martes, 16 de diciembre de 2008

ÉL NOS LLAMA A LLEGAR AL FINAL

“Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar” (Lucas 14:28-30).

Cristo sabía que muchos de sus seguidores no tenían lo que se requería para acabar. Él sabía que tirarían la toalla y no terminarían la carrera. Creo que ésta es la posición más trágica posible para un creyente, haber empezado deseando asirse plenamente de Cristo, crecer hasta ser un discípulo maduro y venir a ser más como Jesús, para luego apartarse. Tal persona es una que puso el cimiento y no pudo terminar porque no calculó primeramente los gastos.

¡Qué gozo es poder conocer a aquéllos que están de hecho terminando la carrera! Estos creyentes están creciendo en sabiduría y conocimiento de Cristo. Cambian a diario, a cada momento. Pablo les dice, con ánimo: “nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18). Estos creyentes no buscan el cielo, ¡sino a Cristo en su Gloria!

Yo sé que muchos de los que están leyendo este mensaje en particular, están en el proceso de darse un tiempo o dar un paso atrás. Pareciera ser un pequeño paso, pero producirá un descenso súbito lejos de su amor. Si esto es verdad para usted, dese cuenta de que el Espíritu Santo lo está llamando a regresar por completo, de vuelta al arrepentimiento, a la negación personal y a la rendición. Y en este punto, el tiempo es un gran factor. Si usted en algún momento quiso agarrarse de Cristo, hágalo ahora; llegue hasta el final.