para el Espíritu Santo en el Antiguo Testamento. La unción del Espíritu Santo se compara al aceite que se ponía sobre casi todo lo que había en el tabernáculo. Cuando éste se construyó como lugar de adoración, no sólo los objetos fueron ungidos con aceite, sino también los sacerdotes. Más tarde los ancianos de la iglesia primitiva fueron instruidos a orar por los creyentes enfermos y a ungirlos con aceite como símbolo del Espíritu Santo (Ver Santiago 5:14).
Uno de mis símbolos favoritos para el Espíritu Santo es el fuego, que se utiliza para representar el poder y la presencia de Dios. Cuando Juan el Bautista entró en escena antes de que Jesús apareciera, dijo: “Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo…él os bautizará en Espíritu Santo y fuego(Lucas 3:16, énfasis añadido).

Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson.

viernes, 10 de marzo de 2017

“¡NADIE BRILLA AQUÍ!”

Aunque nuestra organización utiliza muchos métodos modernos y de alta tecnología, nosotros no recibimos dirección de estas “herramientas ministeriales”, sino que pasamos tiempo de rodillas, buscando el rostro del Señor para obtener dirección en cada área del ministerio.
Los “expertos” de hoy en día han tomado las riendas de la iglesia. El pecado es visto en términos psicológicos y se le llama “enfermedad”. Los profetas de la santidad han sido reemplazados por psicólogos y trabajadores sociales que dicen palabras sin sentido, y los altares han sido reemplazados por salas de consejería. Jesús está siendo destronado y Freud exaltado.
Hace muchos años, Dios me guió a comenzar un ministerio a los drogadictos y alcohólicos. No teníamos dinero, ni libros de instrucción, sólo una total dependencia en el Espíritu Santo. Pusimos un letrero en nuestras oficinas que decía: “¡NADIE BRILLA AQUÍ – SOLAMENTE EL ESPÍRITU SANTO!” Durante nuestros servicios, orábamos: “Señor; nuestra ayuda no está en la psicología, sino que en el Espíritu Santo. No podemos trabajar en las mentes a menos que tu cambies el corazón”
Nicky Cruz, uno de los primeros pandilleros que encontramos en Nueva York, era un asesino en su corazón. Un psiquiatra conocido tomó interés en su caso y después de pasar un día completo con él, llego a la conclusión de que Nicky era incorregible y no había esperanza para él. (A Nicky le divertía confundir a los psiquiatras)
¡Sin embargo, Jesús tenía otros planes para Nicky! Cristo logró en cinco minutos en un altar lo que los expertos dijeron que no se podía hacer. Dios envió una flecha directo a su corazón, una flecha de verdad que gritaba: “¡Nicky, Jesús te ama!”
En un momento, el corazón de piedra de Nicky fue reemplazado por un corazón de carne. Lloró mientras abrazaba a todos a su alrededor y fue transformado sobrenaturalmente por el poder de Dios. ¡Después de que los expertos de la sociedad habían dicho que era un caso perdido!
Durante los últimos años, he observado con asombro como la iglesia ha ido destronando a Cristo en forma lenta pero segura, y ha puesto la sabidura del mundo en su lugar. Sin embargo, una vez más, Jesús debe llegar a ser el poder que está detras del pueblo de Dios.

jueves, 9 de marzo de 2017

HAY UNA DIA DE PAGA

Permíteme contarte cuales son los cuatro trágicos resultados de destronar al Señor:
“Israel es una frondosa viña, que da abundante fruto para sí mismo” (Oseas 10:1). Todos en Israel buscaban el beneficio propio y el resultado fue un vacío total. Oseas se estaba dirigiendo a los creyentes, mostrándoles una escena de lo que les sucede a todos los que destronan al Señor de sus vidas. Tales personas se vuelven egoístas y miserables y todo lo que persiguen termina en vacío.
“Está dividido su corazón…Jehová demolerá sus altares, destruirá sus ídolos” (Versículo 2). El corazón de nuestra nación está dividido. Los americanos ofrecen servicio a Dios y a la religión sólo de labios, pero no adoran al Señor en verdad. Eso ha llevado a la destrucción total de nuestras instituciones. Nuestra sociedad ya no confía en Dios, y en lugar de eso se vuelve hacia el gobierno, el presidente, el sistema de educación, el sistema de seguro social; todo en busca de algún tipo de estabilidad. Dios está diciendo: “Si no confías en mi, haré que fracasen todas las instituciones en la cuales confías. No quedará nada en lo que puedas creer”
“Habéis arado impiedad, y segasteis iniquidad…porque confiaste en tu camino…” (Versículo 13). Oseas está diciendo: “¡Dejaste de confiar en el Señor y ahora segarás iniquidad!” La humanidad de hoy es sofisticada y educada pero ha rechazado la Biblia y la oración. ¿Qué nos ha traído todo nuestro sofisticado conocimiento?
“No tenemos rey, porque no temimos a Jehová” (Versículo 3). El corazón del rey de Israel estaba lleno de idolatría. Así que cuando Israel comenzó a descarriarse, él no fue capaz de evitar que perdieran su fe. No había autoridad en sus palabras y la gente murmuró: “No tenemos liderazgo, ni dirección. ¡Estamos a la deriva!”
Lo mismo está sucediendo en la iglesia de hoy. Muchos cristianos se burlan de sus pastores, ridiculizando su autoridad. ¿Por qué? ¡Porque sus palabras no tienen autoridad! La gente dice: “No tenemos liderazgo en nuestra iglesia. Estamos perdidos y confundidos”. Tristemente, ese es el pago por destronar al Señor.

miércoles, 8 de marzo de 2017

DIOS ES PODER PURO

Dios había bendecido y prosperado a Israel, dándoles casas que no haban construido y viñedos que no habían plantado. El levantó como profetas a hombres consagrados y a través de ellos les daba palabras claras de dirección. El pueblo había disfrutado por años la fidelidad de Dios, habían escuchado su consejo y no habían vuelto a confiar en el hombre. Cuando Dios les hablaba, ellos obedecían, y fueron milagrosamente librados de enemigos poderosos.
Pero ahora una apostasía se había levantado sobre Israel y el Señor los acusaba de una terrible maldad. El profeta Oseas describe la terrible cosecha que recogieron aquellos que rechazaron el señorío de Dios y confiaron en el brazo de carne. Cuando Oseas escribió este mensaje profético, se dirigía a un pueblo que el Señor había llevado por años en sus brazos.
“Llegaron hasta lo más bajo en su corrupción… todos sus príncipes son desleales” (Oseas 9:9 y 15). ¿Cuál fue el horrible pecado que cometió el pueblo de Dios? ¿Borrachera? ¿Perversión sexual? ¿Avaricia? ¿Adulterio? o ¿Asesinato? No, Dios dijo que su maldad estaba en haberse alejado de su consejo, ignorando su palabra y obedeciendo al hombre.
“Mi Dios los desechará, porque ellos no le oyeron” (Versículo 17). ¡A los ojos de Dios, la maldad más grande que un creyente puede cometer es dejar de depender de Él!
En esencia, el Señor le estaba diciendo a Israel, “Ya no pones tu confianza en mi, ya no soy tu guía, te estás volviendo a la sabiduría del hombre. Estás corriendo hacia Egipto para pedir ayuda, estás volviendo al lugar desde donde te saqué. Has rechazado mi palabra y te has alejado de mi”.
Un gran profeta puritano escribió una vez: “El poder puro nunca está ansioso por cooperación. Sólo la demanda”. En otras palabras, Dios no nos dice: “Haz tu parte, y yo haré la mía. Sólo manténme informado de vez en cuando”. ¡No, absolutamente no! Dios es poder puro y él demanda que lo sigamos, antes que todo y en todo lo que hacemos. ¡Todo lo que sea menos que eso difama su reinado sobre nuestras vidas!

martes, 7 de marzo de 2017

DESTRONANDO A JESÚS

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra…sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Colosenses 1:16).
“Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia…para que en todo tenga la preeminencia” (Versículo18). 
Dios el Padre puso a Cristo en el trono como rey sobre todas las naciones y toda la naturaleza, y como Señor sobre la iglesia. Pablo está diciendo: “No importa cómo se vean las cosas. Pareciera que todo está fuera de control y que el diablo ha tomado el poder. Pero lo cierto es que Dios ha puesto todas las cosas bajo los pies de Jesús. ¡Cristo aún es rey sobre todas las cosas!”
Estos pasajes demuestran que el Dios todopoderoso ha dado el dominio sobre todas las cosas a Jesucristo.  Sin embargo, todo a nuestro alrededor vemos como nuestra sociedad y gobierno rechazan reconocer la autoridad y señorío de Cristo. Estamos quitando a Dios de nuestras escuelas y de nuestras cortes, y lo estamos ignorando al crear nuestras leyes.
Yo creo que la razón detrás de todo el derrame de sangre, violencia, odio racial, desintegración moral, abuso de drogas, y el brote mortal de enfermedades sexuales en nuestra sociedad es que América ha rechazado el señorío de Cristo. Los legisladores, educadores y los medios de comunicación han hecho de Dios un tema del cual no se puede hablar.
Peor aún, Jesús está siendo destronado en las iglesias alrededor de la tierra y en las vidas de multitudes de creyentes. Se puede entender que una persona impía quiera destronar a Cristo, pero ¡Cómo debe entristecer al Padre ver como aquellos que se hacen llamar por su nombre destronan a Cristo!
Debido a que Dios ha hecho que Cristo sea todo para la iglesia, no debemos tener ningún otro recurso, referencia o consejero antes que Jesús. Todo el gobierno, guía y consejo de la iglesia debe venir de Él: “Y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz” (Isaías 9:6).

lunes, 6 de marzo de 2017

¿ESTÁS ESFORZÁNDOTE MÁS? - Gary Wilkerson

Muchos cristianos hoy en día quedan agotados por sus esfuerzos para repeler el pecado. Se les acaba hasta la última pizca de alegría; y la victoria que Cristo ganó para ellos se pierde en sus persistentes esfuerzos por establecer una justicia propia.
La justicia que se trata de obtener por cualquier otro medio que la fe siempre fallará. Verás, no puede haber una justicia de Dios y nuestra. Eso significaría que hay dos evangelios: El suyo y el nuestro. No podemos mezclar nuestra justicia propia con la santidad de Dios.
Pero, ¿No se supone que deberíamos poner algo de esfuerzo? ¿Acaso no dice la Biblia que debemos evitar el pecado? Sí, pero sólo hay una manera de que evitemos el pecado y eso es a través de Jesús. Él no es sólo una verdad que aceptamos, Él es el Dios viviente y Su obra santificadora no se detiene en ningún momento.
Pablo responde a la pregunta del esfuerzo propio en Romanos 9. Él habla de un pueblo que realmente alcanzó la justicia: “…los gentiles, que no iban tras la justicia, han alcanzado la justicia, es decir, la justicia que es por fe” (Romanos 9:30). Estas personas no se desgastaron por su esfuerzo propio; ni fueron agobiados por sus fracasos. Ellos pusieron toda su fe en la obra que hizo Jesús en la cruz por ellos, y fueron sostenidos por Su vida abundante.
"Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree" (Romanos 10:4). Este versículo ha traído libertad a todas las generaciones de creyentes. Cristo es el fin. ¡No hay nada más! “Así pues, no depende de que el hombre quiera o se esfuerce, sino de que Dios tenga misericordia” (Romanos 9:16, RVC).
Amigo, ¿Estás cansado de tratar de ser mejor? ¿Estás cansado del interminable ciclo de volver a intentarlo y fallar? Entonces deja todo atrás; deja de esforzarte. Vivir rectamante con el Señor no depende de tu voluntad, sino de Dios, quien tiene misericordia de nosotros.

sábado, 4 de marzo de 2017

ZORROS EN EL VIÑEDO - Carter Conlon

La mayoría está de acuerdo en que el Cantar de los Cantares es una representación de Cristo y Su Novia. En este libro encontramos un versículo importante, una petición al Esposo procedente de aquellos que lo conocen: “Atrapen todos los zorros, esos zorros pequeños, antes de que arruinen el viñedo del amor, ¡porque las vides están en flor!” (Cantares 2:15, NTV).
Cuando se considera el tamaño de un viñedo, un zorro parece bastante insignificante. Sin embargo, un pequeño zorro tiene el potencial de comerse las uvas y acabar con la belleza de un viñedo floreciente. De la misma manera, puede que tú y yo nos encontremos en una temporada fructífera, un tiempo en el que las cosas por las que hemos orado y creído están comenzando a pasar. Sin embargo, debemos tener cuidado, porque a menudo hay pequeñas cosas en nuestras vidas que, si se dejan sin atender, pueden disminuir grandemente nuestro testimonio. Vemos un ejemplo de esto en el libro de Mateo.
“Cuando [Jesús y sus discípulos] llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? El dijo: Sí (Mateo 17:24-25). Hasta este punto, casi todo en el caminar de Pedro con Jesús había ido bien. ¡Era una temporada fructífera! Sin embargo, Jesús sabía que habían pequeñas cosas en la vida de Pedro que necesitaban ser tratadas, para que su productividad futura no disminuya.
¡Pedro mintió cuando se le acercaron los colectores del impuesto del templo! Ni él ni Jesús habían pagado el impuesto del templo. Más tarde, Jesús le explica a Pedro que no estaban obligados a pagar ese impuesto (Ver Mateo 17:25-26). “Sólo los extranjeros pagan impuestos. ¡Nosotros somos hijos de Aquel que es dueño del templo! Por lo tanto, no hay sanción para nosotros”.
Este es un tipo de nosotros dándonos cuenta de que nuestros pecados están cubiertos. Debido a que llegamos a Cristo, nuestros pecados han sido perdonados. Todos nuestros fracasos y limitaciones fueron cubiertos por el sacrificio de Jesús en el Calvario.

Carter Conlon se unió al equipo pastoral de la Iglesia Times Square en 1994, por invitación del pastor fundador David Wilkerson, y fue nombrado para el cargo de Pastor Principal en 2001.

viernes, 3 de marzo de 2017

LA VICTORIA YA HA SIDO GANADA

¿Te despiertas cada día en angustia por un hábito acosador o una lujuria en tu vida? Dios sabe todo sobre el pecado que todavía queda en tu corazón. Él sabe que tú lo detestas, que has llorado al respecto y Él quiere que oigas esta palabra: “Jehová es mi fortaleza y mi escudo; en él confió mi corazón, y fui ayudado” (Salmos 28:7).
Satanás quiere que tengas miedo y creas que nunca serás librado, que nunca serás libre. Pero David dijo: “No temeré mal alguno” (Salmos 23:4).
Dios dice a todos los santos que están afligidos, heridos: “¡No temáis! Yo veo y conozco todo tu sufrimiento y no permitiré que Satanás te destruya”.
Puedes estar preguntándote: “Pero ¿qué debo hacer? ¿Cómo puedo tener la paz del Señor en todo esto?” La respuesta se encuentra en la palabra de Dios a Moisés e Israel. Con el mar delante de ellos, un enemigo detrás de ellos y ningún lugar a donde volver, Dios les ordenó: “No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros…Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” (Éxodo 14:13-14).
Esta última frase: “Estaréis tranquilos”, significa no más preocupación, no más tratar de resolverlo todo por tu cuenta. En lugar de ello, confía que Dios te abrirá un camino.
Josué y su ejército tuvieron que marchar toda la noche a Gabaón, donde se enfrentaron a una máquina militar masiva. Josué miró hacia el campo de batalla y vio el valle lleno de poderosos carros y soldados de infantería bien entrenados; sin embargo, todo lo que tenía era una banda de tropas agotadas e inexpertas.
“Y Jehová dijo a Josué: No tengas temor de ellos; porque yo los he entregado en tu mano, y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti” (Josué 10:8).
¡Dios declaró la victoria incluso antes de que Josué entrara en batalla! Él dijo: “La victoria ya ha sido ganada. Ahora, vé y pelea, sabiendo que Yo te he prometido la victoria”.
¡Ese es el mensaje de la cruz! La victoria ya ha sido ganada para nosotros.

jueves, 2 de marzo de 2017

LA PROMESA

“No tengas temor de ellas” (Deuteronomio 7:18). Para Israel, “ellas” representaban las naciones paganas masivas y bien armadas a las que se enfrentaban. Para nosotros hoy, “ellas” representa cada lucha, problema y dificultad abrumadora que enfrentamos en la vida.
¡Dios nos dice que no debemos temer! Y porque Él lo dice, no se necesita otra explicación. Él es todopoderoso y plenamente consciente de las fortalezas satánicas que enfrentamos. Él conoce cada prueba y tentación que Satanás nos lanzará. Y aún así, Él nos manda: “¡No tengas temor de ninguna de ellas!”
Abraham vivía en un país extraño, rodeado por poderosos reyes, sin saber dónde acabaría. Sin embargo, la primera palabra de Dios para él, fue: “No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande” (Génesis 15:1).
El significado de este versículo es: “Yo seré un muro alrededor de ti, tu protector, tu defensa”. En esencia, Dios le estaba diciéndole a Abraham: “Vas a enfrentar dificultades, pero te protegeré a través de todas ellas”. Abraham respondió, creyendo la palabra de Dios para él: “Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia” (versículo 6).
El hijo de Abraham, Isaac, también vivió en un ambiente hostil, rodeado de filisteos que lo odiaban, lo acosaban y lo querían fuera de su tierra. Las Escrituras dicen que cada vez que Isaac cavaba un pozo para abastecerse de agua, los filisteos lo llenaban de nuevo (ver Génesis 26:15).
Donde sea que Isaac iba, no sentía nada más que contención. Una nube de dudas se formó sobre él y se preguntó si alguna vez podría lograrlo. Pero Dios le dio a Isaac la misma palabra que le había dado a Abraham: “No temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo” (Génesis 26:24).
Hoy, como Isaac, somos los hijos de Abraham y Dios nos hace la misma promesa: “Si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa” (Gálatas 3:29).

miércoles, 1 de marzo de 2017

DIOS SE PREOCUPA

Satanás tiene una estrategia para engañar a los creyentes y hacerlos dudar de la fidelidad de Dios en responder la oración. Él querría hacernos creer que Dios ha cerrado Su oído a nuestro clamor y nos ha dejado para solucionar las cosas por nosotros mismos.
Una gran tragedia en la Iglesia hoy es que tan pocos creen en el poder y la eficacia de la oración. Sin querer blasfemar, a multitudes en el pueblo de Dios se les puede oir quejándose: “Yo oro, pero no obtengo respuestas. He orado tan duro, durante tanto tiempo, sin ningún resultado. Todo lo que quiero es una pequeña evidencia de que Dios está cambiando las cosas. ¿Cuánto tiempo debo esperar?” Estos creyentes ya no entran en su lugar secreto de oración porque están convencidos de que sus peticiones, nacidas en oración, están en algún lugar, abandondas en Su trono. Otros están convencidos de que sólo los “gigantes espirituales” pueden hacer llegar sus oraciones a Dios.
Con toda honestidad, muchos santos de Dios luchan con dudas: “Si el oído de Dios está abierto a mi oración diligente, ¿por qué hay tan poca evidencia de Su respuesta?” ¿Has estado orando cierta oración en particular durante mucho tiempo sin recibir una respuesta? Incluso, ¿han pasado años y todavía sigues esperando, con esperanza…sin embargo, preguntándote?
Tengamos cuidado de no acusar a Dios de ser perezoso, despreocupado por nuestras necesidades y peticiones, como lo hizo Job. Job se quejó: “Clamo a ti, y no me oyes; me presento, y no me atiendes” (Job 30:20).
La visión de Job de la fidelidad de Dios estaba nublada por sus dificultades presentes y terminó acusando a Dios de haberlo olvidado.
Es tiempo de que los cristianos hagan una mirada honesta a las razones por las que nuestras oraciones son abortadas. Podríamos ser culpables de acusar a Dios de negligencia cuando todo el tiempo, ha sido nuestro comportamiento el responsable.
“Espera en Jehová, y guarda su camino, y él te exaltará para heredar la tierra” (Salmos 37:34).