lunes, 16 de abril de 2012

DIOS TIENE RECURSOS ILIMITADOS by Gary Wilkerson

Cuando su esposo falleció, una pobre viuda se enfrentó a una difícil situación con dos niños a quien cuidar. Incapaz de responder a sus obligaciones, ella fue amenazada por acreedores.

Esta mujer se encontraba desesperada y apeló a Eliseo: “Una de las mujeres de los hijos de los profetas clamó a Eliseo diciendo: "—Tu siervo, mi marido, ha muerto, y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová. Pero el acreedor ha venido para llevarse a dos hijos míos como siervos.” (2 Reyes 4:1, RV1995).

El hecho es que Dios utiliza nuestros dilemas para glorificar Su nombre. Por esta razón, nuestra propia historia con Dios puede conformarse a través del dolor y la demora. Uno de cada diez americanos está desempleado y los demás han tenido una reducción en su salario. En algunos hogares los dos esposos trabajan en dos empleos para no perder lo que poseen.

Tal vez usted ha meditado sobre su propio dilema, “Si no encuentro una solución pronto, todo se acabará. Necesito un milagro para sólo sobrevivir.” Yo me imagino a esta viuda teniendo esos mismos pensamientos.

Eliseo le preguntó: “—¿Qué puedo yo hacer por ti? Dime qué tienes en tu casa.” (4:2, RV1995). Él no le estaba pidiendo que vendiera sus pertenencias de valor para obtener dinero a cambio. Inclusive ella no tenía nada más de valor. En esencia, Eliseo le estaba diciendo, “Dios puede encontrarte justo donde estás. Si tienes fe, Él puede multiplicar hasta la más mínima cosa que tengas.”

La viuda contestó, “Tu sierva no tiene ninguna cosa en la casa, sino una vasija de aceite.” Nosotros sabemos que en las Escrituras el aceite representa la bendición y la provisión de Dios. En este punto, Eliseo le dió una rara instrucción: “Sal y pide a tus vecinos que te presten sus vasijas; consigue todas las que puedas.” (4:3, NVI).

Ella hizo lo que el profeta le dijo. Entonces Eliseo exclamó: “Luego entra en la casa con tus hijos y cierra la puerta. Echa aceite en todas las vasijas y, a medida que las llenes, ponlas aparte.” (4:4, NVI). Una vez más ella siguió las instrucciones de Eliseo. Ella derramó el aceite de su propia vasija en otra prestada. Lo mismo hizo con las demás vasijas prestadas. ¡Había aceite sin límite!

Este es el punto: Cuando Dios nos dice que Él tiene el abasto que necesitamos, esto no significa una cantidad mínima. Dios tiene todo lo que necesitamos. Su habilidad para encontrarnos en nuestra necesidad es infinita.